TRYPTANOL TABLETAS

Para que sirve , efectos secundarios y adversos

Prospecto e indicaciones


TRYPTANOL

TABLETAS
Tratamiento de la depresión

MERCK SHARP & DOHME DE MEXICO, S.A. de C.V.

- DENOMINACION GENERICA
- FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION
- INDICACIONES TERAPEUTICAS
- FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS
- CONTRAINDICACIONES
- PRECAUCIONES GENERALES
- RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
- REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
- INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO
- ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
- PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
- DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION
- MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL
- PRESENTACIONES
- RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
- LEYENDAS DE PROTECCION
- LABORATORIO Y DIRECCION
- NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA

DENOMINACION GENERICA:

Amitriptilina.


FORMA FARMACEUTICA Y FORMULACION:

Química: El clorhidrato de amitriptilina es el clorhidrato de 3-(10, 11-dihidro-5H-dibenzo[a,d]ciclohepten-5-iliden)-N, N-dimetil-1-propanamina. Es un compuesto cristalino de color blanco, fácilmente soluble en agua. Su peso molecular es 313.87. La fórmula empírica es C20H23N?HCl, y la fórmula estructural es:


INDICACIONES TERAPEUTICAS:

TRYPTANOL® está indicado en el tratamiento de la depresión.


FARMACOCINETICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS:

Farmacología: La amitriptilina inhibe el mecanismo de bombeo de la membrana por el que las neuronas adrenérgicas y serotoninérgicas captan la norepinefrina y la serotonina. Farmacológicamente, esa acción puede potenciar o prolongar la actividad neuronal, pues la reabsorción de esas aminas biogénicas es fisiológicamente importante para interrumpir su acción transmisora. Algunos investigadores creen que esa interferencia de la reabsorción de la norepinefrina y/o la serotonina es la base de la actividad antidepresiva de la amitriptilina.

Metabolismo: Los estudios realizados en humanos tras la administración oral de amitriptilina marcada con C14 indicaron que este fármaco es absorbido y metabolizado rápidamente.

La radiactividad del plasma fue prácticamente insignificante, aunque la orina mostró radiactividad considerable cuatro a seis horas después de la administración, y a las 24 horas se había excretado de la tercera parte a la mitad del medicamento. En el hombre, el conejo y la rata, la amitriptilina es metabolizada por N-desmetilación e hidroxilación en puente.

Prácticamente toda la dosis administrada se excreta en forma de conjugados glucurónidos o sulfatados de metabolitos, y en la orina aparece muy poco medicamento intacto. Es posible que intervengan otras vías metabólicas.


CONTRAINDICACIONES:


La amitriptilina está contraindicada en pacientes hipersensibles a ésta. No se debe administrar al mismo tiempo que un inhibidor de la monoaminooxidasa.

Han ocurrido crisis de hiperpirexia, convulsiones intensas y muerte en pacientes que recibieron simultáneamente antidepresivos tricíclicos e inhibidores de la monoaminooxidasa.

Cuando se desee sustituir un inhibidor de la monoaminooxidasa con amitriptilina, se deben dejar pasar por lo menos 14 días después de suspender la administración del primero. Iniciar entonces con precaución la administración de amitriptilina y aumentar gradualmente la dosificación hasta lograr la respuesta óptima.

La amitriptilina está contraindicada en pacientes que están tomando cisaprida, debido a la posibilidad de interacciones cardiacas adversas, como prolongación del intervalo QT, arritmias y trastornos de la conducción.

No se recomienda emplear este medicamento durante la fase aguda de recuperación de un infarto del miocardio. Ver Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia.


PRECAUCIONES GENERALES:


Generales: La amitriptilina se debe usar con precaución en pacientes con antecedentes de convulsiones o con disfunción hepática y, debido a su acción de tipo atropínico, en pacientes con antecedentes de retención urinaria, con glaucoma de ángulo cerrado o con presión intraocular aumentada. En los pacientes con glaucoma de ángulo cerrado, incluso las dosis medias pueden precipitar un ataque.

Ha habido un informe de disritmia mortal que ocurrió 56 horas después de una sobredosis de amitriptilina.

Si es posible, suspéndase la administración del medicamento varios días antes de una intervención quirúrgica.

