Sotalol

Para qué sirve Sotalol

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Contraindicaciones

Q-T prolongado (mayor a 450 mseg) congénito o adquirido. Asma bronquial o enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Hipersensibilidad al sotalol. Shock cardiogénico. Insuficiencia renal moderada y severa (clearance de creatinina inferior a 40 mL/min). Hipocalemia. Insuficiencia cardíaca descompensada. Bloqueo A-V de segundo y tercer grado. Bradicardia sinusal grave.

Precauciones

Insuficiencia cardíaca congestiva. Uso concomitante con drogas que prolongan el intervalo Q-T. Cirugía con anestesia general. Enfermedades broncoespásticas. Diabetes mellitus. Hipertiroidismo/tirotoxicosis. Enfermedad renal. Enfermedad vascular periférica. Trastornos de la conducción miocárdica subyacentesTrastornos hidroelectrolíticos (deshidatación).

Interacciones

Adenosina: existe un efecto aditivo entre adenosina y los agentes antiarrítmicos de clase III sobre la prolongación del intervalo Q-T, lo cual puede resultar en arritmias ventriculares severas tales como taquicardia ventricular polimórfica y fibrilación ventricular. Debido a esta interacción, potencial la coadministración de ambos tipos de fármacos debe ser evitada.
-Agentes hipoglucemiantes: los bloqueantes beta pueden inducir hipoglucemia y enmascarar sus síntomas en pacientes diabéticos tratados con insulina o hipoglucemiantes orales (sulfonilureas y metiglinidas). Aunque los principales reportes provienen del uso de propranolol, el sotalol no debe ser utilizado en estos pacientes. Si debiese usarse como recurso extremo, siempre se debe monitorear la glucemia del paciente.
-Agonistas beta-2 adrenérgicos: por su efecto antagónico sobre los receptores beta cualquier agente de este tipo, sea selectivo o no selectivo, reduce los efectos terapéuticos de los agonistas beta adrenérgicos (clenbuterol, fenoterol, formoterol, isoetarina, isoxuprina, ritodrina, salbutamol, salmeterol, terbutalina). No usarlos conjuntamente.
-Alfentanilo: este fármaco puede inducir bradicardia con mayor incidencia en pacientes tratados crónicamente con bloqueantes beta.
-Alimentos: los alimentos disminuyen la biodisponibilidad del sotalol, el cual debe administrarse en ayunas.
-Aminas simpatomiméticas no selectivas: el uso de bloqueantes beta no selectivos conjuntamente con aminas simpaticomiméticas no selectivas (adrenalina, noradrenalina, dopamina) o de acción alfa estimulante (fenilefrina, etilefrina, metaraminol, efedrina, preparados de efedra o Ma Huang, pseudoefedrina, anfetaminas) resulta en una respuesta hipertensiva exagerada con bradicardia refleja a consecuencia del estímulo alfa sin oposición. La administración concurrente debe desaconsejarse, si se necesita un estímulo inotrópico positivo, considerar usar glucagon.
-Anestésicos generales ésteres fluorados inhalatorios: estos compuestos volátiles sensibilizan el miocardio a la acción de las catecolaminas predisponiendo a las arritmias. Si bien el sotalol es un bloqueante beta, sus acciones como antiarrítmico de clase III pueden potenciar este efecto cardiotóxico. No se recomienda el uso de estos anestésicos en pacientes bajo tratamiento con sotalol.
-Antiácidos: los antiácidos de aluminio o magnesio (hidróxido, carbonato, magaldrato) inducen una disminución de la biodisponibilidad del sotalol, probablemente por quelación del bloqueante beta. Se recomienda ingerir el bloqueante beta dos horas antes o seis horas después de los agentes mencionados.
-Antiarrítmicos de clase I: existe un efecto aditivo entre los agentes antiarrítmicos de clase I y los de clase III aumentando la duración del intervalo Q-T, lo cual puede resultar en arritmias ventriculares severas tales como taquicardia ventricular polimórfica y fibrilación ventricular. Debido a esto la coadministración de los mismos debe ser evitada. Si se requiere combinar antiarritmicos de clase I con sotalol, dejar transcurrir 5 vidas medias de eliminación antes de administrar el reemplazante.
