Gaseo 3

Para qué sirve Gaseo 3 , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

MEDIFARMA S.A.

Lima – perú


Jr. Ecuador 787, Lima 01 – Perú.
Tels: 332-6200 – 332-6223

GASEO 3 Cápsulas

DIAZEPAM
METOCLOPRAMIDA
SIMETICONA

ComposiciÓn

COMPOSICIÓN
Cada CÁPSULA contiene: Simeticona 100 mg
Metoclopramida clorhidrato 5 mg
diazepam 2,5 mg
Excipientes c.s.p. 1 cápsula.

Propiedades farmacolÓgicas

ACCIÓN FARMACOLÓGICA: GASEO 3® Cápsula, contiene en su formulación una asociación de tres principios activos: Simeticona, actúa como un antiflatulento, reduciendo la tensión superficial de las burbujas de gas que se forman en el tracto gastrointestinal en el proceso digestivo. Su acción permite que las burbujas de gas se rompan facilitando la expulsión tanto por vía oral como por vía rectal, y evitando así la formación de nuevos cúmulos gaseosos. Actúa con gran rapidez, eliminando las molestias y trastornos producidos por la acumulación de gases.
Metoclopramida, es un bloqueante dopaminérgico. Como coadyuvante del vaciado gastrointestinal; estimulante peristáltico: Se desconoce su mecanismo de acción exacto; sin embargo, se cree que metoclopramida inhibe la relajación del músculo liso gástrico producida por la dopamina, potenciando de esta forma las respuestas colinérgicas del músculo liso gastrointestinal. Acelera el tránsito intestinal y el vaciado gástrico impidiendo la relajación del cuerpo gástrico y aumentando la actividad fásica del antro. Antiemético: La acción antagonista a la dopamina eleva el umbral de actividad en la zona gatillo quimiorreceptora y disminuye la entrada desde los nervios viscerales aferentes. Se ha encontrado que altas dosis de metoclopramida antagonizan los receptores 5-hidroxitriptamina (5-HT) en el sistema nervioso central en animales.
Diazepam, es una benzodiazepina. En general, las benzodiazepinas actúan como depresores del sistema nervioso central (SNC), produciendo todos los niveles de depresión que van desde una sedación leve a hipnosis y hasta coma, dependiendo de la dosis. Se ha propuesto diferentes mecanismos de acción, puede potenciar o facilitar la acción inhibitoria del neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico (GABA), mediador de la inhibición tanto a nivel pre como postsináptico en todas las regiones del SNC consecutiva a la interacción con un receptor específico en la membrana neuronal. Como ansiolítico, sedante: Se cree que diazepam, estimula los receptores GABA en el sistema reticular activador ascendente. Dado que GABA tiene acción inhibitoria, la estimulación del receptor aumenta la inhibición y bloquea tanto la excitación cortical y límbica después de la estimulación de la formación reticular del tallo cerebral. Como relajante del músculo esquelético: El mecanismo exacto no se ha establecido completamente, pero parece actuar principalmente por inhibición de las vías aferentes espinales polisinápticas; sin embargo, también puede inhibir las vías aferentes monosinápticas. Puede actuar directamente deprimiendo la función de los nervios motores y la función muscular.

Indicaciones

INDICACIONES
GASEO 3® Cápsula está indicado como antiflatulento, agente de diagnóstico (gastroscopía, radiografía del intestino), y en trastornos gastrointestinales en personas nerviosas.

