Los riesgos que entraña el azúcar: ¿Desde cuándo se conocen?

  Consejos

azucarHace poco más de una década se han comenzado a divulgar los riesgos que entraña el consumo de azúcar para la salud. Sin embargo, lo que muy pocos conocen es que desde el año 1950 esta información ya estaba en manos de los productores de azúcar. O al menos eso afirma un estudio reciente publicado en la revista Plos Medicine, realizado por investigadores del Instituto de Políticas Sanitarias de la Universidad de California, en Estados Unidos.

En dicho estudio los investigadores reportan una serie de informes, cartas y estudios pertenecientes al Instituto Nacional para la Investigación Dental y al Instituto de Salud de los Estados Unidos que afirmaban que desde décadas pasadas se conocían los riesgos del azúcar para la salud. Asimismo, encontraron evidencias de estudios anteriores orientados a buscar otros responsables para los problemas de salud provocados por el azúcar como por ejemplo: los estudios financiados por la Fundación para la Investigación del Azúcar enfocados a hallar una vacuna a base de enzimas para curar las caries.

Sin embargo, lo curioso es que en esta revisión exhaustiva los investigadores no hallaron políticas de sanidad orientados a prevenir los riesgos del azúcar y reducir su consumo. De hecho, no ha sido hasta hace poco tiempo que la Organización Mundial de la Salud ha hecho público los riesgos que entraña el azúcar, recomendando una ingesta que no supere el 5% de las calorías diarias (lo que equivale a una cucharada sopera al día).

Los 3 riesgos principales que entraña el consumo de azúcar

1. Aumenta el riesgo de obesidad. La azúcar, convertida en glucosa, es una de las principales fuentes de energía para realizar nuestras actividades cotidianas. Sin embargo, cuando se consume demasiada nuestro organismo almacena el exceso convirtiendo la glucosa en grasa. A largo plazo, esto puede conducirnos al sobrepeso y/o la obesidad.

2. Incrementa las probabilidades de padecer diabetes. Nuestro organismo se encarga de convertir el azúcar que comemos en glucosa, para utilizarla como energía. Para ello, el páncreas produce una sustancia llamada insulina, que es la encargada de procesar la glucosa en sangre. Sin embargo, cuando comemos demasiada azúcar, el páncreas tiene que producir cada vez más insulina para poder procesar la glucosa, hasta el punto en que se agota y la producción de insulina comienza a disminuir. De esta manera, se comienza a desarrollar la diabetes, una de las enfermedades metabólicas más frecuentes de nuestros días.

3. Provoca alteraciones dentales. Para nadie es un secreto que el azúcar no le hace bien a nuestros dientes. De hecho, además de afectar al esmalte dental, también es la responsable de que se produzcan caries. Este problema surge cuando el azúcar se acumula en el espacio entre los dientes y logra afectar, primero al esmalte, y luego la estructura interna de la pieza dental.

Deja un comentario