Etofenamato

  Principio Activo

Para qué sirve Etofenamato

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Contraindicaciones

Hipersensibilidad al etofenamato. Rinitis, urticaria, angioedema, asma, o reacciones alérgicas a la aspirina u otros agentes antiinflamatorios.

Precauciones

El etofenamato se absorbe tras su aplicación tópica. Hasta que mayor cantidad de datos clínicos y farmacocinéticos estén disponibles, su potencial para causar toxicidad sistémica debe ser considerado similar al de otros antiinflamatorios no esteroides orales. Esto incluiría:Historia de defectos en la coagulación. Hipertensión o condiciones cardíacas agravadas por la retención de fluidos y edema. Pacientes con úlcera péptica, colitis ulcerosa, o enfermedades del tracto intestinal superior. Disfunción renal o hepática.

Interacciones


-Alendronato: este agente puede ser administrado a pacientes tratados con AINE, sin embargo, debido a que tanto el alendronato como los AINE han sido asociados con irritación intestinal, deben tomarse precauciones en caso de su uso concomitante.
-Bloqueantes beta adrenérgicos: se ha reportado que el uso concurrente de estos agentes y AINE resulta en aumento de la presión sanguínea e interferencias con el control de la presión arterial. Se recomienda el monitoreo de la presión arterial del paciente, y eventualmente, el ajuste de la dosis del beta bloqueante.
-Bloqueantes de canales de calcio: estos agentes pueden estar asociados a un aumento de riesgo de hemorragia gastrointestinal en particular con el uso de verapamilo y diltiazem. Los AINE han demostrado ser capaces de antagonizar a la mayor parte de las drogas antihipertensivas por la inhibición de las prostaglandinas vasodilatadores renales. Se recomienda el monitoreo de signos y síntomas de hemorragia gastrointestinal como debilidad, náuseas, y sangre en materia fecal y la presión arterial, ajustando la dosis.
-Ciclosporina: el empleo concurrente de este agente y AINE ha resultado en un aumento de los niveles de ciclosporina, nefrotoxicidad, y aumento de las concentraciones plasmáticas de creatinina. El deterioro de la función renal es generalmente reversible luego de discontinuar el tratamiento con AINE. Se recomienda el monitoreo de la función renal y de los niveles circulantes de ciclosporina, ajustando la dosis de la misma.
-Clopidogrel: en voluntarios sanos que recibían naproxeno, la concomitante administración de clopidogrel fue asociada al aumento de sangre oculta en materia fecal. La coadministración de AINE y clopidogrel debe ser tomada con precaución y monitorear signos de sangrado digestivo.
-Danaparoide: se han reportado numerosos casos de hematomas epidurales o espinales causados por enoxaparin en pacientes que recibieron anestesia espinal o epidural. La mayoría de estos casos involucran a pacientes que también estaban recibiendo drogas que afectaban la hemostasia como los AINE. Muchos de estos hematomas resultaron en parálisis permanentes o a largo plazo. El riesgo de hematomas epidurales o espinales está aumentado ante el uso concurrente de heparinoides o AINE en pacientes que deben realizarse una punción espinal o epidural. La terapia con AINE debe ser discontinuada varios días antes de una cirugía. Se debe estar alerta a que el incremento de riesgo de sangrado no será totalmente reflejado en el tiempo de tromboplastina parcial. En pacientes que requieran analgesia sin efectos antiinflamatorios, se recomienda el uso de analgésicos narcóticos y/o paracetamol.
-Diuréticos ahorradores de potasio: se ha reportado que los AINE reducen tanto los efectos diuréticos como antihipertensivos de los diuréticos los ahorradores de potasio. El clearance de creatinina puede declinar marcadamente con el tratamiento concurrente con AINE y triamtireno. Algunos casos de fallo renal reversible agudo han sido reportados ante el empleo de estas combinaciones. Los AINE pueden también causar hipercalemia por inducir hipoaldosteronismo hiporreninémico. Se recomienda el monitoreo de la presión arterial, los cambios de peso, el volúmen urinario y los niveles de potasio y creatinina.
-Diuréticos de asa: se ha reportado que los AINE reducen tanto los efectos diuréticos como antihipertensivos de los diuréticos de asa por inhibición de las prostaglandinas vasodilatadoras y natriuréticas renales. Ante el uso de estos agentes, se recomienda monitorear la presión arterial y el peso del paciente y realizar un seguimiento por posible disminución del volúmen urinario y aparición de edema.
-Eptifibatide: la administración de este agente con AINE puede producir un mayor efecto antiagregante, llevando a un incremento del riesgo de hemorragia interna y superficial. Se recomienda el monitoreo de estos pacientes.
