Prospecto e indicaciones



Contraindicaciones

Durante el período postoperatorio inmediato y temprano luego de ileocolostomía. Hipersensibilidad a la hidrocortisona. Infecciones micóticas sistémicas.

Precauciones

En pacientes que reciben dosis sustitutivas, durante períodos de stress se deben aumentar las dosis y utilizar corticoides de acción rápida. En pacientes con insuficiencia suprarrenal por deprivación de corticoides, la misma puede durar por tiempo prolongado, pudiendo requerirse la administración de corticoides durante períodos de stress. Puede enmascarar signos de infección y disminuir la respuesta a las mismas. Debido a que pueden reactivar cuadros de amebiasis latente, se recomienda descartar la presencia de la misma antes del uso de corticoides. Pacientes que reciben tratamientos con corticoides a dosis inmunosupresoras no deben recibir vacunas a virus vivos. El uso de corticoides sistémicos o locales puede incrementar el riesgo de infecciones graves o fatales en pacientes expuestos a infecciones virales como sarampión o varicela. La respuesta inmune a las vacunas inactivadas puede verse reducida en pacientes que reciben tratamiento corticoideo a dosis inmunosupresoras. Infección conocida o sospechada por Strongiloides. Se debe instruir al paciente para que evite la exposición a infecciones virales y a consultar rápidamente en caso de haber estado expuesto a las mismas. El uso de corticoides incrementa el riesgo de aparición de Tuberculosis activa en pacientes con Tuberculosis latente o con PPD positiva, por lo que se debe monitorear la reactivación de la misma. En caso de tratamientos prolongados (más de dos semanas con dosis mayores o iguales a 20 mg/día) se recomienda el uso de profilaxis. El uso de corticoides en tuberculosis activa debe ser restringida a casos de enfermedad fulminante o diseminada conjuntamente con el tratamiento antituberculoso. Luego del uso prolongado (mayor a dos semanas) se deben disminuir las dosis en forma paulatina para evitar insuficiencia renal por deprivación. Los corticoides tienen mayor efecto en pacientes con hipotiroidismo y cirrosis. Deben ser utilizados cuidadosamente en pacientes con: Colitis ulcerativa no especifica. Diverticulitis. Probabilidad de perforación colónica. Absceso colónico u otra infección piógena. Obstrucción colónica o fístulas extensas y tractos sinuosos. Anastomosis intestinal reciente. Ulcera péptica activa. Insuficiencia renal. Hipertensión. Osteoporosis. Miastenia gravis. El uso simultáneo de aspirina y corticoides debe ser cuidadosamente controlado en pacientes con hipoprotrombinemia. Cuando se utilizan durante el tratamiento de la malaria cerebral, el coma puede ser más prolongado y se incrementa el riesgo de neumonía y hemorragias gastrointestinales. Si se administran conjuntamente con diuréticos perdedores de potasio, se debe monitorear la concentración de potasio frecuentemente. Los pacientes pediátricos pueden absorber mayores concentraciones de corticoides de uso tópico. La velocidad de crecimiento debe seguirse en los niños bajo tratamiento con corticoides sistémicos por tiempos prolongados o con altas dosis de corticoides locales.

