La salmonella en la zanahoria y las cebollas

zanahoriasEn la actualidad, la salmonella está considerada como una de las causas más importantes de las infecciones que pueden transmitirse a través de los alimentos. Se trata de una bacteria que suele habitar en los animales, por lo que comer su carne, es la principal vía de contagio. Sin embargo, un estudio reciente realizado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria también ha encontrado salmonella en la zanahoria y las cebollas.

En realidad, se conoce que la salmonella no afecta directamente a las zanahorias y cebollas; pero cuando los cultivos están próximos a granjas de animales, el riesgo de infección aumenta. El problema se debe a que tanto las cebollas como las zanahorias están en contacto directo con la tierra, por lo que es muy fácil que la salmonella de los animales, se transfiera a estos alimentos.

La contaminación también se puede producir durante el procesamiento de las zanahorias y las cebollas, sobre todo si se utiliza agua, equipos o manipuladores que estén contaminados con la bacteria. De hecho, la salmonella es capaz de sobrevivir varios días a muy bajas temperaturas por lo que puede afectar a las zanahorias y cebollas incluso después de ser recolectadas; es decir, durante el proceso de distribución, comercio o incluso durante la preparación doméstica.

En realidad, es difícil hacer estimaciones precisas acerca del riesgo de contagio con salmonella de este tipo de cultivos ya que apenas existen investigaciones al respecto. Sin embargo, los expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria aseguran que se trata de un problema mucho más frecuente de lo que podríamos pensar, por lo que es mejor extremar las precauciones, en aras de reducir el riesgo de contaminación.

5 consejos prácticos para evitar la contaminación por salmonella

  1. Lava las zanahorias con abundante agua potable, auxiliándote de un cepillo desinfectado.
  2. Evita conservar las zanahorias y cebollas junto a otros alimentos crudos como las carnes y el pescado.
  3. Elige cocinar las cebollas y zanahorias al vapor antes de comerlas crudas.
  4. No consumas las zanahorias y cebollas si no conoces su procedencia y tiempo de recolección.
  5. Elimina las partes que estén sucias, en mal estado o con una coloración diferente antes de consumirlas.

Imagen del artículo

La salmonella en la zanahoria y las cebollas
  Consejos