Prevenir los tumores: Siete hábitos cotidianos sencillos y muy eficaces

Comer sanoAunque aún no existe una cura definitiva para el cáncer, hoy sabemos que muchos de los tumores se deben en gran medida a un estilo de vida inadecuado que se ha mantenido a lo largo de los años. Por tanto, los médicos incitan a las personas a prevenir los tumores simplemente adoptando algunas medidas de salud básicas que, según datos estadísticos, podrían reducir en un 30% las probabilidades de desarrollar un cáncer en el futuro.

¿Cuáles son los cambios que proponen los oncólogos?

1. No fumar y evitar, en la medida de lo posible, el humo pasivo. Seguramente sabrás que el cigarrillo es la primera causa de cáncer en los pulmones y en las vías respiratorias en general.

2. Evitar la obesidad. El sobrepeso es uno de los factores de riesgo para desarrollar cáncer de páncreas y en el aparato gastrointestinal. De hecho, los especialistas señalan que aproximadamente el 40% de las neoplasias se deben a una mala dieta.

3. Realizar ejercicio físico. El deporte no solo nos mantiene relajados y en forma sino que también evita la obesidad y muchísimas otras enfermedades que podrían convertirse en factores de riesgo para desarrollar un cáncer.

4. Consume frutas y verduras. Estos alimentos son ricos en vitaminas y minerales, sustancias que nuestro organismo necesita. Además, se ha demostrado que los alimentos ricos en fibra ayudan a prevenir el cáncer de colon.

5. Consume alcohol con moderación. El alcohol es la principal causa del cáncer en la faringe, la laringe, la boca y el hígado. Por tanto, puedes consumirlo pero con mucha moderación.

6. Evita exponerte demasiado a los rayos del sol. Probablemente ya sabrás que la exposición al sol prolongada, sobre todo en las personas de piel muy clara, es el principal factor de riesgo para el melanoma. Por tanto, utiliza siempre protección.

7. Mantente atento a las señales que envía tu cuerpo. Además de tomar todas las medidas anteriores, mantente atento a cualquier cambio que experimentes en tu cuerpo, como bultos, cambios de coloración en la piel, pérdida de peso brusca, sangramiento o tos. Ante estos cambios, consulta inmediatamente a un especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*