La astenia primaveral: ¿Qué es?

La astenia primaveral: ¿Qué es?Con la llegada de la primavera ocurren una serie de cambios climáticos que afectan a toda la naturaleza y al ser humano como parte de este ambiente. El aumento de las temperaturas y de la intensidad de la luz, las variaciones de humedad y de presión atmosférica, así como el incremento de las horas del sol son algunas de las modificaciones que ocurren en este período.

Por supuesto, estos cambios afectan al organismo humano alterando los ritmos circadianos relacionados con la adaptación de la noche y el día, así como las necesidades corporales vinculadas con el apetito, la sed o la temperatura.

Sin embargo, no todas las personas reaccionan de igual manera. Cuando la persona no logra adaptarse rápidamente a las nuevas condiciones comienza a percibir cierto cansancio encontrándose sin fuerzas para realizar las actividades diarias. Siendo precisamente éstos los principales síntomas de la astenia primaveral.

La astenia primaveral es un trastorno leve y por lo general pasajero que se produce cuando el cuerpo no logra adaptarse de forma natural a los cambios que se producen en la etapa primaveral. Suele durar pocos días o varias semanas; en dependencia del tiempo que la persona se demore en adaptarse a las nuevas condiciones climáticas.

Aunque muchas personas pueden pensar que la astenia primaveral es un estado eminentemente psicológico, lo cierto es que este problema afecta el mecanismo neurológico, que provoca a su vez los síntomas típicos del trastorno. Durante este período el hipotálamo (principal encargado de la regulación biológica) sufre alteraciones que, a la misma vez, inciden sobre la glándula pineal encargada de producir los neurotransmisores que regularán el tono anímico y la vitalidad de la persona. Así, estos cambios a nivel cerebral terminan provocando el estado de cansancio y tristeza que caracteriza a la astenia primaveral.

Como punto final les añado que las estadísticas apuntan que cerca del 50% de la población padece de este trastorno pero como sus manifestaciones tienen intensidades diferentes, por lo general muchos casos no llegan a diagnosticarse y pasan desapercibidos.

  Consejos, Medicina