Correr para estimular al cerebro

Correr es uno de los ejercicios más completos y que más calorías consume. Además, fortalece los brazos, los hombros y las abdominales, a la vez que robustece las articulaciones, los ligamentos y los tendones. También es una actividad beneficiosa para reforzar el sistema respiratorio y circulatorio. Se ha demostrado que correr contribuye a regular el apetito, facilita la digestión y mejora la calidad del descanso nocturno. Eso sin contar que es un deporte estupendo para estimular el buen estado de ánimo ya que favorece la producción de endorfinas.

Sin embargo, un detalle que muchos desconocen es que correr también es un ejercicio excelente para el cerebro. Al menos así lo ha desvelado un estudio realizado en la Universidad de Arizona, en Estados Unidos.

Los beneficios de correr para el cerebro

Para arribar a estos resultados los investigadores le realizaron escáneres de resonancia magnética a dos grupos de hombres con edades comprendidas entre 18 y 25 años: un grupo incluía a jóvenes corredores y el otro, a jóvenes que llevaban una vida sedentaria.

Los análisis revelaron que el cerebro de los corredores mostraba una mayor conectividad funcional que el cerebro de los otros jóvenes, específicamente en la corteza frontal, un área responsable de funciones cognitivas como la concentración y el pensamiento, así como de capacidades mentales como la planificación y la toma de decisiones.

Sin embargo, este no es el primer resultado que desvela los beneficios de correr para el cerebro. Estudios anteriores han revelado que correr contribuye a reorganizar el cerebro y reduce su respuesta negativa ante el estrés. Asimismo, se ha encontrado que quienes corren con frecuencia tienen un riesgo menos de sufrir lesiones cerebrales, el primer signo de enfermedad cerebrovascular.

También se ha demostrado que correr es una actividad ideal para estimular el aprendizaje. Esto se debe a que al correr aumenta el ritmo cardiaco y respiratorio, lo cual incrementa la oxigenación al cerebro y, por ende, su capacidad para procesar la información. De hecho, algunos estudios sugieren que correr con frecuencia es un ejercicio excelente para entrenar la memoria, a la vez que previene numerosas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o la demencia.

 

Los comentarios están cerrados.