Contraindicaciones y advertencias

CONTRAINDICACIONES
Excepto bajo circunstancias especiales, no se debe usar este medicamento cuando existan los siguientes problemas médicos: ? Por presencia de metoclopramida: Epilepsia: Se puede incrementar la severidad y frecuencia de los ataques o efectos extrapiramidales; hemorragia, obstrucción mecánica o perforación gastrointestinal: la estimulación de la motilidad gastrointestinal puede agravar estas condiciones; hipersensibilidad a metoclopramida, procaína o procainamida; feocromocitoma: puede causar crisis hipertensiva.
? Por presencia de diazepam: Glaucoma de ángulo cerrado agudo: su uso está contraindicado; sensibilidad a diazepam o a otra benzodiazepina.
El riesgo beneficio deberá ser considerado cuando existan los siguientes problemas médicos:
? Por presencia de simeticona: Sensibilidad a simeticona.
? Por presencia de metoclopramida: Asma: la administración de metoclopramida puede incrementar el riesgo de broncoespasmo; cirrosis, insuficiencia cardiaca congestiva: los pacientes pueden estar en riesgo de desarrollar retención de fluidos y una sobrecarga de volumen; depresión mental: se puede exacerbar esta condición; deficiencia de NADH-citocromo b5reductasa: la administración de metoclopramida puede incrementar el riesgo de desarrollar metamoglobinemia y/o sulfohemoglobinemia; enfermedad de Parkinson: se pueden exacerbar los síntomas; insuficiencia renal crónica severa: se puede incrementar el riesgo de efectos extrapiramidales; se recomienda reducir la dosis.
? Por presencia de diazepam: Intoxicación aguda con alcohol, con depresión de los signos vitales: puede existir una depresión adicional del SNC; antecedentes de abuso o dependencia de drogas: los pacientes están predispuestos a la habituación y dependencia; antecedentes de epilepsia o convulsiones: la iniciación o el retiro abrupto de la terapia de diazepam puede incrementar la frecuencia y/o severidad de los ataques tónico-clónicos (gran mal); glaucoma de ángulo abierto: puede usarse diazepam si el paciente está recibiendo una terapia apropiada para el glaucoma; insuficiencia hepática: la vida media de eliminación puede prolongarse; hipercinesis: pueden ocurrir reacciones paradójicas; hipoalbuminemia: puede predisponer al paciente a una alta incidencia de efectos adversos sedativos; depresión mental severa: es necesario requerir medidas de protección ya que pueden presentarse tendencias suicidas; miastenia gravis: la condición puede agravarse; trastornos cerebrales orgánicos: los pacientes pueden ser más propensos a la desinhibición y a los efectos depresores del Sistema Nervioso Central (SNC); psicosis: pueden ocurrir reacciones paradójicas en pacientes psicóticos; enfermedad pulmonar obstructiva crónica severa: el compromiso de la función respiratoria puede ser exacerbada y el incremento de la salivación y secreciones bronquiales puede ocurrir con el uso de diazepam en estos pacientes; insuficiencia renal: puede ocurrir una acumulación de metabolitos excretados por vía renal; apnea del sueño establecida o sospechada: la condición puede exacerbarse.
ADVERTENCIAS
? No tomar dosis mayores a la prescrita por su médico.
? No se recomienda el consumo de alcohol u otros depresores del SNC durante el tratamiento con GASEO 3® Cápsula.
? Puede causar somnolencia, por lo que se deberá evitar situaciones que requieran un estado de alerta, como la conducción de vehículos o el manejo de maquinaria peligrosa.

