Plaquenil

Para qué sirve Plaquenil , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Laboratorio

Sanofi Synthelabo de Argentina S.A.

Composición

Cada comprimido recubierto contiene: hidroxicloroquina sulfato 200mg, excipientes c.s.

Para qué sirve

Antirreumático.

Propiedades

Droga de acción antimalárica, también recomendada para el tratamiento de la artritis reumatoidea, artritis crónica juvenil, lupus eritematoso discoide y sistémico.

Indicaciones

Lupus eritematoso y artritis reumatoidea: el sulfato de hidroxicloroquina se usa para el tratamiento del lupus eritematoso (discoide crónico y sistémico) y la artritis reumatoidea crónica y aguda, especialmente en pacientes que padeciendo estas enfermedades no responden satisfactoriamente a drogas con menores efectos secundarios. Malaria: la hidroxicloroquina está indicada en el tratamiento y supresión de ataques agudos de malaria. Como el sulfato de cloroquina, el sulfato de hidroxicloroquina es muy activo contra las formas eritrocíticas de P. vivax, P. ovale y P. malaria y formas de P. falciparum (pero no contra los gametocitos de P. falciparum). El sulfato de hidroxicloroquina no previene una recaída en pacientes con malaria vivax o malariae. Asimismo, logra interrumpir ataques agudos y prolongar significativamente el intervalo entre el tratamiento y la recaída. En pacientes con malaria falciparum suprime el ataque agudo y cura la infección por completo, salvo cuando se trata de alguna forma de P. falciparum resistente a la droga.

Cómo tomar

Un comprimido de 200mg de sulfato de hidroxicloroquina es equivalente a 155mg de base. Artritis reumatoidea: el sulfato de hidroxicloroquina tiene acción acumulativa, y se requieren varios meses para observar sus efectos terapéuticos beneficiosos, mientras que las reacciones secundarias menores pueden aparecer relativamente pronto. Es probable que se necesiten varios meses de tratamiento para obtener resultados máximos. En caso de que no exista mejoría notoria en el término de seis meses (inflamación reducida en las articulaciones, mejor movilidad) se deberá suspender la droga. No se ha comprobado que la droga resulte inocua en el tratamiento de la artritis reumatoidea juvenil. Dosis inicial. Adultos: entre 400mg y 600mg (310mg y 465mg base) diariamente, en las comidas o con un vaso de leche. En un pequeño porcentaje de pacientes pueden observarse efectos colaterales problemáticos que demandarán la reducción de la dosis inicial. Después de 5 a 10 días aproximadamente, se podrá aumentar la dosis hasta alcanzar el nivel de respuesta óptimo, generalmente sin que se repitan los efectos colaterales. Dosis de mantenimiento: cuando se logra una buena respuesta (generalmente 4 a 12 semanas después) se reduce la dosis en un 50% y se sigue con el nivel usual para mantenimiento que oscila entre los 200mg y los 400mg diarios (=155mg a 310mg de base). La droga siempre debe tomarse con un vaso de leche o en la comida. En caso de recaída posterior a la suspensión de la medicación, se debe reanudar el tratamiento o continuarlo a intervalos, si no existen contraindicaciones a nivel ocular o de otro tipo. Malaria. Supresión. Adultos: 400mg (310mg iniciales) suministrados exactamente el mismo día de cada semana. Niños: la dosis supresora es de 5mg de base por kg de peso corporal; no debe exceder la dosis para adultos, independientemente del peso del niño. Es conveniente iniciar la terapia de supresión 2 semanas antes de la exposición. Los adultos pueden recibir una dosis doble de 800mg (620mg de base) y los niños de 10mg base/kg de peso corporal, en los dos casos dividida en dos tomas, la segunda después de seis horas. La terapia de supresión se continúa 8 semanas después de abandonar el área endémica. Tratamiento del ataque agudo. Adultos: inicial 800mg (620mg base) seguida de 400mg (310mg de base) a las 6 a 8 horas y 400mg (310mg base) al día siguiente; o sea 24 horas más tarde (2g de sulfato de hidroxicloroquina o 1,55 base). También es eficaz suministrar una dosis única de 800mg (620mg base). La dosis para adultos puede ser calculada también sobre la base del peso corporal, éste método es preferible para infantes y niños. Se administra un total de 25mg base por kg de peso corporal en tres días, como se detalla: primera dosis: 10mg base por kg (pero sin exceder la dosis única de 620mg base). Segunda dosis: 5mg base por kg (pero sin exceder la dosis única de 310mg base), seis horas después de la primera dosis. Tercera dosis: 5mg base por kg, 18 horas después de la segunda dosis. Cuarta dosis: 5mg base por kg, 24 horas después de la tercera dosis. Para lograr la cura definitiva de la malaria (vivax o malariae) es necesario una terapia simultánea con un compuesto de 8-aminoquinolina. Lupus eritematoso: inicialmente la dosis promedio en adultos es de 400mg (310mg base) una o dos veces por día. Puede continuar varias semanas o meses de acuerdo con la respuesta del paciente. Para tratamientos prolongados seguir con una dosis menor de 200mg a 400mg (= 155mg a 310mg base) diarios.