Ha habido casos de hiperpirexia al administrar concomitantemente antidepresivos tricíclicos y medicamentos anticolinérgicos o neurolépticos, paricularmente en tiempo caluroso.

Este medicamento puede disminuir la capacidad de atención en algunos pacientes, por lo que éstos deben evitar conducir automóviles y otras actividades que resulten peligrosas a causa de dicha disminución.

Empeoramiento clínico y riesgo de suicidio: El riesgo de suicidio es inherente a la depresión y puede persistir hasta ocurrir una remisión significativa. Este riesgo debe ser considerado en todos los pacientes depresivos.

Los pacientes con depresión pueden experimentar empeoramiento de sus síntomas depresivos y/o la aparición de comportamientos o ideas suicidas (suicidalidad), independientemente de que estén o no tomando medicamentos antidepresivos y este riesgo puede persistir hasta ocurrir una remisión significativa. Como la mejoría puede no ocurrir durante las primeras semanas o más del tratamiento, los pacientes deben ser vigilados muy de cerca por empeoramiento clínico y suicidalidad, especialmente al inicio del tratamiento o al cambiar la dosificación, aumentándola o disminuyéndola. Debe considerarse cambiar el tratamiento, incluyendo la posibilidad de suspender el medicamento, en aquellos pacientes en los que la depresión persistentemente empeora o en aquellos con apariciones suicidas severas, súbitas, o que no forman parte de los síntomas iniciales de los pacientes. Los pacientes (y cuidadores de pacientes) deben ser alertados acerca de la necesidad de vigilancia por cualquier empeoramiento de su condición y/o la aparición de pensamientos o comportamientos/ideas suicidas de daño a sí mismos y buscar inmediatamente supervisión médica si se presentan estos síntomas. Los pacientes con depresión co-morbida asociada con otros desórdenes psiquiátricos deben ser tratados con antidepresivos de forma similar a la observada para empeoramiento o clínico y suicidalidad.

Síntomas de ansiedad, agitación, ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad (agresividad), impulsividad, acatisia (inquietud psicomotora), hipomanía y manía, han sido reportados en adultos, adolescentes y niños tratados con antidepresivos para desórdenes depresivos principales, así como para otras indicaciones, ambas siquiátricas o no siquiátricas. Aunque una relación causal entre el surgimiento de dichos síntomas, el empeoramiento de la depresión y/o la aparición de impulsos suicidas no ha sido establecida, es preocupante que dichos síntomas puedan ser precursores de apariciones suicidas.

Familiares o cuidadores de niños y adolescentes tratados con antidepresivos para desorden depresivo principal o para cualquier otra condición (psiquiátrica o no psiquiátrica) deben ser informados acerca de la necesidad de vigilancia de estos pacientes, por la aparición de agitación, irritabilidad, cambios inusuales en el comportamiento y otros síntomas descritos anteriormente, así como por la aparición de suicidalidad y reportar dichos síntomas inmediatamente al médico. Es particularmente importante que el monitoreo se lleve a cabo durante los meses iniciales del tratamiento antidepresivo o cuando se aumenten o disminuyan las dosis.

Las prescripciones de TRYPTANOL® deben hacerse con la menor cantidad de tabletas, especialmente para reducir el riesgo de sobredosis.

Trastornos cardiovasculares: Se debe vigilar cuidadosamente a los pacientes con trastornos cardiovasculares. Se ha informado que los medicamentos antidepresivos tricíclicos, incluyendo el clorhidrato de amitriptilina, han provocado arritmias, taquicardia sinusal y prolongación del tiempo de conducción, especialmente cuando se han empleado a dosis elevadas. Ha habido casos de infarto del miocardio y de apoplejía relacionados con medicamentos de esta clase.

Trastornos endocrinológicos: Cuando se administra amitriptilina a pacientes hipertiroideos o que están recibiendo medicación tiroidea, se les debe vigilar estrechamente.

Trastornos psíquicos: Durante el tratamiento persiste la posibilidad de suicidio en los pacientes deprimidos, por lo que no se debe dejar una gran cantidad del medicamento a su alcance.

Cuando se usa clorhidrato de amitriptilina para tratar el componente depresivo de la esquizofrenia, se pueden agravar los síntomas psicóticos. En la psicosis maniacodepresiva, los pacientes deprimidos pueden pasar a la fase maniaca. Las ilusiones paranoides, con o sin hostilidad asociada, pueden aumentar de intensidad. En cualquiera de estos casos, puede ser aconsejable reducir la dosificación de amitriptilina o emplear al mismo tiempo un medicamento antipsicótico.