-Antiarrítmicos de clase III: existe un efecto aditivo entre todos los agentes antiarrítmicos de clase III, aumentando la duración del intervalo Q-T, lo cual puede resultar en arritmias ventriculares severas tales como taquicardia ventricular polimórfica y fibrilación ventricular. Debido a esto la coadministración de sotalol con alguno de los mismos debe ser evitada. Adicionalmente, debe considerarse que la administración de amiodarona y un bloqueante beta puede inducir bradicardia sinusal grave e hipotensión arterial.
-Antidepresivos tricíclicos: existe un efecto aditivo entre los antidepresivos tricíclicos y los agentes antiarrítmicos de clase III, aumentando la duración del intervalo Q-T, lo cual puede resultar en cardiotoxicidad severa (taquicardia ventricular polimórfica y fibrilación ventricular). Tener presente que las estos fármacos pueden exhiber efectos hipotensivos aditivos a los del bloqueante beta. Debido a esto la coadministración de ambos tipos de fármacos debe ser evitada.
-Antiinflamatorios no esteroides (AINEs): el empleo de AINEs conjuntamente con bloqueantes beta puede provocar un incremento de la presión arterial, probablemente por inhibir la producción de prostaglandinas vasodilatadoras renales vasodilatadoras. Monitorear la presión sanguínea y, eventualmente, ajustar la dosis del bloqueante beta.
-Antipsicóticos: existe un efecto aditivo entre los agentes antiarrítmicos de clase III y la mayoría de los antipsicóticos típicos y atípicos aumentando la duración del intervalo Q-T, lo cual puede resultar en arritmias ventriculares severas tales como taquicardia ventricular polimórfica y fibrilación ventricular. Tener presente que las fenotiazinas y los tioxantenos pueden exhiber efectos hipotensivos aditivos a los del bloqueante beta. Debido a esto la coadministración de ambos tipos de fármacos debe ser evitada.
-Barbitúricos: estos agentes, en especial el anticonvulsivante fenobarbital, son inductores de la isoforma citocromo 3A4. Debido a que los bloqueantes beta se metabolizan en el hígado por este citocromo, se debe tener presente que existirá un clearance acelerado de estos fármacos y posiblemente inefectividad terapéutica. Se recomienda monitorear la respuesta terapéutica y eventualmente ajustar la dosis del beta bloqueante.
-Bloqueantes alfa-1 adrenérgicos: en pacientes tratados con bloqueantes beta, la respuesta a la primera dosis de un bloqueante alfa-1 adrenérgico como alfuzosina, doxazosina, prazosín, tamsulosina o terazosina (marcada caída de la presión arterial en posición de pie) puede ser exagerada. Se debe administrar el bloqueante alfa en dosis iniciales bajas y antes de acostarse.
-Bloqueantes cálcicos dihidropiridínicos: el empleo concomitante de un bloqueante beta y un bloqueante cálcico dihidropiridínico (nifedipina, amlodipina, nisoldipina, felodipina, barnidipina, lacidipina) puede provocar una grave hipotensión o deprimir la función cardíaca. Si el tratamiento conjunto es necesario se debe monitorear cuidadosamente la función cardíaca especialmente en aquellos pacientes propensos a falla cardíaca.
-Calcio sales (carbonato, citrato, cloruro, gluconato, lactogluconato): al igual que el aluminio y el magnesio, el calcio induce una menor biodisponibilidad del sotalol, probablemente debido a la quelación del mismo. Se recomienda ingerir el bloqueante beta dos horas antes de las sales mencionadas.
-Cisapride: puesto que el cisapride ha provocado en ciertos pacientes arritmias ventriculares serias, el sotalol o cualquier agente otro antiarrítmico clase III no deben ser administrados con cisapride.
-Clindamicina: este antibiótico puede prolongar el Q-T, por lo que se desaconseja su uso con sotalol.
