Lansoprazol     calox

Para qué sirve Lansoprazol     calox , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

ComposiciÓn

: Cada CÁPSULA contiene: 30 mg de lanso­prazol.

Mecanismo de acciÓn

: Las células parie­tales de la mucosa gástrica secretan ácido a través de un mecanismo basado en la acción de la enzima H+, K+ – ATPasa (bomba de secreción ácida o bomba de protones).
En un estado inactivo, esta bomba se encuentra en forma de vesículas en el citoplasma de las células parietales, y a través de estímulos (químicos, neuro­nales o factores hormonales como gastrina, acetil­colina o histamina), es activada y transportada a los canalículos secretores de estas células, donde genera iones hidrógeno en forma activa, intercam­biándolos por iones de potasio, constituyendo así el paso final de la secreción ácida gástrica.
Los metabolitos activos del lansoprazol poseen la capacidad de inactivar los grupos sulfhidrilo de la enzima H+, K+ – ATPasa por oxidación, inhibiendo de esta manera la secreción ácida gástrica, por lo que éste es un pro­­ceso de carácter selectivo, duradero e independiente del tipo de estímulo que haya generado dicha se­creción.
Los estudios farmacológicos efectuados en ratas y perros han demostrado que lansoprazol inhibe la secreción del ácido clorhídrico, ya sea basal o bien estimulada por gastrina, además, de que acelera la cicatrización de las úlceras pépticas, presentando un efecto preventivo de las úlceras gastroin­testinales agudas o crónicas.
Los ensayos clínicos efectuados en pacientes con úlcera duodenal han demostrado que la tasa de cicatrización y de supresión de los síntomas del lansoprazol es superior a la del omeprazol y la ranitidina. En úlcera gástrica la tasa de cicatrización es superior a la observada con famotidina y ranitidina, y la mejoría de los síntomas se manifiesta más que con omeprazol.
También se ha demostrado que el lansoprazol en combinación con una o más drogas antiinfecciosas puede suprimir la infección con Helicobacter pylori, la cual ha sido evidenciada en estudios in vitro e in vivo. Tanto en pacientes jóvenes como en ancianos el lansoprazol es bien tolerado.

Indicaciones

: En todas aquellas situaciones donde sea necesaria la inhibición de la secreción ácida gástrica, como en las úlceras gástricas o duodenal (con o sin presencia de Helicobacter pylori), en esofagitis de reflujo y en el síndrome de Zollinger-Ellison.

Cómo tomar

: En esofagitis de reflujo y úlcera duodenal: Una cápsula de 30 mg diariamente antes del desayuno, durante 2 a 4 semanas.
En úlcera gástrica: Una cápsula de 30 mg al día (antes del desayuno), durante 4 a 8 semanas.
En Zollinger-Ellison: Dosis inicial de 2 cápsulas (60 mg) una vez al día antes del desayuno durante 3 a 7 días; posteriormente la dosis debe ser aumen­tada hasta conseguir un paciente asintomá­tico, con una producción basal de ácido de menos de 10 mEq/h (con dosis máxima de 180 mg). Si el paciente requiere dosis iguales o mayores a 120 mg diarios (120 mg es la dosis requerida por 90% de los pacientes), éstas se indicarán divididas en dos veces al día.

Contraindicaciones

: Alergia al lanso­prazol.

Advertencias y precauciones

: Al igual que otros fármacos antisecretores, lanso­prazol puede favorecer modificaciones en la flora gástrica, debido a la disminución del volumen y acidez del jugo gástrico.
Este producto no debe ser administrado durante el embarazo o cuando se sospeche su existencia (a menos que la necesidad de uso de la droga y sus beneficios sean mayores que el potencial riesgo al feto), ya que su inocuidad sobre el feto no ha sido comprobada. Tampoco debe ser administrada durante la lactancia, ya que se ha comprobado paso importante del producto a la leche materna.
En pacientes con insuficiencia hepática (en vista de su metabolismo y eliminación hepato-biliar predominante), la dosis diaria del producto no debe superar los 30 mg, independientemente de la patología a tratar, ya que puede verse agravado el cuadro hepático, ocasionando toxicidad sis­té­mica.
En pacientes con insuficiencia renal moderada o severa deberá administrarse con precaución, en vista de la prolongación de la vida media que el producto sufre en estos pacientes, aunque en la mayoría de los casos no es necesario modificar las dosis. Cuando se sospecha la existencia de úlcera gástrica y/o duodenal, es necesario descartar la posibilidad de cáncer previo al iniciar el tratamien­to, ya que el mismo puede aliviar la sintomatología retardando el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno. No debe ser administrado en niños, ya que no se han concluido los estudios que demuestran su ino­cuidad en este grupo etario.
Debe administrarse al menos con una hora de anticipación, en relación con alimentos y antiácidos.

PresentaciÓn

: Caja de 28 cápsulas de 30 mg.
  Medicamentos