Empleo en niños: TRYPTANOL® no se recomienda para el tratamiento de la depresión en personas menores de 18 años. El tratamiento con TRYPTANOL® debe ser vigilado cuidadosamente por el médico y debe considerarse el suspendelo/discontinuarlo si la sintomatología sugiere riesgo de suicidio y/o se observa falta de eficacia con el tratamiento.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:


Empleo durante el embarazo: No se han hecho estudios bien controlados con amitriptilina en mujeres embarazadas. Por lo tanto, al administrar el medicamento a una mujer embarazada, o que puede embarazarse, se deben comparar los beneficios potenciales con los posibles riesgos para la madre y el niño.

Madres lactantes: La amitriptilina aparece en la leche materna. Debido a la posibilidad de que la amitriptilina cause reacciones adversas graves en los lactantes, la madre debe dejar de amamantar o dejar de tomar el medicamento.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:


Nota: En la lista siguiente se han incluido algunas reacciones adversas que no han sido reportadas con este medicamento en particular.

Sin embargo, las semejanzas farmacológicas entre los antidepresivos tricíclicos hacen necesario tener en cuenta cada una de esas reacciones cuando se administra amitriptilina.

Cardiovasculares: Hipotensión, síncope, hipertensión, taquicardia, palpitaciones, infarto del miocardio, arritmias, bloqueo cardiaco, apoplejía, cambios electrocardiográficos inespecíficos y cambios de la conducción auriculoventricular.

Del sistema nervioso central y neuromusculares: Confusión, alteraciones de la concentración, desorientación, ilusiones, alucinaciones, excitación, ansiedad, inquietud, somnolencia, insomnio, pesadillas, entumecimiento, hormigueo y parestesias de las extremidades, neuropatía periférica, incoordinación, ataxia, temblores, coma, convulsiones, alteraciones electroencefalográficas, síntomas extrapiramidales, incluyendo movimientos involuntarios anormales y discinesia tardía, disartria, tinnitus.

Anticolinérgicas: Sequedad de boca, visión borrosa, midriasis, trastornos de la acomodación, aumento de la presión intraocular, estreñimiento, íleo paralítico, hiperpirexia, retención urinaria, dilatación de las vías urinarias.

Alérgicas: Erupción cutánea, prurito, urticaria, fotosensibilización, edema facial y lingual.

Hematológicas: Depresión de la médula ósea, incluyendo agranulocitosis, leucopenia, eosinofilia, púrpura, trombocitopenia.

Gastrointestinales: Náuseas, malestar epigástrico, vómito, anorexia, estomatitis, sabor extraño, diarrea, tumefacción parotídea, lengua negra y, en raros casos, hepatitis (con alteración de la función hepática e ictericia).

Endocrinológicas: Tumefacción testicular y ginecomastia en el hombre, crecimiento mamario y galactorrea en la mujer, aumento o disminución de la libido, impotencia, aumento o disminución de la glucemia, síndrome de secreción insuficiente de hormona antidiurética.

Otras: Mareo, debilidad, fatiga, cefalea, pérdida o aumento de peso, edema, hiperhidrosis, micción frecuente, alopecia.

Síntomas por suspensión del tratamiento: La suspensión brusca de un tratamiento prolongado con amitriptilina puede ocasionar náuseas, cefalea y malestar general. Se ha reportado que la disminución gradual de la dosificación ha producido en el transcurso de dos semanas síntomas pasajeros como irritabilidad, inquietud, pesadillas y trastornos del sueño. Estos síntomas no indican adicción.

En raros casos ha aparecido manía o hipomanía dos a siete días después de suspender un tratamiento prolongado con antidepresivos tricíclicos.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO:


Otros medicamentos antidepresivos: Debido a la potencia de TRYPTANOL®, generalmente la adición de otros medicamentos antidepresivos no proporciona ningún beneficio terapéutico adicional. Se han observado reacciones adversas tras la administración combinada de medicamentos antidepresivos con distintos mecanismos de acción, por lo que el clorhidrato de amitriptilina sólo se debe combinar con otros antidepresivos con pleno conocimiento de la posibilidad de potenciación y de la farmacología de ambos fármacos.

