Prospecto e indicaciones



Contraindicaciones

-Hipersensibilidad a las sulfamidas o a la trimetoprima.
-Niños menores de 2 años.
-Anemia megaloblástica por déficit de ácido fólico.
-Embarazadas y lactancia.

Precauciones

-Insuficiencia renal o hepática.
-Pacientes con posible deficiencia de folatos (malabsorción, desnutrición, alcoholismo, ancianos, uso de anticonvulsivantes).
-Pacientes con asma bronquial o alergias severas.
-Déficit de glucosa-6. Fosfato deshidrogenasa (riesgo de hemólisis).

Interacciones


-Acenocumarol: puede producir aumento de la actividad del anticoagulante por desplazamiento de las proteínas plasmáticas y disminución del metabolismo del acenocumarol. Monitorear el RIN luego de iniciar o suspender el tratamiento con cotrimoxazol y ajustar la dosis del anticoagulante.
-Adenosina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Amantadita: aumenta el riesgo de aparición de efectos adversos a nivel del sistema nervioso central (SNC) por disminución de la eliminación renal debido a competencia a nivel del sistema secretor de ácidos. Se recomienda, en especial en ancianos, monitorear la aparición de signos de toxicidad en el SNC durante el tratamiento combinado.
-Amiodarona: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Antiarrítmicos clase I y III: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Antidepresivos tricíclicos: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Ciclosporina: aumenta el riesgo de insuficiencia renal e hipercalemia el uso de cotrimoxazol en altas dosis. Monitorear función renal y ionograma.
-Cisapride: la administración de cisapride y trimetoprima aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). La administración del cisapride con cualquier fármaco que prolongue el intervalo Q-T, como la trimetoprima, está contraindicada.
-Claritromicina: la administración de claritromicina y trimetoprima aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). Ambos fármacos prolongan el intervalo Q-T. Se recomienda no administrar claritromicina con fármacos que prolonguen el intervalo Q-T, como la trimetoprima.
-Clindamicina: la administración de clindamicina y trimetoprima aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). Ambos fármacos prolongan el intervalo Q-T. Se recomienda no administrar clindamicina con fármacos que prolonguen el intervalo Q-T, como la trimetoprima.
-Cloroquina: la administración de cloroquina y trimetoprima aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). Se recomienda no administrar cloroquina con fármacos que prolonguen el intervalo Q-T, como la trimetoprima.
-Dapsona: el uso aumenta el riesgo de toxicidad por dapsona (anemia hemolítica, metahemoglobinemia, neuropatía periférica) o por trimetoprima (trombocitopenia, leucopenia, anemia megaloblástica). Se debe monitorear a los pacientes en búsqueda de la toxicidad mencionada y en caso de aparecer los mismos, discontinuar el tratamiento o ajustar las dosis.
-Digoxina: La trimetroprima incrementa las concentraciones en plasma de digoxina, sobre todo en pacientes añosos. Este efecto puede deberse a un descenso de la secreción tubular renal. En pacientes jóvenes y/o sanos esta interacción no se reproduce.
-Dolasetrón: El uso conjunto a dosis. terapéuticas puede prolongar el intervalo Q-T. No se recomienda su coadmnistración. Monitorear el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta y paro cardíaco) de inicio incierto, y la función cardíaca.
-Enflurano: no se recomienda su asociación, por prolongar el intervalo Q-T con mayor riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, y paro cardíaco).
-Eritromicina: ambas drogas pueden prolongar el intervalo Q-T con mayor riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). Monitorear el intervalo Q-T basal y periódicamente durante el tratamiento.
-Espiramicina: la administración de Espiramicina con Cotrimoxazol no es recomendable ya que ambas drogas producen una prolongación del intervalo Q-T, aumentando de esta manera el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco).
-Fenitoína: Se observa un aumento del riesgo de toxicidad por fenitonía (hiperreflexia, nistagmo, temblor y ataxia) debido a la inhibición de su metabolismo. Monitorear al paciente por posibles signos de toxicidad y ajustar la dosis de fenitoína.
