Ferroprotina

Para qué sirve Ferroprotina , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Antianémico

Composicion

: Cada ampolla bebible con 10 ml contienen: Proteína férrica (complejo proteico con un contenido de 20% de hierro férrico), 0,1 g; excipientes: sacarosa (5 g), esencia, nipagin sódico, nipasol sódico, glicerina, agua, c.s.
Cada sobre con polvo contiene: Proteína férrica (aprox.) 300 mg (equivalente a 40 mg de Fe férrico); excipientes: sacarosa (3 g), lactosa, esencia de plátano, etilvainillina, cloruro sódico, c.s.

AcciÓn farmacolÓgica

: La facultad de la mucosa intestinal para absorber hierro está condicionada por la existencia de una proteína intracelular (apoferritina) capaz de conjugarse con hierro y transformarse en ferritina (granick). Dicha facultad ha sido confirmada por los estudios realizados con hierro radioactivo Fe59 (endicott), que han puesto de manifiesto la función primodrial de ferritina en la regulación de la absorción y depósito de hierro en el organismo, así como el depósito fisiológico del metal conjugado, impidiendo el efecto tóxico del hierro no ferri­-tínico, en caso de existir un déficit de apoferritina o de la actividad enzimática ­celular.
Las terapéuticas de hierro, propuestas hasta ahora, tanto orales (sulfatos ferrosos, ascorbatos, etc.) como parenterales no han podido obviar estos inconvenientes, lo que es causa de su falta de absorción, actividad insegura, tardía, leve y de la aparición de efectos secundarios.
En la ferroprotina (proteína férrica), el hierro es vehiculizado con su proteína de conjugación, siendo absorbido en duodeno y yeyuno, sin riesgo de sobresaturación tisular, toxicidad o irritación.
Ferroprotina constituye, de este modo, una terapéutica racional y fisiológica de las anemias ferropénicas al proporcionar los eslabones fundamentales del equilibrio hemoglobínico: hie- rro funcional de utilización inmediata, más ­hie­rro proteico de depósito metabolizante. Siempre hay hierro disponible para la síntesis de ­hemoglobina.

Indicaciones

: En todos los casos en que exista un déficit de hierro hemoglobínico o hierro proteico de depósito: anemias ferropénicas, clorosis y síndrome oligohémico de la infancia.

Interacciones con otros medicamentos y alimentos

: La ferroprotina puede reducir la absorción de las tetraciclinas, levo­dopa, penicilamina, quinolonas y hormonas tiroideas.
La administración conjunta con anti­ácidos, sales de calcio y tetraciclinas puede reducir la absorción del hierro.
En ambos casos se aconseja espaciar la administración conjunta, como mínimo dos horas.
La administración simultánea de ácido ascórbico puede aumentar la absorción de hierro.

Contraindicaciones

: No debe administrase a pacientes afectos de anemias no relacionadas con un déficit de hierro (anemias hemolí­ticas), ni enfermedades con sobrecarga de hierro (hemocromatosis y hemosiderosis).

Precauciones

: Pacientes con úlcera péptica, enteritis regional o colitis ulcerosa, puesto que se puede agravar su enfermedad.

Incompatibilidades

: No se han descrito.

Reacciones adversas

: Irritación gástrica, anorexia, náuseas, vómitos, estreñimiento y diarreas. Suspender el tratamiento si aparecen síntomas de intolerancia.

Advertencias

: Puede producir deposiciones con pigmentación negra, circunstancia que, en principio, carece de importancia.
Ampollas bebibles: A pesar de la presentación en ampollas, nunca debe utilizarse como inyectable. Ha de emplearse siempre por vía oral.
Uso durante el embarazo y lactancia: Su buena tolerancia, hacen de él un preparado que está especialmente indicado en los pacientes sensibles a la terapéutica oral con hierro (lactantes, embarazadas, etcétera).
Advertencia sobre excipientes: Ampollas bebibles: este medicamento contiene 5 g de sacarosa, lo que deberá ser tenido en cuenta por los enfermos diabéticos.
Sobres: este medicamento contiene 3 g de sacarosa, lo que deberá ser tenido en cuenta por los enfermos diabéticos.

Dosis y vÍa de administraciÓn

: Ampollas bebibles: Adultos: Una a dos ampollas diarias, después de las comidas principales.
Niños: Prematuros: 15 gotas cada vez que reciban alimen­to (una media de 6 dosis diarias).
Lactantes hasta los dos meses: 15 gotas en las mismas condiciones.
Desde los 2 meses hasta los 3 años: Una ampolla diaria repartida en cuatro tomas (¼ del frasco dosificador por comida).
Mayores de 3 años: Una-dos ampollas diarias, repartidas después de las principales comidas (tres-cuatro tomas diarias).
Puede incorporarse el medicamento al contenido del biberón, o a cualquier otro líquido. Para facilitar la administración a los niños, puede utilizarse el frasco cuentagotas dosificador.
El contenido de la ampolla debe pasarse al frasco dosificador, en el que va señalado el volumen correspondiente a media ampolla; de esta forma resulta cómodo administrar al niño la cuarta parte o la mitad de la ampolla, conservando el resto para la siguiente administración, con el frasco tapado.
Una vez pasado el contenido de la ampolla al frasco dosificador no deberá conservarse por un tiempo superior a 5 días.
El frasco deberá lavarse perfectamente cada vez que se utilice para una nueva ampolla.
Como orientación, puede considerarse que 1 ml (con aproximadamente 25 gotas) = 2 mg de hierro férrico.

Sobres

: Adultos: Un sobre diario después de la comida principal.
Niños mayores de 3 años: ½ sobre diario después de la comida principal.
Niños menores de 3 años: Mitad de la dosis señalada anteriormente.

Tratamiento en caso de intoxicaciÓn o sobredosis

: A las dosis indicadas no se puede producir intoxicación, incluso a dosis elevadas. En las experiencias realizadas en este sentido no se ha detectado intoxicación ni irritación gástrica.
En caso de sobredosis o ingestión accidental, consultar al Servicio de Información Toxicológica.

Presentaciones

: Envase con 15 ampollas bebibles y provisto de frasco cuentagotas dosificador.
Envase conteniendo 20 sobres monodosis.

Leyendas de protecciÓn

: Sin receta médica. Los medicamentos deben mantenerse fuera del alcance de los niños. Almacenar en lugar fresco y seco.
  Medicamentos