-Etidronato: tanto el etidronato como los AINE han sido asociados con irritación intestinal, deben tomarse precauciones en caso de su uso concomitante y controlar signos de sangrado digestivo.
-Heparinas de bajo peso molecular: se han reportado numerosos casos de hematomas epidurales o espinales causados por enoxaparin en pacientes que recibieron anestesia espinal o epidural. La mayoría de estos casos involucran a pacientes que también estaban recibiendo drogas que afectaban la hemostasia como los AINE. Muchos de estos hematomas resultaron en parálisis permanentes o a largo plazo. El riesgo de hematomas epidurales o espinales está aumentado ante el uso concurrente de heparinoides o AINE en pacientes que deben realizarse una punción espinal o epidural. La terapia con AINE debe ser discontinuada varios días antes de una cirugía. Se debe estar alerta a que el incremento de riesgo de sangrado no será totalmente reflejado en el tiempo de tromboplastina parcial. En pacientes que requieran analgesia sin efectos antiinflamatorios, se recomienda el uso de analgésicos narcóticos y/o paracetamol.
-Ibandronato: debido a que tanto el ibandronato como los AINE han sido asociados con irritación intestinal, deben tomarse precauciones en caso de su uso concomitante. Se recomienda el monitoreo de los pacientes. En caso que los efectos gastrointestinales (náuseas, dolor abdominal, dispepsia, constipación, diarrea, reflujo) se vuelvan inaceptables, las dosis deberán ser diminuidas o discontinuadas.
-Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA): los AINE pueden disminuir los efectos antihipertensivos y natriuréticos de los inhibidores de IECA. El mecanismo responsable puede envolver la atenuación de la efectividad de los agentes antihipertensivos secundariamente a la interferencia con la producción de prostaglandinas vasodilatadores y natriuréticas renales estimulada por los mismos. La combinación de AINE e inhibidores de IECA puede producir efectos tales como bradicardia debida a la hipercalemia, que puede desencadenar un síncope. Con los pacientes de edad avanzada que sufran de hipertensión, diabetes mellitus, enfermedad cardíaca isquémica, y enfermedades articulares degenerativas se debe ser cuidadoso al emplear esta combinación de medicamentos y monitorear las concentraciones de potasio.
-Inhibidores selectivos de recaptación de serotonina: el uso de estos agentes y AINE se ha asociado al aumento del riesgo de sangrado. Monitorear signos de sangrado durante el tratamiento concomitante.
-Ketorolac: no deben coadministrarse en pacientes que reciban concurrentemente AINE debido a los riesgos acumulativos de inducir serios efectos adversos relacionados con el uso de AINE (úlcera péptica, sangrado o perforación gastrointestinal).
-Levofloxacina: la administración concurrente de levofloxacina, una quinolona, y AINE puede aumentar el riesgo de estimulación del sistema nervioso central y convulsiones. Se debe considerar otra terapia, especialmente en pacientes con predisposición a sufrir crisis convulsivas.
-Litio: la administración concurrente de AINE y litio resulta en la elevación de los niveles séricos de este agente y la correspondiente toxicidad por el mismo (debilidad, temblores, excesiva sed, confusión). Aunque no se ha reportado específicamente para el etofenamato, una interacción similar puede ser esperada. Monitorear la litemia.
-Ofloxacina: la administración concurrente de ofloxacina, una quinolona, y AINE puede aumentar el riesgo de estimulación del sistema nervioso central y convulsiones. Se debe considerar otra terapia, especialmente en pacientes con predisposición a sufrir crisis convulsivas.
-Sulfonilureas: en caso que estos agentes le sean administrados a un paciente en tratamiento con AINE, se recomienda el monitoreo de la glucemia. Se han reportado casos de hipoglucemia ante el uso de estas drogas.
-Tacrolimus: se han reportado casos en los cuales el uso por poco tiempo (3 o 4 dosis) de ibuprofeno se ha asociado con anuria u oliguria en transplantados hepáticos que estaban recibiendo terapia inmunosupresora con tacrolimus. Una posible explicación para esta interacción es la mayor dependencia de las prostaglandinas vasodilatadoras renales en pacientes con disfunción hepática. La producción de prostaglandinas vasodilatadoras renales es inhibida por el ibuprofeno (AINE), y se sugiere que, si este mecanismo de acción es correcto, esta interacción puede ocurrir con todos los AINE. Monitorear la concentración de tacrolimus y ajustar la dosis.
-Tiazidas: el uso concurrente de AINE y tiazidas puede causar una reducción en los efectos diuréticos y antihipertensivos. Se recomienda el monitoreo de la presión sanguínea y el peso, y un seguimiento del paciente por la posibilidad que disminuya el volúmen urinario y se incremente el edema.

Deja un comentario