Precauciones y advertencias especiales

PRECAUCIONES
Sensibilidad cruzada y/o problemas relacionados: Los pacientes sensibles a una de las benzodiazepinas pueden ser sensibles también a diazepam; pacientes sensibles a procaína y procainamida pueden ser sensibles a metoclopramida.
Carcinogenicidad/Mutagenicidad/Tumorigenicidad: El test de mutagenicidad de Ames realizado a metoclopramida fue negativo. La evidencia disponible para la tumorigenicidad de metoclopramida es considerada muy limitada para ser decisiva en este momento.
La información es insuficiente para determinar el potencial mutagénico de diazepam.
Se observó una incidencia incrementada en la formación de tumores hepáticos en ratones y ratas machos después de la administración oral de diazepam a ratones y ratas de ambos sexos en dosis de aproximadamente 6 y 12 veces respectivamente la DHMR (1 mg por kg de peso corporal [mg/kg] al día) sobre una base de un mg por metro cuadrado de superficie corporal (mg/m2) por 80 y 140 semanas, respectivamente.
Embarazo/Reproducción
? Fertilidad: Estudios en ratas, ratones y conejos con dosis desde 12 a 250 veces las dosis humanas han mostrado que metoclopramida no afecta la fertilidad.
? Embarazo: No se han realizado estudios extensivos en humanos. Estudios en animales no han mostrado que metoclopramida cause efectos adversos en el feto.
Diazepam puede atravesar la placenta.
1.er trimestre: Diazepam ha reportado un incremento en el riesgo de malformaciones congénitas cuando se emplea en este periodo del embarazo. Se debe evitar el uso de diazepam durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre. Se debe considerar la posibilidad de que una mujer quede embarazada cuando se inicia el tratamiento con diazepam.
El uso regular de diazepam durante el embarazo puede causar dependencia física con los consecuentes síntomas que origina el retiro del medicamento en el neonato.
Estudios en roedores han demostrado que dosis únicas orales mayores o iguales a 8 veces la DHMR de 1 mg/kg por día sobre una base de mg/m2, administrado durante la organogénesis, son teratogénicas.
Lactancia: Se debe considerar el riesgo?beneficio debido a que metoclopramida se distribuye en la leche materna.
Diazepam se distribuye también en la leche materna. El uso crónico de diazepam en mujeres que dan de lactar ha reportado causar letargia y pérdida de peso en el infante. Debido a que los neonatos metabolizan las benzodiazepinas mas lentamente que los adultos y puede ocurrir la acumulación de las benzodiazepinas y/o sus metabolitos, el uso en madres que dan de lactar puede causar sedación, dificultad en la digestión, y/o pérdida de peso en el infante.
Pediatría: Seguridad y efectividad para metoclopramida en pacientes pediátricos no se han establecido. Los efectos extrapiramidales, especialmente las reacciones distónicas de metoclopramida son más propensos a ocurrir en niños pequeños después del inicio de la terapia y usualmente con dosis de más de 0,5 mg por kg de peso corporal (mg/kg) al día.
Los niños, especialmente los más jóvenes, son usualmente más sensibles a los efectos de diazepam sobre el SNC. La depresión prolongada del SNC puede producirse en el neonato debido a la incapacidad de biotransformar al diazepam en sus metabolitos inactivos.
Geriatría: Los efectos extrapiramidales, especialmente parkinsonismo y discinesia tardía de metoclopramida son más propensos de ocurrir en pacientes geriátricos después de una dosis usual o alta durante un largo periodo de tiempo. Los pacientes geriátricos deberán recibir la dosis efectiva más baja posible de metoclopramida. Sí síntomas parecidos al parkinsonismo se desarrollan, metoclopramida deberá ser discontinuada antes de iniciar cualquier agente específico antiparkinsoniano. Se ha reportado sedación con el uso de metoclopramida. En los pacientes geriátricos la sedación puede causar confusión y manifestarse como una sobresedación.
Usualmente, los pacientes geriátricos son más sensibles a los efectos de diazepam sobre el SNC. Se recomienda que la dosificación se limite a la dosis efectiva más baja y aumentarla gradualmente, si es necesario, para disminuir la posibilidad de desarrollo de ataxia, mareos y sedación excesiva lo cual puede llevar a caídas y otros accidentes.
La vida media de diazepam puede ser más prolongada en el paciente geriátrico que en el joven.

