¿Quieres mejorar tu rendimiento cognitivo? Come más verduras de hoja verde

Las verduras de hoja verde son un alimento excelente para nuestra salud. No solo son una fuente excelente de vitaminas y minerales sino que también contienen una gran cantidad de fibra vegetal, la cual estimula el tránsito intestinal y previene alteraciones como el estreñimiento o el cáncer de colon. Asimismo, su bajo aporte calórico y su alto contenido en fibra ayudan a regular el apetito y mantienen controlado el peso corporal, por lo que son excelentes para incluirlas en las dietas de adelgazamiento. Esto sin contar su importante aporte en antioxidantes, unas moléculas que ralentizan el proceso de envejecimiento celular y ayudan a prevenir alteraciones enfermedades como el cáncer y el Alzheimer.

Sin embargo, todo indica que estos no son los únicos beneficios de las verduras de hoja verde. Un estudio reciente realizado en la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, ha descubierto que consumir verduras de hoja verde con frecuencia puede mejorar el funcionamiento de nuestro cerebro, estimular nuestro rendimiento cognitivo y preservar la inteligencia cristalizada.

¿Por qué las verduras de hoja verde son beneficiosas para el cerebro?

Los expertos de dicho estudio evaluaron a 122 personas sanas con edades comprendidas entre 65 y 75 años. Les aplicaron algunos test para medir sus capacidades verbales y conocimientos, con el objetivo de evaluar su inteligencia cristalizada, un tipo de inteligencia que, básicamente, comprende el nivel de aprendizaje y conocimientos adquiridos por una persona a lo largo de su vida. También recogieron muestras de sangre para determinar los niveles de luteína en sangre y tomaron imágenes cerebrales a través de resonancia magnética para medir el volumen de las diferentes estructuras cerebrales.

Al analizar los resultados, los investigadores encontraron que la luteína, un pigmento presente en las verduras de hoja verde, solía acumularse en la materia gris de la corteza temporal, una región cerebral que contribuye a preservar las funciones cognitivas y la inteligencia cristalizada. Asimismo, quienes presentaban mayores niveles de luteína en sangre solían tener una capa de sustancia gris más gruesa en la corteza parahipocampal, relacionada con la conservación de la función cerebral. Además, se encontró que los participantes con mayores niveles de luteína también solían obtener mejores resultados en los test para evaluar la inteligencia cristalizada.

Los científicos explicaron que este efecto de las verduras de hoja verde sobre el cerebro podría deberse a las propiedades anti-inflamatorias de la luteína, así como a su efecto neuroprotector que contribuye a proteger a las células del envejecimiento cerebral.

Los comentarios están cerrados.