-Clonidina: la supresión abrupta de este agente en pacientes tratados conjuntamente con bloqueantes beta puede producir una hipertensión de rebote exagerada por estímulo alfa. En el caso particular de la clonidina también puede observarse un sindrome de abstinencia con cefalea, postración, aprehensión, sudoración profusa, temblores, enrojecimiento facial, vómitos y palpitaciones. Suspender gradualmente el bloqueante beta previo a discontinuar la clonidina.
-Clordiazepóxido: se ha reportado que el clordiazepóxido prolonga el Q-T, por lo que su uso concomitante con sotalol debe evitarse.
-Cloroquina: la terapia concomitante con cloroquina y un antiarrítmico de clase III debe realizarse con sumo cuidado pues puede incrementarse el intervalo Q-T y, consecuentemente, la cardiotoxicidad.
-Cotrimoxazol: esta asociación antibiótica puede prolongar el Q-T si se administra con agentes antiarrítmicos de clase III, por lo que se desaconseja su uso con sotalol.
-Digoxina: el empleo concomitante de bloqueantes beta y digoxina puede provocar efectos cardiotóxicos aditivos. Se debe monitorear las concentraciones plasmáticas de digoxina y efectuar controles electrocardiográficos.
-Diltiazem: el diltiazem potencia los efectos cardiovasculares de los bloqueantes beta (hipotensión, insuficiencia ventricular izquierda, bradicardia y alteraciones de la conducción A-V). Monitorear la función cardíaca cuidadosamente.
-Diuréticos de asa y tiazídicos: debido a que estos agentes provocan hipocalemia e hipomagnesemia pueden incrementar la toxicidad del sotalol. Corregir el disbalance iónico antes de iniciar la terapia con sotalol. Pesquisar los posibles síntomas de toxicidad cardiovascular (prolongación del Q-T, taquicardia) y neurológica (mareos, desmayo inminente).
-Dolasetrón: el dolasetrón incrementa los efectos adversos del sotalol (bradicardia, hipotensión, cefaleas, mareos), monitorear la aparición de los mismos (bradicardia, hipotensión, cefalea, mareos).
-Espiramicina: este antibiótico puede prolongar el Q-T, por lo que se desaconseja su uso con sotalol.
-Fentanilo y derivados: el empleo de este grupo de opiáceos en la anestesia de pacientes tratados con bloqueantes beta puede producir hipotensión grave. Monitorear la presión arterial.
-Fluconazol: este antifúngico puede prolongar el Q-T, por lo que se desaconseja su uso con sotalol.
-Fluoxetina: debido a que la fluoxetina prolonga el Q-T no debe usarse con sotalol.
-Foscarnet: este antiviral puede prolongar el intervalo Q-T debiendo evitarse el uso conjunto con sotalol.
-Hidrato de cloral: el hidrato de cloral puede incrementar la cardiotoxicidad del sotalol al aumentar la duración del intervalo Q-T. Monitorear el ECG de los pacientes que son tratados con ambos fármacos.
-Hipérico: los extractos de hipérico, de uso muy difundido en fitoterapia, son inductores de la isoforma citocromo 3A4. Debido a que los bloqueantes beta se metabolizan en el hígado por este citocromo, tal asociación debe desaconsejarse ya que existirá un clearance acelerado de estos fármacos y posiblemente inefectividad terapéutica.
-Inhibidores de la acetilcolinesterasa: estos agentes pueden aumentar el riesgo de bradicardia e hipotensión si se utilizan concomitantemente con un bloqueante beta de uso sistémico. Debe observarse que si bien la interacción fue descripta para los anticolinesterásicos clásicos (fisostigmina, neostigmina, piridostigmina), hoy día de uso limitado, se hallan disponibles para el tratamiento de las demencias anticolinesterásicos de acción central (donepezilo, galantamina, rivastigmina, tacrina) que pueden generar dicha interacción.
-Inhibidores de proteasa: como el estos fármacos son inhibidores de las isoformas citocromo 3A4 y 2D6, la coadministración con sotalol puede resultar en toxicidad de este último debido a la redución de su clearance. Monitorear al paciente en busca de signos de toxicidad (hipotensión, sedación, palpitaciones, bradicardia, bloqueo A-V, arritmias) y, eventualmente, reducir la dosis del beta bloqueante.