Interacciones


-Antiácidos: el uso de antiácidos que contienen aluminio, calcio, magnesio, Magaldrato o bicarbonato de sodio disminuye la absorción oral de Hidrocortisona. Se sugiere evaluar cambio de terapéutica si se están utilizando antiácidos.
-Anfotericina B: la combinación de ambos agentes puede predisponer a disfunción cardíaca secundaria a hipocalemia. Se recomienda monitorear el ionograma y la función cardíaca durante el tratamiento combinado.
-Anticonceptivos: la combinación de corticoides con anticonceptivos, puede aumentar la vida media de los primeros, prolongando así el efecto de la hidrocortisona. En pacientes con tratamiento anticonceptivo se deben reducir las dosis de corticoides.
-Antimicóticos azólicos: Estos agentes producirían la reducción del metabolismo mediado por el citocromo P4503A4, produciendo así el aumento de las concentraciones del corticoide, incrementando el riesgo de eventos adversos propios. Las dosis de los corticoides deben reducirse en pacientes que se encuentren bajo tratamiento con antimicóticos azólicos. Además, es aconsejable evaluar el eje hipofiso-adrenal en estos casos.
-Aprepitant: este antiemético puede aumentar los niveles séricos de los Corticosteroides. Se sugiere monitorear ante la aparición de efectos adversos.
-Aspirina: la coadministración de ambos antiinflamatorios produce aumento del riesgo de sangrado y ulceración gastrointestinal por efectos aditivos sobre la mucosa gástrica. Monitorear signos de sangrado digestivo.
-Barbitúricos: pueden incrementar la velocidad de eliminación de los corticosteroides. Existe riesgo de menor eficacia terapéutica. Se sugiere evaluar respuesta al tratamiento.
-Bupropión: la coadministración de ambos agentes puede disminuir el umbral para crisis convulsivas. No se recomienda su uso simultáneo.
-Calcio sales: el uso de sales de calcio disminuye la absorción oral de Hidrocortisona. Se sugiere evaluar cambio de terapéutica si se están utilizando sales de calcio.
-Carbamazepina: la carbamazepina ha demostrado incrementar el metabolismo de los corticoides. A pesar que no se ha reportado específicamente con hidrocortisona, es de esperar que se produzca la misma interacción por lo que se recomienda monitorear la efectividad terapéutica. Se puede requerir un aumento de la dosis de corticoides en pacientes que reciban carbamazepina.
-Ciclosporina: el uso de corticosteroides puede incrementar los niveles séricos de Ciclosporina. Se sugiere monitoreo de la dosis.
-Claritromicina: estos antibióticos disminuyen la velocidad de eliminación de los corticosteroides con mayor riesgo de efectos adversos. Se sugiere evaluación del paciente y eventual cambio de la terapéutica.
-Colestipol: puede disminuir las concentraciones de la hidrocortisona por alterar la absorción de la misma. Separar la toma de ambas drogas por lo menos 4 horas.
-Colestiramina: puede disminuir las concentraciones de la hidrocortisona por alterar la absorción de la misma. Separar la toma de ambas drogas por lo menos 4 horas.
-Diltiazem: esta droga puede disminuir la velocidad de eliminación de los corticosteroides. Se sugiere evaluar aparición de efectos adversos.
-Diuréticos: puede aumentar el riesgo de hipocalemia por efectos aditivos sobre el metabolismo del mismo. Monitorear el ionograma durante el tratamiento combinado.
-Eritromicina: estos antibióticos disminuyen la velocidad de eliminación de los corticosteroides con mayor riesgo de efectos adversos. Se sugiere evaluación del paciente y eventual cambio de la terapéutica.
-Estrógenos: el uso de estrógenos y derivados puede incrementar los niveles séricos de los corticosteroides. Se sugiere monitoreo del paciente y eventual cambio de dosis.
-Fenobarbital: pueden incrementar la velocidad de eliminación de los corticosteroides. Existe riesgo de menor eficacia terapéutica. Se sugiere evaluar respuesta al tratamiento.
-Fenitoína: El uso conjunto demuestra disminución de la efectividad del corticoide, debido al aumento de su metabolismo hepático. Se puede requerir dosis más altas de hidrocortisona en pacientes que reciban ambos tratamientos.
-Fluroquinolonas: Se observa un aumento del riesgo de ruptura tendinosa. Las fluoroquinolonas deberían discontinuarse en pacientes con dolor, inflamación o ruptura tendinosa. Estos pacientes deberán abstenerse de realizar ejercicio hasta descartar el diagnóstico de tendinitis o ruptura tendinosa.
-Glibenclamida: Los corticoides aumentan las concentraciones de glucosa circulante en plasma por lo que se puede requerir un incremento en la dosis de las sulfonilureas. Monitorear la glucemia y ajustar la dosis.