Efectos adversos

REACCIONES ADVERSAS
Aquellas que necesitan atención médica: ? Incidencia rara:
? Con metoclopramida: Agranulocitosis (escalofríos, fiebre, dolor de garganta, sensación general de cansancio o debilidad); efectos cardiovasculares, específicamente hipotensión (mareos o desmayos); hipertensión (mareos, cefaleas severas o continuas, incremento de la presión sanguínea); taquicardia (latidos cardíacos rápidos o irregulares); efectos extrapiramidales distónicos (espasmos musculares del rostro, cuello y espalda; movimientos tipo tic; retorcimiento del cuerpo; incapacidad para mover los ojos; debilidad de brazos y piernas); efectos extrapiramidales parkinsonianos (dificultad para hablar o deglutir; pérdida del control del balance; cara tipo máscara; caminar arrastrando los pies; rigidez de los brazos o piernas; temblores y sacudidas de manos y dedos); hepatotoxicidad (dolor o sensibilidad abdominal; heces del color de la arcilla; orina oscura; disminución del apetito; fiebre; cefalea; comezón; pérdida del apetito; náuseas o vómitos; erupción cutánea; hinchazón de pies o parte baja de las piernas; cansancio o debilidad inusual; ojos o piel amarillentos); síndrome neuroléptico maligno (convulsiones; dificultad para respirar; latidos cardiacos rápidos; fiebre alta; presión sanguínea alta o baja; sudoración incrementada; pérdida del control de la vejiga; rigidez muscular severa; piel pálida inusual; cansancio); discinesia tardía (labios fruncidos; movimientos rápidos o tipo gusano de la lengua; movimiento de masticación incontrolado, movimientos incontrolados de brazos y piernas). Con altas dosis: Agitación (nerviosismo inusual, desasosiego o irritabilidad); sensaciones tipo pánico; síndrome nervioso en las piernas (dolor o incomodidad en la parte baja de las piernas o sensación de calambres en las piernas).
? Con diazepam: Pensamientos anormales, incluyendo delusiones (creencias falsas que no puede cambiar por la realidad); despersonalización (pérdida del sentido de la realidad) o desorientación; reacciones alérgicas (erupción cutánea o comezón); cambios en la conducta; incluyendo conducta extravagante; o disminución de la inhibición; discrasias sanguíneas, incluyendo agranulocitosis (escalofríos, fiebre, dolor de garganta, cansancio o debilidad inusual); anemia (inusual cansancio o debilidad); leucopenia (escalofríos, fiebre, dolor de garganta); neutropenia (escalofríos, fiebre y/o dolor de garganta; ulceras o llagas continuas en la boca o garganta; cansancio o debilidad inusual); trombocitopenia (inusual sangrado o hematoma); efectos extrapiramidales distónicos (movimientos involuntarios del cuerpo, incluyendo los ojos); insuficiencia hepática (ojos o piel amarillentos); hipotensión (presión sanguínea baja); debilidad muscular; reacciones paradójicas; incluyendo agitación; comportamiento agresivo; alucinaciones (ver, oír o sentir cosas que no están allí); hostilidad o furia (arranque de ira); insomnio (dificultad para dormir); inusual excitación, irritabilidad o nerviosismo; convulsiones.
? Incidencia menos frecuente: ? Con diazepam: Amnesia anterógrada (falta de memoria para eventos que suceden después de la administración de benzodiazepinas); ansiedad; confusión, especialmente en pacientes geriátricos y con daño cerebral; depresión mental; taquicardia/palpitaciones (latidos cardiacos rápidos, fuertes o irregulares).
Aquellas que necesitan atención médica sólo si continúan las molestias: ? Incidencia más frecuente: ? Con metoclopramida: Diarrea (con altas dosis); mareos; nerviosismo; debilidad o cansancio inusual.
? Con diazepam: Ataxia (torpeza o inestabilidad), especialmente en pacientes geriátricos o débiles; mareos o aturdimiento; somnolencia; disartria.
? Incidencia menos frecuente o rara: ? Con metoclopramida: Hinchazón y sensibilidad de las mamas; cambios en la menstruación; constipación; mareos; cefalea; impotencia (pérdida de la capacidad sexual, deseo, rendimiento; disminución del interés sexual; incapacidad para mantener una erección); incontinencia (pérdida del control de la vejiga); insomnio (problemas para dormir); depresión mental; estimulación de prolactina (incremento en el flujo de leche materna); náuseas; erupción cutánea; frecuencia urinaria (incremento de la necesidad de orinar); sequedad inusual de la boca; irritabilidad inusual.
? Con diazepam: Dolores o calambres abdominales; visión borrosa u otros cambios en la visión; cambios en la libido (cambios en el deseo o capacidad sexual); constipación; diarrea; sequedad de boca o sed incrementada; euforia (falsa sensación de bienestar); cefalea; incremento de las secreciones bronquiales o excesiva salivación; espasmo muscular, náuseas o vómitos; problemas con la micción; temblores; cansancio o debilidad inusual.