-Macrólidos: ha sido reportado que los macrólidos y derivados mencionados puede provocar un incremento del intervalo Q-T. Por ello, la terapia concomitante con sotalol y estos antibióticos debe realizarse bajo extrema precaución o evitarse. Monitorear el ECG.
-Mefloquina: la terapia concomitante con la mefloquina y un antiarrítmico de clase III debe realizarse con suma precaución pues puede incrementarse el intervalo Q-T y, consecuentemente, la cardiotoxicidad.
-Metildopa: el empleo conjunto de metildopa y bloqueantes beta puede provocar excepcionalmente un cuadro hipertensivo paradojal ante situaciones de estrés o uso de catecolaminas exógenas por estímulo alfa adrenérgico. Monitorear la presión arterial.
-Metimazol: luego de alcanzar el estado eutiroideo bajo tratamiento con metimazol se observa una disminución del clearance de los bloqueantes beta. En esta instancia se debe disminuir la dosis del bloqueante beta.
-Octreotide: debido a que el octreotide puede prolongar el Q-T no debe usarse con sotalol a fin de evitar cardiotoxicidad.
-Pentamidina: este antiparasitario puede prolongar el Q-T, por lo que se desaconseja su uso con sotalol.
-Quinolonas: algunas quinolonas fluoradas de última generación causan prolongación del intervalo Q-T y muy infrecuentemente arritmias ventriculares. Por ello el uso concomitante de estos antibióticos y el sotalol debe evitarse.
-Regaliz: el uso del regaliz en pacientes tratados con bloqueantes beta puede disminuir la efectividad antihipertensiva de estos últimos al producir retención de sodio y aumento de los valores de presión arterial. El regaliz contiene esteroides que inhiben la 11-beta-hidroxiesteroide-deshidrogenasa renal, enzima que degrada el cortisol favoreciendo su actividad mineralocorticoide. En el caso particular del sotalol, la hipocalemia derivada de su efecto puede potenciar su capacidad arritmogénica. Evitar el uso de regaliz en pacientes hipertensos.
-Rifamicinas: estos antibióticos, en especial la rifampicina y la rifapentina, usadas como antimicobacterianos, son inductores de la isoforma citocromo 3A4. Debido a que los bloqueantes beta se metabolizan en el hígado por este citocromo, se debe tener presente que existirá un clearance acelerado de estos fármacos y posiblemente inefectividad terapéutica. Se recomienda monitorear la respuesta terapéutica y eventualmente ajustar la dosis del beta bloqueante.
-Ritodrina: el empleo de este agonista beta 2 conjuntamente con bloqueantes beta requiere monitorear las respuestas terapéuticas y, eventualmente, ajustar dosis.
-Telitromicina: ha sido reportado que la telitromicina puede provocar un incremento del intervalo Q-T. Por ello, la terapia concomitante con sotalol y estos antibióticos debe realizarse bajo extrema precaución o evitarse. Monitorear el ECG.
-Teofilina: los bloqueantes beta administrados por vía sistémica reducen la efectividad broncodilatadora de la teofilina. Controlar al paciente a fin de ajustar la dosis de teofilina. En el caso del sotalol tener presente la posibilidad de cardiotoxicidad aditiva.
-Vasopresina: existe un efecto aditivo cardiotóxico entre los agentes antiarrítmicos de clase III y vasopresina, induciendo un incremento del intervalo Q-T y arritmias ventricualres serias. Por consiguiente, se desaconseja el uso concomitante.
-Venlafaxina: debido a que la venlafaxina prolonga el Q-T no debe usarse con sotalol.
-Verapamilo: el verapamilo potencia los efectos cardiovasculares de los bloqueantes beta (hipotensión, insuficiencia ventricular izquierda, bradicardia y alteraciones de la conducción A-V). Monitorear la función cardíaca cuidadosamente.
-Yohimbina: el empleo de yohimbina puede contrarrestar el efecto antihipertensivo de los bloqueantes beta y debe descartarse su empleo concurrente.
-Zolmitriptán : debido a que el zolmitriptán prolonga el Q-T, no debe usarse con sotalol.

  Principio Activo