No ha habido informes de reacciones adversas en pacientes que cambiaron directamente de clorhidrato de amitriptilina a protriptilina o viceversa.

Guanetidina: La amitriptilina puede bloquear la acción antihipertensiva de la guanetidina y de los compuestos de acción similar.

Anticolinérgicos/simpaticomiméticos: Cuando se administra amitriptilina al mismo tiempo que medicamentos anticolinérgicos o simpaticomiméticos, incluso epinefrina mezclada con un anestésico local, es necesario vigilar estrechamente al paciente y ajustar cuidadosamente la dosificación.

Los pacientes que reciben al mismo tiempo antidepresivos tricíclicos y medicamentos de tipo anticolinérgico pueden presentar íleo paralítico.

Depresores del sistema nervioso central: La amitriptilina puede aumentar la respuesta al alcohol y los efectos de los barbitúricos y de otros depresores del sistema nervioso central.

Se recomienda tener precaución si el paciente recibe al mismo tiempo dosis altas de etilclorovinol. Se ha reportado delirio pasajero en pacientes tratados con 1 g de etilclorovinol y 75 a 150 mg de amitriptilina.

Disulfiram: Ha habido casos de delirio al administrar al mismo tiempo amitriptilina y disulfiram.

Electrochoques: La administración simultánea de amitriptilina y electrochoques puede aumentar los riesgos del tratamiento. Este tratamiento asociado se debe limitar a los casos en que sea indispensable.

Analgésicos: Los antidepresivos tricíclicos pueden aumentar el riesgo de convulsiones en los pacientes que están tomando tramadol.

Medicamentos que son metabolizados por el citocromo P450 2D6: El uso concomitante de antidepresivos tricíclicos con medicamentos capaces de inhibir el citocromo P450 2D6 (como la quinidina y la cimetidina) o que son substratos de ese sistema enzimático (como muchos otros antidepresivos, las fenotiacinas y los antiarrítmicos del tipo 1C propafenona y flecainida) puede requerir emplear dosis de ambos medicamentos menores que las usuales. Siempre que se retire del tratamiento combinado uno de esos otros medicamentos, puede ser necesario aumentar la dosificación del antidepresivo tricíclico. Aunque todos los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (como la fluoxetina, la sertralina y la paroxetina) inhiben el citocromo P450 2D6, el grado de inhibición puede variar de uno a otro.

Aunque el citocromo P450 2D6 metaboliza amitriptilina en varios metabolitos, se ha observado en estudios in vitro que el metabolismo de amitriptilina es por múltiples enzimas del citocromo P450, incluyendo P450 3A4, 2Cl9 y lA2 y estudios clínicos han demostrado que inhibidores e inductores del citocromo P450 3A4 parecen alterar las concentraciones de amitriptilina. Con respecto al citocromo P450 3A4, los inhibidores de la enzima (por ejemplo, ketoconazol, ritonavir, etcétera) pueden incrementar las concentraciones de amitriptilina en plasma e incrementar su acción. Además, los inductores de la enzima (por ejemplo, carbamazepina, fenitoina, hierba de San Juan, etcétera) pueden incrementar su metabolismo y disminuir su efecto. Debe tenerse precaución cuando se administre amitriptilina a pacientes que reciben medicamentos que inhiban o induzcan las enzimas del citocromo P450.

Síndrome de la serotonina: Se han reportado casos del ??síndrome de la serotonina? (alteraciones de la cognición, la conducta, la función del sistema nervioso autónomo y la actividad neuromuscular) al emplear al mismo tiempo amitriptilina y otros medicamentos que aumentan la serotonina.


ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO:


No hay datos disponibles.


PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:


No se han reportado efectos adversos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis o sobre el desarrollo.


DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION:


Oral.

Consideraciones sobre la dosificación: La dosificación inicial debe ser baja, para ir aumentándola poco a poco mientras se vigila cuidadosamente la respuesta clínica y la aparición de cualquier signo de intolerancia.

Dosificación inicial para adultos no hospitalizados: La administración de 75 mg diarios de TRYPTANOL® distribuidos en varias dosis suele ser satisfactoria. Si es necesario, se puede aumentar hasta un total de 150 mg diarios. Es preferible hacer los aumentos en las dosis correspondientes a la tarde y/o a la hora de acostarse. El efecto sedante suele aparecer rápidamente, la actividad antidepresiva puede manifestarse a los tres o cuatro días o tardar hasta 30 días en producir el efecto adecuado.