Interacciones medicamentosas

INTERACCIONES CON OTROS MEDICAMENTOS Y/O ALIMENTOS
Las siguientes interacciones han sido seleccionadas en base a su importancia clínica; dependiendo de la cantidad presente que pueda interactuar con estos fármacos: Acetaminofén o tetraciclina: El uso concomitante con metoclopramida puede aumentar la velocidad y/o ampliar la absorción en el intestino delgado.
Alcohol u otros medicamentos que producen depresión del SNC: El uso concomitante puede incrementar los efectos sedativos tanto de estos medicamentos como de metoclopramida. Los efectos depresores pueden ser potenciados y aumentar el riesgo de apnea con diazepam; se recomienda precaución cuando otros medicamentos que producen depresión del SNC son usados con diazepam, y debe reducirse la dosis de uno o ambos medicamentos. Cuando diazepam es utilizado con un analgésico opioide, debe reducirse la dosis de éste ultimo en al menos un tercio, y ser administrado en pequeños incrementos.
El uso de alcohol durante el tratamiento con diazepam no es recomendado. Así mismo, el uso concomitante con metoclopramida puede incrementar los efectos depresores del Sistema Nervioso Central (SNC) tanto del alcohol como de metoclopramida; también puede acelerar el vaciamiento gástrico del alcohol, posibilitando así el incremento de su velocidad y grado de absorción en el intestino delgado.
Anticolinérgicos, otros medicamentos con actividad anticolinérgica o medicamentos que contienen opioides: El uso concomitante puede antagonizar los efectos de metoclopramida sobre la motilidad gastrointestinal.
Apomorfina: La administración previa de metoclopramida puede disminuir la respuesta emética a apomorfina; también puede potenciar los efectos depresores del SNC tanto de apomorfina como de metoclopramida.
Antiácidos: El uso concomitante puede retrasar, pero no reducir, la absorción de diazepam.
Anticonceptivos orales conteniendo estrógenos, diltiazem, disulfiram, eritromicina, fluoxetina, fluvoxamina, jugo de toronja, nefazodona, propoxifeno, ranitidina y verapamilo: El uso concomitante puede inhibir el metabolismo hepático de diazepam, que es metabolizado por oxidación, resultando en una eliminación retardada e incremento de las concentraciones plasmáticas. La eliminación de diazepam es reducida durante el uso concomitante con fluvoxamina y el funcionamiento psicomotor de los pacientes se deteriora; no se recomienda el uso concomitante debido a la potencial acumulación de diazepam.
Bromocriptina: Metoclopramida puede incrementar las concentraciones séricas de prolactina e interferir con los efectos de bromocriptina; puede ser necesario un ajuste de la dosis de bromocriptina.
Cimetidina: El uso concomitante con metoclopramida puede disminuir el efecto de cimetidina debido a una disminución de su absorción y el uso concomitante con diazepam puede inhibir el metabolismo hepático de ésta benzodiazepina.
Ciclosporina: La disminución del tiempo de vaciamiento gástrico causado por metoclopramida puede incrementar la biodisponibilidad de ciclosporina; puede ser necesario monitorear las concentraciones de ciclosporina.
Clozapina: El uso concomitante con diazepam ha reportado colapso algunas veces acompañado de paro o depresión respiratoria en algunos pacientes. Se recomienda suspender diazepam una semana antes de iniciar la terapia con clozapina.
Carbamazepina: Las concentraciones de carbamazepina pueden ser aumentadas durante el uso concomitante con diazepam; se recomienda monitorear las concentraciones sanguíneas de carbamazepina como una guía para el dosaje, especialmente cuando carbamazepina se adiciona o se retira de una terapia con diazepam.
Derivados de fentanilo: La premedicación con diazepam puede disminuir la dosis de un derivado de fentanilo requerido para inducción de la anestesia y disminuir el tiempo de pérdida de la conciencia con dosis de inducción; además la administración de diazepam antes o durante la cirugía puede disminuir el riesgo de que el paciente recuerde eventos quirúrgicos postoperatoriamente; sin embargo, estos beneficios potenciales deben ser contrapesados con los riesgos potenciales del uso concomitante, como un incremento del riesgo de severa hipotensión asociada con disminución en la resistencia vascular sistémica, riesgo incrementado de depresión respiratoria, y retraso del tiempo de recuperación.
Digoxina: El uso concomitante con metoclopramida puede disminuir la absorción de la digoxina en el estómago; puede ser necesario un ajuste de la dosis de digoxina.
Inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO), incluyendo furazolidona y procarbazina: metoclopramida libera catecolaminas en pacientes con hipertensión y debe ser utilizado con cautela en pacientes que reciben inhibidores de la MAO.
Isoniazida: El uso concomitante puede inhibir la eliminación de diazepam, resultando en un incremento de la concentración plasmática, puede ser necesario ajustar la dosis.
Itraconazol o ketoconazol: El uso está contraindicado.
Levodopa: El uso concomitante con metoclopramida y/o diazepam disminuye la efectividad de levodopa.
Medicamentos que causan reacción extrapiramidal: El uso concomitante con metoclopramida puede incrementar la frecuencia y severidad de los efectos extrapiramidales.
Medicamentos hepatotóxicos: El uso concomitante con metoclopramida puede incrementar el riesgo de hepatotoxicidad.
Mexiletino: El uso concomitante con metoclopramida puede acelerar la absorción de mexiletino.
Pergolido: Los antagonistas de la dopamina, como metoclopramida pueden disminuir la efectividad de pergolido.
Otros medicamentos adictivos, especialmente depresores del SNC con potencial habituación: Se recomienda precaución debido a que el uso concomitante prolongado con diazepam puede incrementar el riesgo de habituación.
Otros medicamentos que producen hipotensión: El uso concomitante puede potenciar el efecto hipotensivo de las benzodiazepinas pre-anestésicas usadas en cirugía, puede ser necesario ajustar la dosis.
Omeprazol: El uso concomitante puede prolongar la eliminación de diazepam.
Rifampicina: El uso concomitante puede incrementar la eliminación de diazepam, resultando en una reducción de las concentraciones plasmáticas, puede ser necesario ajustar la dosis.
Succinilcolina: Se ha reportado que metoclopramida prolonga el bloqueo de succinilcolina; puede ser necesario reducir la dosis de succinilcolina cuando se usa concomitantemente.
Zidovudina: El uso concomitante con diazepam puede, en teoría, inhibir competitivamente la glucoronidación hepática y disminuir la depuración de zidovudina; pudiendo aumentar potencialmente la toxicidad de zidovudina.