Contraindicaciones

El uso de esta droga está contraindicado en pacientes con antecedentes de maculopatías, no debe ser usado en aquellos que son sensibles a los compuestos derivados de la 4-aminoquinolina. Dado que el fosfato de cloroquina está asociado con daño coclear cuando se lo toma en altas dosis durante el embarazo, el sulfato de hidroxicloroquina no deberá por lo tanto ser usado en esa condición a excepción de que el médico considere que el beneficio lo justifica.

Efectos secundarios

Los defectos en el campo visual y las retinopatías con cambios en la pigmentación pueden ocurrir, pero no son comunes si las dosis diarias recomendadas no son excedidas. En su aparición reciente, parecen ser reversibles con la suspensión de hidroxicloroquina. Si se permite su desarrollo, existe riesgo de un aumento progresivo aun después de la suspensión del tratamiento. Es posible la aparición de erupciones en la piel, cambios de pigmentación de la epidermis y mucosas, encanecimiento, alopecia, que se resuelven con la suspensión del tratamiento. Náuseas, diarrea, anorexia, dolor abdominal y raramente vómitos, son síntomas que desaparecen con la reducción de la dosis o suspensión del tratamiento. Resultan menos frecuentes: debilidad muscular, vértigo, zumbido de oídos, sordera, dolor de cabeza, inestabilidad nerviosa y emocional. Raramente han aparecido: depresión de la médula ósea, cardiomiopatías, neuromiopatías, psicosis y convulsiones. El sulfato de hidroxicloroquina puede provocar porfiria y psoriasis no sensible a la luz.

Precauciones

El sulfato de hidroxicloroquina no es efectivo contra formas resistentes de P. falciparum. Previo a comenzar el tratamiento con sulfato de hidroxicloroquina los pacientes deberán ser examinados oftalmológicamente. A fin de tener un punto de referencia para ser comparados una vez que se haya indicado el tratamiento con la droga, para poder descartar o no su relación con la misma, los estudios a realizar son: agudeza visual, fundoscopia, examen de campo visual con objetivo rojo, examen con lámpara de hendidura. Los métodos recomendados para el diagnóstico precoz de la retinopatía por cloroquina son los siguientes: examen fundoscópico de la mácula para detectar cualquier cambio en la pigmentación o pérdida del reflejo de la fóvea, examen del campo visual central con un objeto rojo pequeño de prueba para detectar escotoma pericentral o paracentral, o determinar los umbrales de la retina a la luz roja. Los exámenes oftalmológicos deben repetirse al menos cada seis meses y deberán incluir test de agudeza visual, cuidadoso control oftalmoscópico y de campo visual con objetivo rojo. Si se observa alguna anormalidad en la agudeza visual, el campo visual o las áreas maculares de la retina o algún síntoma de la visión, que no puedan deberse a dificultades de adaptación u opacidad en la corrección, la droga será suspendida inmediatamente y el paciente permanecerá bajo observación estricta para detectar cualquier avance en los trastornos mencionados. Si no se exceden las dosis diarias recomendadas, es muy poco frecuente la aparición de retinopatías. La administración de dosis máximas recomendadas parecería aumentar el riesgo de retinopatías y acelerar su comienzo. Se puede producir deterioro de la acomodación visual después de iniciado el tratamiento, por lo que se debe advertir a los pacientes que manejan vehículos o maquinaria en general. Se deberían tomar precauciones cuando PLAQUENIL se suministra a pacientes con enfermedad hepática o renal, en aquellos tratados con medicamentos que afectan a estos órganos y en pacientes con trastornos gastrointestinales, neurológicos o hemáticos severos. Se deberá poner atención a la reducción de la dosificación en pacientes con funcionamiento renal y hepático dañado severamente. Debe administrarse con precaución a pacientes sensibles a la quinina, con deficiencia de glucosa-6-fosfato dehidrogenasa, con porfiria cutánea tardía y con psoriasis. Aunque el riesgo de depresión de la médula ósea es bajo, se recomiendan controles periódicos de sangre. Si se manifiestan anormalidades, la hidroxicloroquina debe ser discontinuada. Este medicamento debe ser mantenido fuera del alcance de los niños que son particularmente sensibles a los efectos tóxicos de las 4-aminoquinolinas.