-Fluconazol: La administración de fluconazol con Cotrimoxazol no es recomendable ya que ambas drogas producen una prolongación del intervalo Q-T, aumentando de esta manera el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco).
-Fluoxetina: tanto la fluoxetina como el cotrimoxazol pueden aumentar el intervalo Q-T en dosis. terapéuticas. Si bien no se han realizado estudios formales de esta interacción, la administración de estos fármacos no es recomendada. Esto puede incrementar el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Foscarnet: el foscarnet prolonga el intervalo Q-T, pudiendo desencadenar taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsión de punta. Puesto que el cotrimoxazol también puede prolongar el intervalo Q-T y aumentar el riesgo de arritmias, la administración de estas drogas no está recomendada.
-Glipizida: El uso simultáneo de ambos fármacos puede resultar en un incremento de la concentración plasmática del hipoglucemiante, ocasionando cuadro de hipoglucemias marcadas. El efecto se debería a desplazamiento proteico. Se sugiere monitorear niveles de glucemia en pacientes que reciben ambos tratamientos.
-Haloperidol: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Halotano: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Hidrato de cloral: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA): el empleo de esta asociación puede provocar hipercalemia, por un efecto aditivo e inhibición de la secreción de potasio y la reducción de aldosterona. Evitar el uso de IECA junto con trimetoprima, especialmente en pacientes con disfunción renal, y controlar cuidadosamente los niveles séricos de potasio. Se debe considerar la sustitución del anitihipertensivo por otra droga. Si el IECA es necesario se puede suspender temporalmente durante el tratamiento con trimetoprima por el tiempo que dure la infección.
-Isoflurano: puede producir aumento del riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta, paro cardíaco), probablemente por efectos aditivos. No se recomienda la coadministración.
-Lamivudina: El uso simultáneo de ambos agentes puede resultar en un incremento de eventuales efectos adversos propios de la lamivudina. El mecanismo de esta interacción se debería a competición por la eliminación renal. Se sugiere controlar la aparición de efectos indeseados y en caso de aparición ajustar dosis.
-Leucovorina: El uso concomitante con ambos fármacos ha mostrado falta de eficacia del cotrimoxazol. Se desconoce el mecanismo exacto de esta interacción.
-Levomepromazina: la administración de levomepromazina y cotrimoxazol aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). Ambos fármacos prolongan el intervalo Q-T. Se recomienda no administrar levomepromazina con fármacos que prolonguen el intervalo Q-T, como el cotrimoxazol.
-Mefloquina: Si bien no hay suficiente evidencia, se ha observado prolongación del intervalo Q-T en pacientes medicados con mefloquina. El cotrimoxazol también puede prolongar el intervalo Q-T, por lo que se debe ser cauto al administrarlos en forma conjunta.
-Metformina: Secundario a la disminución del clearance de metformina, puede incrementarse los niveles en plasma y así sus efectos. Se sugiere monitorear y eventualmente ajustar la dosis en esta combinación.
-Metotrexate: La administración de cotrimoxazol y metotrexate aumenta el riesgo de mielotoxicidad y pancitopenia por inhibición de la dihidrofolato reductasa por parte de la trimetoprima. Además, desplaza al metotrexate de su unión proteica y aumenta sus niveles plasmáticos. Monitorear clínicamente.
-Metronidazol: El uso concomitante de cotrimoxazol y metronidazol produce un incremento de los niveles de acetaldehídos en sangre causando un mayor riesgo de vómitos, rash, cefaleas, taquicardia e hipotensión arterial. A si mismo se produce una inhibición en la enzima aldehído dehidroginasa. Monitorear clínicamente al paciente.
-Octreotide: Por suma de efectos con el octreotide, puede observarse en el electrocardiograma una peligrosa prolongación del intervalo Q-T, con riesgo de arritmias ventriculares, torsión de punta y paro cardíaco. Evitar la asociación.
