¿Dónde deberías correr?

Una de las preguntas claves que debemos contestarnos antes de empezar a correr es “¿dónde?”. Por más que pueda parecer una cuestión secundaria, puede determinar la efectividad de nuestro entrenamiento y muchas veces, influir sobre nuestros ánimos para salir de casa.

Lo primero que debes considerar a la hora de elegir el lugar es que sea un espacio libre de mucho tráfico, de modo tal que no debas estar interrumpiendo tu entrenamiento permanentemente por fijarte si vienen automóviles de un lado o del otro. Los caminos de tierra, o plazas suelen cumplir bien esto.

En lo posible, es mejor elegir superficies poco dañinas para tus articulaciones. El pavimento puede ser muy perjudicial para tus rodillas, por lo que es mejor que escojas un suelo más blando como de pasto o tierra.

No olvides considerar la cercanía con tu hogar. Analiza si tienes auto o algún medio de transporte que te acerque rápidamente al lugar elegido. Hay días en los cuales la motivación está tan abajo para entrenar que pensar en recorrer varias calles hasta un lugar hace que dejemos de ir.

Varias ciudades cuentan con pistas para que las personas se ejerciten, o parques verdes con múltiples bancos y pasamanos que pueden servirte para completar tus ejercicios de elongación, o incluso complementar tu actividad con algún ejercicio muscular localizado.

Imagen del artículo

¿Dónde deberías correr?
  Consejos, Ejercicio físico