Vivir muy cerca del tráfico aumenta el riesgo de padecer demencia

¿Vives en una gran ciudad? ¿Tienes tu casa cerca de una carretera con mucho tráfico? Si es así, quizá deberías pensar en mudarte. Un estudio reciente realizado en el Public Health Ontario y el Institute for Clinical Evaluative Science, ha encontrado que vivir a menos de 50 metros de una calle con mucho tráfico aumenta un 7% el riesgo de desarrollar demencia.

¿Cómo afecta el tráfico a nuestro cerebro?

El estudio analizó a unos 6,5 millones de residentes de Ontario, Canadá, con edades comprendidas entre los 20 y 85 años. A partir del código postal de la residencia de los participantes, los investigadores mapearon la proximidad de sus casas a las arterias principales de la ciudad y durante más de 10 años le dieron seguimiento a los nuevos casos de demencia, enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple.

Al finalizar la investigación encontraron que quienes habían vivido a menos de 50 metros de las calles de mayor tráfico tenían un 7% más riesgo de desarrollar demencia que quienes habían vivido a más de 300 metros de esas carreteras. Estas personas también tenían un riesgo mayor de desarrollar obesidad e hipertensión.

Los expertos aseguran que la causa de este fenómeno está relacionada con los contaminantes del tráfico cotidiano que pueden llegar al cerebro y afectar su adecuado funcionamiento. De hecho, estudios anteriores han desvelado que estar expuestos a este tipo de contaminantes afecta la conexión entre las neuronas y acelera la muerte neuronal.

Sin embargo, no es la primera investigación que alerta sobre los riesgos de la polución procedente del tráfico para la salud. Un estudio realizado en la Universidad del Sur de California ha encontrado que las mujeres que estuvieron más expuestas a la contaminación del tráfico durante el embarazo tenían mayores probabilidades de que sus bebés nacieran con autismo.

Asimismo, una investigación realizada en la Universidad de la Sorbona en conjunto con el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, ha demostrado que los niños que viven a menos de 75 metros de una carretera muy traficada tienen un 14% más de probabilidades de desarrollar asma. Un riesgo que puede aumentar a un 25% si el pequeño vive en un área muy contaminada en la que también hay fábricas.

 

Los comentarios están cerrados.