-Hormona de crecimiento humano: Los glucocorticoides disminuyen el efecto de la hormona de crecimiento humana. En el posible caso de requerir el uso simultáneo utilizar la menor dosis de corticoides a fin de no afectar la función de la hormona de crecimiento.
-Insulina: durante el tratamiento concomitante pueden requerirse cambios en el esquema terapéutico en pacientes bajo tratamiento con corticoides, ya que estos aumentan los niveles plasmáticos de glucosa. Monitorear la glucemia y ajustar la dosis de insulina.
-Irinotecan: Cuando se administra este fármaco junto con corticoides, como antiemético, incrementa el riesgo de linfocitopenia e hiperglucemia. Se recomienda realizar dosajes de glucemia seriados y controles del número de leucocitos.
-Isoniazida: los corticosteroides sistémicos pueden disminuir los niveles plasmáticos de Isoniazida. Se sugiere evaluar eficacia terapéutica del antifímico.
-Neostigmina: en pacientes tratados con neostigmina, al iniciar el tratamiento con corticoides puede exacerbarse el cuadro miasténico. Monitorear al paciente al iniciar el tratamiento corticoideo, teniendo en cuenta la posibilidad de necesitar asistencia ventilatoria mecánica. El uso de un régimen posológico en días alternos del corticoide podría producir menos interferencia sobre estos pacientes.
-Piridostigmina: en pacientes tratados con piridostigmina, al iniciar el tratamiento con corticoides puede exacerbarse el cuadro miasténico. Monitorear al paciente al iniciar el tratamiento corticoideo, teniendo en cuenta la posibilidad de necesitar asistencia ventilatoria mecánica. El uso de un régimen posológico en días alternos del corticoide podría producir menos interferencia sobre estos pacientes.
-Primidona: disminuye la concentración plasmática de hidrocortisona debido a la inducción del metabolismo del corticoide. Un incremento de la dosis de corticoide puede ser requerida.
-Quetiapina: puede disminuir las concentraciones de la quetiapina por inducción de su metabolismo. Monitorear la efectividad del antipsicótico y ajustar la dosis.
-Regaliz: el uso aumenta el riesgo de efectos adversos de la hidrocortisona por el efecto hipermineralocorticoideo que produce el regaliz. Utilizar con precaución y disminuir la dosis de hidrocortisona.
-Relajantes musculares: con el uso concomitante puede observarse una disminución de la efectividad del relajante muscular y también, puede presentarse debilidad muscular prolongada y/o miopatía. Si es requerida la terapia combinada, se debe controlar la efectividad del relajante muscular y ajustar la dosis. En caso de tratamientos prolongados, permitir períodos sin relajante muscular para evitar la acumulación de grandes dosis.
-Rifampicina: disminuye la concentración plasmática de hidrocortisona debido a la inducción del metabolismo del corticoide. Un incremento de la dosis de corticoide puede ser requerida.
-Telitromicina: estos antibióticos disminuyen la velocidad de eliminación de los corticosteroides con mayor riesgo de efectos adversos. Se sugiere evaluación del paciente y eventual cambio de la terapéutica.
-Tretinoína: puede disminuir las concentraciones de tretinoína por inducción de su metabolismo. A pesar que no está claro si disminuye la efectividad clínica del retinoide, se recomienda monitorear la eficacia del mismo.
-Tuberculina: el uso de corticoides puede deprimir la respuesta al test de tuberculina. Se recomienda precaución en la interpretación del mismo en estos pacientes.
-Vacunas: Como regla general, las vacunas a virus vivos atenuados o bacterianas no deben ser administradas en pacientes que se encuentran inmunosuprimidos como resultado de prolongados tratamientos con corticoides. Tratamientos a corto a mediano plazo (menos de 14 días), así como aplicaciones tópicas o intraarticulares no son consideradas contraindicaciones. Algo similar sucede en caso de terapia de reemplazo en donde los pacientes no son considerados inmunosuprimidos. Esperar un período de tiempo prudencial (al menos 3 meses) luego de finalizar el tratamiento corticoideo antes de considerar el uso de estas vacunas.
-Verapamilo: esta droga puede disminuir la velocidad de eliminación de los corticosteroides. Se sugiere evalauar aparición de efectos adversos.



Medicamento Hidrocortisona actualizado
Búsquedas frecuentas: Hidrocortisona contraindicaciones, efectos secundarios Hidrocortisona, presentacion, efectos colaterales, precio.

Síguenos

X