¿Cómo lavarte la cara sin dañar la piel?

lavarse caraLavarse la cara es fundamental, no solo por cuestiones de higiene sino también para hidratar la piel y eliminar las impurezas que pueden provocar un envejecimiento precoz. A estas alturas prácticamente todas las mujeres son conscientes de la importancia de este ritual pero lo cierto es que muy pocas lo llevan a cabo de manera correcta y sin dañar su piel.

El primer paso consiste en desmaquillarse. En vez de lavarte inmediatamente la cara con agua, elimina el maquillaje de tus ojos, el rímel y el delineador, luego continúa con el resto del rostro. Puedes usar un producto desmaquillador o las toallitas, lo que prefieras.

El segundo paso es lavarse las manos. De esta manera nos estamos asegurando de que no llevaremos gérmenes de las manos al rostro, bacterias que después podrían quedarse en la piel y provocar una infección, sobre todo si padeces de acné.

El tercer paso consiste en utilizar el limpiador. Lo ideal es que utilices agua tibia, jamás muy caliente porque podría dañar tu piel. Aplica unas gotas del limpiador facial en las yemas de tus dedos, frótalas entre sí y luego extiéndelas por tu rostro dándote un suave masaje con movimientos circulares, durante unos 20 segundos.

La mayoría de las mujeres se aplica el limpiador directamente sobre el rostro porque no saben que este contiene productos abrasivos que pueden dañar las capas más externas de la epidermis, sobre todo cuando se trata de una piel muy sensible. Por tanto, antes de aplicar el limpiador deberás humedecer el rostro, de esta forma suavizarás su impacto.

El cuarto paso consiste en utilizar agua fría, no helada, ya que es un reafirmante natural que estimulará las células del rostro y ayudará a cerrar los poros. Recuerda enjuagar con abundante agua porque de lo contrario quedarán residuos en la piel, que contribuirán a que los poros se obstruyan.

Para terminar, utiliza una toalla especial, preferentemente de algodón y muy suave, que utilices solo para el rostro. Recuerda que no debes utilizarla para frotar la piel sino dar suaves golpecitos, con mucha delicadeza.

Imagen del artículo

¿Cómo lavarte la cara sin dañar la piel?
  Consejos, Salud y belleza