Reducir el consumo de calorías diarias puede ralentizar el envejecimiento

Reducir el consumo de calorías diarias es una estrategia perfecta para regular el peso corporal y evitar alteraciones metabólicas. De hecho, se ha demostrado que las personas que comen menos al día suelen ser más saludables y tienen una mejor forma física que quienes consumen muchas calorías. Sin embargo, lo que no se sabía hasta hace muy poco es que comer menos puede ralentizar el proceso de envejecimiento y alargar nuestra vida.

Comer menos calorías para estar más jóvenes

Un estudio realizado por científicos de la Brigham Young University, en Estados Unidos, ha encontrado que comer menos calorías al día contribuye a ralentizar el envejecimiento celular y nos mantiene jóvenes por más tiempo. La investigación, publicada en la revista Molecular & Cellular Proteomics, analizó a dos grupos de ratones: uno de ellos con acceso ilimitado a los alimentos y otro con una reducción del 35% en el consumo de calorías, en comparación con los ratones del otro grupo, aunque sin prescindir de los nutrientes necesarios para su supervivencia.

Los resultados demostraron que a medida que se reduce el consumo calórico, aumenta la esperanza de vida ya que el proceso de envejecimiento se ralentiza. Los investigadores explicaron que esto se debe a que cuando se comen menos calorías ocurren cambios a nivel bioquímico, específicamente en los ribosomas, los encargados de fabricar las proteínas celulares.

En práctica, los ribosomas utilizan entre un 10% y un 20% de la energía celular para fabricar las proteínas que necesitan las células para trabajar. Por este motivo, los ribosomas suelen sufrir un gran desgaste que, a la larga, afecta su adecuado funcionamiento. Sin embargo, cuando reducimos las calorías que comemos, disminuye la producción de proteínas a nivel celular, lo cual le da más tiempo a los ribosomas para que puedan autorepararse y continuar produciendo proteínas de alta calidad.

De hecho, no es la primera investigación que analiza este fenómeno. Investigadores del Centre for Integrated Systems Biology of Ageing and Nutrition encontraron que una dieta restringida reduce la acumulación de las células senescentes, aquellas que empiezan a envejecer, en el hígado y los intestinos, donde suele acumularse la mayor parte de ellas.

Sin embargo, lo más interesante del estudio fue que se encontró que no es necesario llevar toda una vida de dieta restringida para conseguir estos beneficios, reducir la cantidad de calorías por determinado período de tiempo también tiene un efecto favorable en nuestro organismo.

Los comentarios están cerrados.