-Ondansetrón: el ondansetrón a dosis de 32 mg, puede producir aumento del intervalo Q-T, sumando sus efectos sobre dicho intervalo al cotrimoxazol. A pesar que no hay estudios sobre interacciones a este nivel, dada la potencialidad de la misma, se recomienda utilizar con precaución esta asociación.
-Pentamidina: puede aumentar el riesgo de arritmias cardíacas graves (torsión de punta, paro cardíaco) por efecto aditivo sobre la prolongación del Q-T que producen ambas drogas. Evitar la coadministración.
-Pimozida: puede provocar mayor prolongación del intervalo Q-T, con la consiguiente cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco). No deben ser coadministrados.
-Pipotiazina: puede provocar mayor prolongación del intervalo Q-T, con la consiguiente cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco). Evitar la coadministración.
-Pirimetamina: su utilización concomitante puede incrementar el riesgo de anemia megaloblástica y pancitopenia por efecto aditivo a nivel de la inhibición de la di hidrofolato reductasa. De ser posible evitar la coadministración, caso contrario, monitorear el hemograma y considerar el uso de leucovorina.
-Quetiapina: su coadministración aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolonogación del Q-T, torsión de punta, insuficiencia cardíaca) por efectos aditivos a nivel de la prolongación del Q-T. Evitar la coadministración.
-Risperidona: La Risperidona y el Cotrimoxazol prolongan el intervalo Q-T en dosis. terapéuticas. La administración concomitante de estos fármacos no se recomienda por el riesgo aumentado de cardiotoxicidad (prolongación del Q-T, torsión de punta, paro cardíaco).
-Rosiglitazona: Puede incrementarse la concentración sérica de rosiglitazona en pacientes que reciben ambos tratamientos, aumentando el riesgo de eventos adversos. Se sugiere que el mecanismo involucrado sería la inhibición del citromo P2C8. Monitorear la glucemia y ajustar dosis.
-Sotalol: esta asociación antibiótica puede prolongar el Q-T si se administra con agentes antiarrítmicos de clase III, por lo que se desaconseja su uso con sotalol.
-Sulfonilureas: el uso de sulfonilureas con sulfamidas aumenta el riesgo de hipoglucemia por aumento del efecto hipoglucemiante secundario al desplazamiento de su unión proteica. A pesar que no hay clara evidencia a favor de esta interacción con cotrimoxazol, dada la potencialidad de la misma se recomienda en lo posible evitar esta asociación, caso contrario, monitorear la glucemia y ajustar la dosis de glibenclamida.
-Tacrolimus: el uso de cotrimoxazol en altas dosis. puede aumentar el riesgo de hipercalemia. Monitorear el ionograma.
-Telitromicina: esta asociación antibiótica puede prolongar el Q-T, por lo que se desaconseja su uso con telitromicina.
-Tioridazina: la administración de tioridazina y cotrimoxazol aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolongación del intervalo Q-T, torsión de punta y paro cardíaco). No deben coadministrarse.
-Warfarina: El uso concomitante de warfarina con cotrimoxazol, provoca un incremento en el riesgo de sangrado, por lo que la dosis de warfarina debe ser ajustada a los parámetros hematológicos, tiempo de protrombina y RIN. El mecanismo probable de esta interacción es la inhibición del metabolismo de la warfarina y el desplazamiento de los sitios de unión a proteínas por efecto del cotrimoxazol.
-Zidovudina: El uso de este fármaco en forma conjunta con la zidovudina, aumenta las concentraciones plasmáticas de la misma por lo que su dosis. siempre debe ajustarse. El mecanismo probable sería la inhibición competitiva de la excreción renal de zidovudina. También, se recomienda monitorear el hemograma por efectos aditivos sobre la toxicidad medular.
-Zolmitriptán: su coadministración aumenta el riesgo de cardiotoxicidad (prolonogación del Q-T, torsión de punta, insuficiencia cardíaca) por efectos aditivos a nivel de la prolongación del Q-T. Evitar la coadministración.



Medicamento Cotrimoxazol actualizado
Búsquedas frecuentas: Cotrimoxazol contraindicaciones, efectos secundarios Cotrimoxazol, presentacion, efectos colaterales, precio.

Síguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

X