Falta de sueño: ¿Aumenta el riesgo de padecer diabetes?

InsomnioLa falta de sueño, sobre todo si es crónica, es uno de los mayores enemigos de nuestra salud. No solo nos hace sentir más agotados a lo largo del día, sino que enlentece nuestros movimientos, ralentiza nuestra respuesta cognitiva, reduce  nuestra capacidad para resolver problemas y nos hace tomar peores decisiones. Asimismo, se ha demostrado que cuando dormimos mal o peor aún, sufrimos insomnio crónico, nos volvemos personas más irritables, a la vez que somos menos empáticos con el resto de las personas y nos volvemos más propensos a ser víctimas de accidentes.

Sin embargo, lo que muy pocas personas conocen es que la falta de sueño también puede ser un factor de riesgo para desarrollar trastornos metabólicos, como la diabetes. Al menos estos son los resultados de un estudio reciente publicado en la revista Diabetología que fue realizado por investigadores del Diabetes and Obesity Research Institute, la University of Chicago y la University of Wisconsin. Dicho estudio demostró que no descansar suficiente en la noche repercute directamente sobre el peso corporal y aumenta el riesgo de padecer problemas metabólicos como la diabetes tipo II.

Las relaciones ocultas entre la falta de sueño y la diabetes

El estudio llevado a cabo en la Unidad del Sueño de la Universidad de Chicago monitorizó el descanso de 20 voluntarios que padecían insomnio, es decir, que solían dormir una media de tan solo 4 horas o menos a diario. Cada día se les practicaban pruebas para controlar la salud cardiaca, los niveles de ácidos grasos en sangre, así como el colesterol, el cortisol, la insulina y la noradrenalina. Cada cuatro días también se les medía su nivel de tolerancia a la glucosa.

Al concluir el estudio, los investigadores hallaron que dormir mal, tan solo tres días seguidos, aumenta en un 30% el nivel de ácidos grasos en sangre, un incremento que podía mantenerse hasta 5 horas después. Asimismo, encontraron que cuando una persona padece insomnio experimenta un incremento de los niveles de adrenalina en sangre, lo cual favorece que aumente aún más el nivel de ácidos grasos en sangre y provocando severas alteraciones metabólicas.

Por otra parte, no se encontraron cambios en los niveles de glucosa en sangre, sin embargo, la capacidad de la insulina para regular la glucosa se redujo en un 23%. Un problema que según explicaron los expertos termina provocando a largo plazo una resistencia a la insulina y como resultado, diabetes tipo II.

Al respecto, los investigadores añadieron que se requieren más estudios al respecto para dilucidar los nexos implicados entre ambos trastornos. No obstante, alertan a las personas que sufren de falta de sueño o insomnio a que mantengan controlada su dieta y se sometan a controles médicos con regularidad.

Imagen del artículo

Falta de sueño: ¿Aumenta el riesgo de padecer diabetes?
  Consejos, Enfermedades, Estudios, Medicina