pólipo

pólipo
1 INTRODUCCIÓN

Pólipo (medicina), crecimiento de tejido o acumulación de fluido que emerge de la membrana mucosa. Es una estructura de forma redondeada o irregular, que crece desde una base poco ancha o un tallo estrecho. El término es descriptivo y no indica ningún trastorno determinado. Pueden aparecer pólipos en casi todas las membranas mucosas, pero son más comunes en la nariz y en el intestino delgado. Consisten en acumulación de fluido, células benignas o malignas, pus, tejido degenerativo o malformaciones del tejido.

2 PÓLIPOS NASALES

Los pólipos nasales son muy comunes en personas con fiebre del heno (rinitis alérgica), aunque también pueden producirse en casos de infección nasal. Se desarrollan como resultado de una acumulación localizada de fluido (edema) y suelen aparecer en torno a las aberturas de drenaje de los senos paranasales de la mandíbula superior (antros maxilares). Los pólipos nasales asociados a infecciones suelen remitir espontáneamente cuando la infección ha sido controlada. A veces se producen pólipos en asociación con un cáncer o un tumor benigno en la nariz o en los senos. La extirpación quirúrgica puede ser necesaria en éste y en otros casos.

3 PÓLIPOS INTESTINALES

Los pólipos del colon o recto aparecen en un 5% de las personas examinadas. Si son grandes, pueden causar hemorragia rectal. Los pólipos muy pequeños no suelen producir daños, pero a medida que aumenta su tamaño y la complejidad de su superficie, se incrementa el riesgo de que se vuelvan malignos. Los pólipos grandes cubiertos con numerosas proyecciones en forma de dedos se vuelven malignos en un 35% de los casos. Los pólipos adenomatosos son tumores epiteliales benignos de 1,5 cm de ancho, con un riesgo del 2% de volverse malignos. También pueden producirse en el tejido glandular y en los tubos bronquiales. En el trastorno genético conocido como poliposis intestinal familiar o múltiple se producen al menos 100 pólipos adenomatosos en el intestino. A menos que se extirpe la parte del intestino afectada, el cáncer de intestino es casi inevitable antes de los 40 años.