Cambios saludables que puedes implementar ya en tu dieta

Dieta saludableCuando se trata de la dieta, los pequeños cambios son los que más cuentan. De hecho, las decisiones que tomamos a diario respecto a nuestro menú pueden marcar la diferencia a largo plazo y hacer que tengamos una dieta más o menos saludable. Es cierto que implementar cambios en la dieta de la noche a la mañana puede ser muy difícil, sobre todo si debes rechazar los alimentos que tanto te gusta. Sin embargo, existen algunas transformaciones muy sencillas que puedes comenzar a aplicar desde ahora mismo y que mejorarán considerablemente tu salud.

3 cambios sencillos con los que puedes lograr grandes resultados

1. Reduce la frecuencia con que comes. La mayoría de los dietistas recomiendan hacer cinco comidas al día para evitar llegar con hambre a la cena. Sin embargo, expertos del Instituto Salk realizaron un estudio en el cual desvelaron que comer dentro del lapso de 10 a 12 horas permite perder peso y reducir el colesterol. El problema es que si comes durante todo el día y haces más de las cinco comidas recomendadas, tu cuerpo se mantiene produciendo insulina constantemente, lo cual inhibe la quema de grasas.

2. Incluye más pescado a tu dieta. Lo ideal sería que comas pescado dos a tres veces a la semana. Aproximadamente 170 gramos de pescado te aportan unos 40 gramos de proteína. Además, el pescado estimula la producción de prostaglandinas, que tienen efecto antiinflamatorio, disminuyen el riesgo de que se formen coágulos, ayudan a regular la presión arterial y regulan el nivel de grasas en la sangre, reduciendo el colesterol malo. Por otra parte, el pescado también contiene poco colágeno y sus proteínas son poco fibrosas, por lo que es más fácil de digerir que la carne.

3. Merienda más saludable. Picotear a deshoras es uno de los principales enemigos de la dieta, sobre todo si consumes lo primero que encuentras. Controlar lo que comes durante la merienda puede marcar una gran diferencia, sobre todo si decides eliminar la bollería industrial y los alimentos ricos en carbohidratos blancos y azúcar. En su lugar, apuesta por los frutos secos, una excelente fuente de nutrientes y energía, a la vez que brindan la sensación de saciedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*