hepatomegalia

hepatomegalia

Hepatomegalia, aumento de tamaño patológico del hígado.

El hígado normal tiene su reborde inferior y anterior justo a la altura de la 12ª costilla derecha, y puede palparse en las inspiraciones profundas (desciende empujado por el diafragma); su consistencia es blanda. En la hepatomegalia el reborde hepático se encuentra por debajo del reborde costal, y su consistencia tiene importancia diagnóstica. El aumento de tamaño puede confirmarse con ecografía, tomografía axial computerizada (TAC) o resonancia magnética.

El hígado fibrosado de la cirrosis (cualquiera que sea su etiología) está típicamente disminuido de tamaño. En el hígado graso (infiltración lipídica por obesidad), alcoholismo crónico, hepatitis agudas (virales, farmacológicas, por drogas) y hepatopatías crónicas (antes de llegar a la cirrosis), el hígado aumenta de tamaño discretamente y la palpación de su borde es dolorosa. Las grandes hepatomegalias, sobre todo si la consistencia es pétrea y/o se palpan nódulos en su superficie, son sugestivas de metástasis hepáticas, hepatocarcinoma (tumor primario del hígado), linfomas o leucemias.

Grandes aumentos de tamaño se pueden observar también en las infecciones hepáticas (amebiasis hepática, hidatidosis —solitaria—, abscesos piogénicos, gomas sifilíticas de la sífilis congénita, tuberculosis), enfermedad poliquística, enfermedades infiltrativas (amiloidosis, sarcoidosis) y enfermedades de depósito (alteraciones genéticas del metabolismo en que se acumula un producto intermedio de una ruta metabólica, como gangliósidos o cerebrósidos), como las de Gaucher, Niemann-Pick o Hurler.