Interacciones medicamentosas

El sulfato de hidroxicloroquina incrementa los niveles de digoxina en plasma y puede también estar sujeto a varias de las interacciones atribuidas a la cloroquina, aun cuando no hayan aparecido las comunicaciones específicas. Estas incluyen: potenciación de su acción bloqueante directa a nivel de la unión neuromuscular por antibióticos aminoglucósidos, aparición de síntomas de miastenia gravis; cimetidina, antagonismo del efecto de la neostigmina y piridostigmina, reducción de la respuesta a la inmunización primaria de la rabia. Si el paciente está dosificado con antiácidos, deberán pasar 4 horas para la toma de sulfato de hidroxicloroquina (los antiácidos reducen su absorción).

Sobredosificación

Se ha probado recuperación después de la ingestión de 36 comprimidos, mientras que una dosis de 54 comprimidos es fatal. La sobredosis con 4-aminoquinolinas es particularmente peligrosa en niños, se ha probado que 1 a 2 gramos es fatal. Los síntomas por sobredosis son dolor de cabeza, disturbios visuales, colapso cardiovascular y convulsiones, seguidos por paro cardíaco y respiratorio repentino. Ya que estos efectos pueden aparecer enseguida de tomar la dosis masiva, el tratamiento debe ser inmediato y sintomático. Se debe provocar el vaciado estomacal por vómito o lavado gástrico. Finalmente, la administración de carbón en una dosis igual a 5 veces la sobredosis puede evitar la absorción de la droga si se introduce en el estómago por un tubo, seguido de lavado gástrico, dentro de los 30 minutos de ingestión de la sobredosis. El diazepam puede revertir la cardiotoxicidad de la cloroquina. Algunos estudios han comunicado un efecto beneficioso del diazepam en caso de sobredosis. Se debe establecer soporte respiratorio y manejo del shock. Ante la eventualidad de una sobredosificación, concurrir al hospital más cercano.

Presentación

Envase con 60 comprimidos recubiertos de 200mg.
Más información :
Sanofi Synthelabo de Argentina S.A.HIDROXICLOROQUINASISTEMA MUSCULOESQUELETICOOTRAS DROGAS PARA DESORDENES DEL SISTEMA MUSCULOESQUELETICOOTRAS DROGAS PARA DESORDENES DEL SISTEMA MUSCULOESQUELETICOQuinina y derivados

Definiciones médicas / Glosario
  1. MALARIA, Se debe a un parásito transmitido por el mosquito anófeles, insecto que suele picar al hombre al atardecer y por la noche, inyectando los parásitos en la sangre, mediante la cual viajan hasta el hígado donde se multiplican con rapidez, en el interior de las células, las que terminan por estallar, liberando más parásitos hacia la sangre, en la que, en esta segunda fase, penetran en los glóbulos rojos.
  2. RABIA, Enfermedad vírica transmitida por el mordisco o lamida de un animalinfectado.
  3. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  Medicamentos