Fármacos sin receta médica: ¿Cómo consumirlos de forma segura?

Fármacos sin receta médica: ¿Cómo consumirlos de forma segura?Los diferentes medicamentos obtenidos de forma libre en las farmacias comerciales para aliviar algunos dolores o reducir la temperatura corporal son bastante confiables y efectivos siempre y cuando se empleen de manera segura. Sin embargo, en los casos en que son consumidos irracionalmente pueden ocasionar problemas serios de salud, sobre todo si las instrucciones no son cumplidas al pie de la letra.

Los fármacos sin receta médica de manera general pueden clasificarse en analgésicos o reductores de la fiebre y pueden adquirirse libremente sin prescripción médica en cualquier centro farmacéutico. Entre los más comunes encontramos el acetaminfeno o medicamentos antiinflamatorios, los jarabes para la tos, la sinusitis y los resfriados, la aspirina, el naproxeno y el ibuprofeno.

Su empleo debe realizarse siempre bajo las instrucciones que se especifican en el frasco del medicamento, cumpliendo cabalmente con las dosis orientadas en los horarios y períodos establecidos. De no ser así, su ingesta puede ocasionar problemas estomacales como las hemorragias internas del estómago o enfermedades en los riñones que en algunos casos pueden llegar a complicarse seriamente.

De esta forma, antes de consumir un fármaco sin receta médica pregúntele a un médico o al farmacéutico sobre los ingredientes activos del mismo, así como sobre las peculiaridades de su consumo y efectividad. Busque además los síntomas específicos para ingerir el medicamento evaluando reiteradamente la evolución de los síntomas o la posible aparición de otros nuevos. Recuerde, no consuma nunca un medicamento cuando no conozca la causa que origina el dolor o la fiebre, ya que estos casi siempre son síntomas de un trastorno mucho más complejo.

En caso de que con este tipo de medicamentos no logre aminorar el dolor o reducir la fiebre, acuda inmediatamente al médico para que el especialista evalúe su caso y le recete el fármaco más indicado para su dolencia. Recuerde siempre que la prevención y precaución son las mejores instrucciones para nuestra salud.

  Consejos, Medicamentos