Otros métodos para iniciar el tratamiento en pacientes no hospitalizados son: a) Administrar 50 a 100 mg de TRYPTANOL®, de preferencia al anochecer o a la hora de acostarse; esta dosis se puede aumentar de 25 en 25 mg o de 50 en 50 mg, según sea necesario, hasta un total de 150 mg al día. b) Administrar una dosis de 75 mg, de preferencia al anochecer o a la hora de acostarse, y, si es necesario, aumentar a dos dosis de 75 mg, en una sola toma o una en la mañana y otra en la noche.

Dosificación para pacientes hospitalizados: Inicialmente, pueden necesitar 100 mg diarios. Si es necesario, se puede aumentar gradualmente hasta 200 mg diarios. Un pequeño número de pacientes hospitalizados puede llegar a necesitar hasta 300 mg diarios.

Dosificación para ancianos: En general, en estos pacientes se recomienda emplear dosificaciones menores. En los ancianos que quizá no toleren una dosificación mayor pueden ser suficientes 50 mg diarios.

La dosificación diaria necesaria se puede distribuir en varias dosis, o administrarla en una sola dosis, de preferencia al anochecer o a la hora de acostarse.

Dosificación de mantenimiento: La dosificación de mantenimiento usual es de 50 a 100 mg diarios de TRYPTANOL®. Para el tratamiento de mantenimiento, la dosificación diaria total se puede administrar en una sola dosis, de preferencia al anochecer o a la hora de acostarse. Una vez lograda una mejoría satisfactoria, se debe reducir la dosificación a la menor cantidad que mantenga el alivio de los síntomas. Conviene continuar el tratamiento de mantenimiento durante tres meses o más para disminuir la posibilidad de una recaída.

Concentraciones plasmáticas: Debido a la amplia variación de la absorción y de la distribución de los antidepresivos tricíclicos en los líquidos del organismo, es difícil correlacionar directamente sus concentraciones plasmáticas con su efecto terapéutico.

No obstante, la determinación de las concentraciones plasmáticas puede ser útil para identificar a los pacientes que presentan efectos tóxicos y quizás tengan concentraciones excesivas, o en los que se sospeche una absorción deficiente o una falta de cumplimiento del tratamiento prescrito.

Los ajustes de la dosificación se deben hacer basándose en la respuesta clínica del paciente y no en las concentraciones plasmáticas del medicamento.


MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:


La sobredosificación de esta clase de medicamentos puede causar la muerte. En la sobredosificación intencional de antidepresivos tricíclicos es frecuente la ingestión de múltiples medicamentos y de alcohol.

Como el manejo de la sobredosificación es complejo y variable, se recomienda que el médico solicite a un centro de control de intoxicaciones la información actualizada sobre el tratamiento. Los signos y síntomas de toxicidad se desarrollan rápidamente tras la sobredosis del antidepresivo tricíclico, por lo que es necesario hospitalizar y monitorear al paciente lo más pronto posible.

Manifestaciones: Las manifestaciones más importantes de la sobredosificación incluyen disritmias cardiacas, hipotensión intensa, convulsiones, depresión del sistema nervioso central y coma. Los cambios en el electrocardiograma, particularmente en el eje o la amplitud del complejo QRS, son indicadores clínicamente significativos de la intoxicación por antidepresivos tricíclicos.

Otros signos de sobredosificación pueden incluir confusión, trastornos de la concentración, alucinaciones visuales transitorias, midriasis, agitación, híperreflexia, estupor, somnolencia, rigidez muscular, vómito, hipotermia, hiperpirexia, o cualquiera de los síntomas citados en Reacciones secundarias.

Manejo:

General: Tomar un electrocardiograma e iniciar inmediatamente monitoreo cardiaco. Proteger las vías respiratorias del paciente, establecer una línea intravenosa e iniciar la descontaminación gastrointestinal. Es necesario un mínimo de seis horas de observación con monitoreo cardiaco y vigilando la aparición de signos de depresión del sistema nervioso central o de la respiración, hipotensión arterial, disritmias y/o bloqueos de la conducción cardiaca y convulsiones. Si en cualquier momento durante ese periodo aparecen signos de toxicidad, hay que prolongar el monitoreo. Se han reportado casos de pacientes que fallecieron por disritmias tiempo después de una sobredosis, que antes de morir tenían signos clínicos significativos de intoxicación, a la mayoría de los cuales se les practicó una descontaminación gastrointestinal insuficiente. El manejo de la sobredosificación no se debe basar en el monitoreo de las concentraciones del medicamento en el plasma.