Incompatibilidades

INCOMPATIBILIDADES: No se han descrito.

SobredosificaciÓn

TRATAMIENTO EN CASO DE SOBREDOSIS
Para disminuir la absorción: Si el paciente está consciente (y no hay riesgo que el paciente se vuelva comatoso o convulsione por la ingestión) se debe inducir emesis mecánicamente o con eméticos; también se puede administrar carbón activado por vía oral para aumentar la depuración así como disminuir la absorción.
Si el paciente está inconsciente se debe realizar lavado gástrico con tubo endotraqueal para prevenir la aspiración del vómito.
La diálisis no es probablemente un método efectivo para remover la droga en situaciones de sobredosis; la hemodiálisis y diálisis peritoneal ambulatoria continua no remueven cantidades significativas de metoclopramida.
Para aumentar la eliminación: Se puede administrar fluidos intravenosos para promover la diuresis.
Tratamiento específico: Después de haber asegurado el acceso a las vías aéreas, ventilación y acceso intravenoso, se puede administrar flumazenil, un antagonista específico de los receptores benzodiazepínicos para revertir los efectos sedativos de diazepam, el paciente debe ser monitoreado cuando retorne de la sedación luego de la administración de flumazenil.
Se debe administrar oxígeno si se deprime la respiración.
Se debe controlar la hipotensión de ser necesario con la administración intravenosa de vasopresores tales como dopamina, norepinefrina o metaraminol.
Para metoclopramida puede utilizarse: Anticolinérgicos o antiparkinsonianos o antihistamínicos con propiedades anticolinérgicas (50 mg de difenhidramina administrada intramuscularmente en adultos y 1 mg por kg de peso corporal intramuscular o intravenosamente en infantes y niños) para ayudar a controlar las reacciones extrapiramidales. También el azul de metileno (1 a 2 mg/kg de una solución al 1% inyectada intravenosamente en un periodo de 5 minutos) es usado para revertir la resultante metamoglobinemia de la administración de metoclopramida en infantes a termino y prematuros.
Monitoreo: Se debe monitorear la respiración, pulso y presión arterial.
Cuidado de soporte: Es esencial mantener una adecuada ventilación pulmonar.
Se deben administrar fluidos intravenosos para mantener la presión arterial.
En pacientes en los que se sospecha o confirma una sobredosis intencional, deben ser referidos a la consulta psiquiátrica.

Cómo tomar Y POSOLOGIA

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Dosis usual para adultos y adolescentes:
Salvo otra indicación del médico tratante, se recomienda: ? Flatulencia o trastornos gastrointestinales: Oral, 1 a 2 cápsulas antes o después de las comidas.
? Para exploraciones radiológicas: Oral, 2 cápsulas 12 y 6 horas antes de la exploración.
Dosis usual pediátrica: No se recomienda su uso.

PresentaciÓn

FORMAS DE PRESENTACIÓN: Caja con 10, 12, 20, 50, 60, 90, 100, 120, 150, 180, 210 y 300 cápsulas.
MEDIFARMA S.A.
Jr. Ecuador 787, Lima-Perú
Telf.: 332-6200
  Medicamentos