La pasta no engorda: Un estudio desvela la relación entre la pasta y el peso corporal

PastaUno de los mitos más extendidos sobre la cocina italiana afirma que la pasta, la base de los platos más tradicionales, engorda. La creencia se sustenta en el hecho de que la pasta está confeccionada con harina, un alimento rico en carbohidratos y con un elevado contenido calórico que aumenta el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista Nutrition and Diabetes ha puesto las cartas sobre la mesa y ha desvelado una realidad completamente diferente.

La pasta no solo no engorda, sino que es saludable

La investigación realizada en el Instituto Neurológico Mediterráneo Neuromed en Pozzilli, en Italia, ha desmontado el mito de que la pasta engorda, alegando que no solo es saludable y que no afecta nuestro peso corporal, sino que también puede reducir el riesgo de padecer obesidad o sobrepeso abdominal. Para arribar a estos resultados, los investigadores analizaron los hábitos de alimentación y el peso corporal de más de 23.000 personas que participaron en dos grandes estudios epidemiológicos, el proyecto Moli-sani y la Encuesta de Nutrición y Salud italiana, del Instituto Neurológico Neuromed.

Después de analizar los datos, los investigadores concluyeron que el consumo moderado de pasta no solo no engorda, sino que también se relaciona con un índice de masa corporal más saludable, una menor circunferencia de la cintura y una relación entre la cintura y la cadera más lineal. No obstante, los investigadores explicaron que los resultados no señalan que la pasta adelgace sino tan solo que contribuye a regular el peso corporal, aunque esto depende de varios factores, desde el tipo de pasta hasta su forma de cocción.

El problema es que la pasta de calidad, a diferencia de los dulces o los productos refinados, contiene carbohidratos complejos que, consumidos con mesura, resultan beneficiosos para regular el peso y mejorar la salud intestinal. Una ventaja que se acentúa aún más cuando la pasta se prepara ‘al dente’, un punto de cocción que mantiene la composición de los carbohidratos complejos, lo cual contribuye a reducir el índice glucémico en sangre y hace que el organismo lo metabolice más rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*