Descontaminación gastrointestinal: A todos los pacientes en quienes se sospeche sobredosis de un antidepresivo tricíclico se les debe hacer descontaminación gastrointestinal, la cual debe incluir lavado gástrico abundante, seguido por la administración de carbón vegetal activado. Si el paciente está inconsciente, se debe asegurar la vía respiratoria antes de hacer el lavado gástrico. Está contraindicado provocar el vómito.

Cardiovascular: Una duración máxima del complejo QRS de 0.10 segundos en las derivaciones de las extremidades puede ser el mejor índice de la gravedad de la sobredosis. Se debe administrar bicarbonato de sodio intravenoso para mantener el pH sanguíneo entre 7.45 y 7.55. Si la respuesta del pH es insuficiente, también se puede emplear la hiperventilación. El uso concomitante de hiperventilación y bicarbonato de sodio se debe hacer con gran precaución y vigilando frecuentemente el pH sanguíneo. Es indeseable llegar a un pH mayor de 7.60 o a una pCO2 menor de 20 mm Hg. Las disritmias que no respondan al tratamiento con bicarbonato de sodio e hiperventilación pueden responder a la administración de lidocaína, bretilio o fenitoína. Generalmente están contraindicados los antiarrítmicos de los tipos 1A y 1C (como la quinidina, la disopiramida y la procainamida).

En raros casos, la hemoperfusión puede ser beneficiosa en la inestabilidad cardiovascular aguda refractaria en pacientes con intoxicación aguda. Sin embargo, generalmente se ha reportado que la hemodiálisis, la diálisis peritoneal, la exsanguinotransfusión y la diuresis forzada han sido ineficaces en la intoxicación por antidepresivos tricíclicos.

Sistema nervioso central: En los pacientes con depresión del sistema nervioso central se recomienda la entubación traqueal temprana, debido a la posibilidad de un brusco deterioro. Las convulsiones se deben controlar con benzodiazepinas o, si éstas resultan ineficaces, con otros anticonvulsivos (como fenobarbital o fenitoína). No se recomienda administrar fisostigmina, excepto para tratar síntomas que ponen en peligro la vida y no han respondido a otros tratamientos, y sólo en estrecha consulta con un centro de control de intoxicaciones.

Seguimiento psiquiatrico: Como la sobredosificación es a menudo intencional, los pacientes pueden tratar de suicidarse por otros medios durante la fase de recuperación de la sobredosificación, por lo que puede ser apropiada la interconsulta psiquiátrica.

Manejo de la sobredosificación en niños: Los principios del manejo de la sobredosificación en niños son similares a los de los adultos. Es sumamente recomendable que el médico consulte al centro do control de intoxicaciones local sobre el tratamiento específico en niños.


PRESENTACIONES:


TRYPTANOL® se presenta en caja con 50 tabletas de 25 mg cada una.


RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:


Consérvese a menos de 25°C (77°F), se permiten variaciones hata 30°C (86°F). Manténgase en su envase bien cerrado.


LEYENDAS DE PROTECCION:


Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica.


LABORATORIO Y DIRECCION:


MERCK SHARP & DOHME DE MEXICO, S.A. de C.V.
Av. San Jerónimo Núm. 369, Piso 8
Colonia Tizapán
01090 México, D.F.
® Marca registrada por Merck & Co., Inc.
Whitehouse Station, N.J., U.S.A.
IPC-TTN-I/T/S/C-072005


NUMERO DE REGISTRO Y CLAVE IPPA :


Reg. Núm. 56721, SSA
DEAR-05330020510848/RM2006/IPPA





Artículos relacionados

Actualmente no disponemos articulos relacionados con este medicamento TRYPTANOL TABLETAS

Medicamento TRYPTANOL TABLETAS actualizado
Búsquedas frecuentas: TRYPTANOL TABLETAS contraindicaciones, efectos secundarios TRYPTANOL TABLETAS, presentacion, efectos colaterales, precio.

Síguenos