La importancia de la frecuencia cardíaca

La frecuencia cardíaca, la cantidad de veces que el corazón late en un minuto, es un excelente indicador de la intensidad a la que nos ejercitamos. Es fundamental conocerla para trabajos aeróbicos como caminar, correr o andar en bicicleta.

Si bien esta clase de actividades también podía medirse por la velocidad a la que recorremos una determinada distancia, este dato no representa el esfuerzo de nuestro organismo: la velocidad que a algunos cuesta un gran esfuerzo puede resultar cómoda para otros.

Es por ello que muchos planes de entrenamiento serán diseñados para entrenar en un determinado porcentaje de lo que se denomina Frecuencia Máxima Teórica, una estimación de la cantidad de latidos por minuto máxima a la que podríamos llegar.

Desde luego, para conocer este número máximo, lo ideal es realizar estudios en un laboratorio. No obstante, sabemos que esto muchas veces no es posible, y existen fórmulas que nos ayudan a aproximarnos al número que buscamos.

La más popular es la de de Fox y Haskell: “220-la edad de la persona”. Otra propuesta dice que cuando la persona tiene menos de 40 años, se deberá usar la fórmula de Fox y Haskell, pero que con personas mayores, la ecuación será “200-edad”.

Otras fórmulas conocidas que también pueden usarse:

FC Max = 205.8 – (0.685 x edad en años)
• FC Max = 206.3 – (0.771 x edad en años)
• FC Max = 217 – (0.85 x edad en años)
• FC Max = 208 – (0.7 x edad en años)
• Para hombres: FC Max = ((210 – (0.5 x edad en años))-1% del peso corporal en kg) +4
• Para mujeres: FC Max = ((210 – (0.5 x edad en años))-1% del peso corporal en kg)

Hoy en día es numerosa la oferta y diversidad de marcas de pulsómetros, es decir aparatos que constan de una banda elástica para el torso y de un reloj y que automáticamente miden nuestra frecuencia cardíaca a cada instante. Sin duda son de gran utilidad para la rutina de entrenamiento.

No obstante, quienes no posean estos medidores de pulso podrán tomárselo manualmente. Con los dedos mayor e índice sobre la muñeca o el cuello, debemos contar los latidos del corazón en 6 segundos y multiplicarlos por 10.

De esta forma podremos tener un control de la dureza del entrenamiento a la que sometemos al cuerpo.

Imagen del artículo

La importancia de la frecuencia cardíaca
  Consejos, Ejercicio físico