GLIBENCLAMIDA

3/5 - 2 votos

Para que sirve , efectos secundarios y adversos

Prospecto e indicaciones


Información adicional

  • Tenga especial cuidado durante el embarazo.
  • No usar GLIBENCLAMIDA con lactantes.
  • Revise siempre que no sea alérgico a ninguno de los componentes de GLIBENCLAMIDA
  • Recuerda consultar siempre con su médico, la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud.


FARMACOLOGIA
     GLIBENCLAMIDA

 

La información farmacológica contenida en esta revisión está concebida como un suplemento y no como un substituto del conocimiento, experiencia, habilidades y juicio del médico para el tratamiento de su paciente.



La ausencia de información o advertencias para un fármaco específico o para una combinación de fármacos no debe ser interpretada como indicativa de que el fármaco o su combinación es segura, apropiada o efectiva para todo paciente.


INTRODUCCIÓN

Glibenclamida es una sulfonilurea oral que disminuye las concentraciones sanguíneas de glucosa.(1)

CLASIFICACIÓN

Pertenece a los agentes antidiabéticos. Es una sulfonilurea de segunda generación.(1,2)

FARMACOCINÉTICA

Los estudios de dosis únicas con tabletas de glibenclamida en sujetos normales demuestran una absorción significativa de glibenclamida en una hora, con niveles pico aproximadamente a las 4 horas (2-3 horas para glibenclamida micronizada), y niveles bajos pero detectables a las 24 horas. Los niveles séricos promedio de glibenclamida, como se refleja en las áreas bajo la curva de tiempo de concentración sérica, se incrementan en proporción a los incrementos correspondientes en la dosis. Los estudios de dosis múltiples con glibenclamida en pacientes diabéticos demuestran curvas de tiempo de concentración del nivel del fármaco similares a los estudios de dosis únicas, indicando que glibenclamida no se incrementa en los depósitos tisulares. La disminución de la glibenclamida estándar en el suero de individuos sanos normales es bifásica; la vida media terminal es de aproximadamente 10 horas. En los estudios de dosis únicas en sujetos normales en ayunas, a quienes se les administró glibenclamida estándar, el grado y duración de la reducción de la glicemia es proporcional a la dosis administrada y al área bajo la curva de tiempo de concentración del nivel farmacológico. El efecto sobre la disminución de la glicemia persiste durante 24 horas, después de una dosis única en la mañana, en pacientes en ayunas. Bajo condiciones de administración repetida, en pacientes diabéticos, sin embargo, no existe una correlación confiable entre los niveles sanguíneos del fármaco y los niveles de glicemia en ayunas. Un estudio de un año de duración, realizado en pacientes diabéticos tratados con glibenclamida, no demostró una correlación confiable entre la dosis administrada y el nivel sérico del fármaco.(1,3)

El mayor metabolito de glibenclamida es el derivado 4-trans-hidroxi. También se observa un segundo metabolito, derivado 3-cis-hidroxi. Estos metabolitos probablemente no contribuyan con una acción hipoglicemiante significativa en humanos, puesto que son débilmente activos (1/400vo y 1/40vo como activos, respectivamente, como glibenclamida) en conejos.(1)

Glibenclamida se excreta como metabolitos en la bilis y orina, aproximadamente un 50% en cada ruta. Esta doble vía de excreción es cualitativamente diferente de la vía de las sulfonilureas, que se secretan primariamente por vía renal.(1,2)

Las sulfonilureas se ligan en un elevado porcentaje a las proteínas séricas. Glibenclamida se liga en forma no aniónica. La competencia por los mismos sitios de unión por parte de otros fármacos lleva a un incremento en la acción hipoglicemiante. La unión a las proteínas, in vitro, por parte de glibenclamida es predominantemente no iónica, en tanto que para otras sulfonilureas (clorpropamida, tolbutamida, tolazamida) es predominantemente iónica. Los fármacos ácidos, tales como fenilbutazona, warfarina y salicilatos, desplazan las sulfonilureas de unión iónica de las proteínas séricas a una extensión mayor que glibenclamida de unión no iónica.(1,3)

Los estudios de biodisponibilidad han demostrado que glibenclamida micronizada de 3 mg provee concentraciones séricas que no son bioequivalentes a aquellos de las tabletas estándar de 5 mg. Por tanto, en caso de cambiar de presentación se debe evaluar la titulación de la dosis.(1)

Los regímenes de dosis una vez al día y dos veces al día proveen un control de glicemia equivalente, medido a través de los niveles de glucosa plasmática en ayunas, valores de AUC de la glucosa postprandial a las 4 horas y los valores de AUC de la glucosa a las 24 horas. La respuesta del AUC de insulina sobre un periodo de 24 horas no es diferente a los dos regímenes anteriores. Existen diferencias en la respuesta de la insulina entre los regímenes para los periodos de 4 horas posteriores al desayuno y cena, pero éstos no han sido traducidos en diferencias con respecto al control de la glucosa.(1)

La concentración sérica de glibenclamida en los sujetos normales disminuye con una vida media de aproximadamente 4 horas.(1)

FARMACODINAMIA

Glibenclamida disminuye la glucosa sanguínea en forma aguda al estimular la liberación pancreática de insulina, el cual es un efecto dependiente del funcionamiento de las células beta de los islotes pancreáticos. El mecanismo por el que glibenclamida disminuye la glicemia durante una terapia de larga duración no está aún bien dilucidado. Con la administración crónica en los pacientes con diabetes tipo II, el efecto sobre la disminución de la glicemia persiste a pesar de una declinación gradual en la respuesta secretoria de la insulina al fármaco. Los efectos extrapancreáticos se ven involucrados en el mecanismo de acción de los fármacos hipoglicemiantes como las sulfonilureas orales. La combinación de glibenclamida y metformina tiene un efecto sinérgico, puesto que ambos agentes actúan para mejorar la tolerancia a la glucosa por mecanismos diferentes pero complementarios.(1,3)

Algunos pacientes que responden inicialmente a los fármacos hipoglicemiantes orales, incluyendo glibenclamida, pierden la capacidad de respuesta o su respuesta es pobre con el transcurso del tiempo. Alternativamente, glibenclamida es efectiva en algunos pacientes que han dejado de responder a uno o más fármacos de la familia de las sulfonilureas.(1)

Además de sus acciones para disminuir la glicemia, glibenclamida produce una leve diuresis al mejorar el aclaramiento renal del agua libre. Se han presentado esporádicamente reacciones tipo disulfiram en los pacientes tratados con glibenclamida.(1,2,3)

Glibenclamida tiene una actividad protectora para algunos tipos de arritmias cardiaca.(3)

INDICACIONES

Diabetes mellitus tipo II, no insulinodependiente.(1,3)

Se indica la administración de glibenclamida como adyuvante de la dieta para disminuir la glicemia en los pacientes con diabetes no insulinodependiente (Tipo II), cuya hiperglicemia no puede controlarse satisfactoriamente solo con dieta.(1,3)

Glibenclamida se usa concomitantemente con metformina cuando la dieta y glibenclamida o la dieta y metformina no controlan adecuadamente la glicemia.

Al iniciar el tratamiento para la diabetes no insulinodependiente, se debe enfatizar en la dieta como la forma primaria de tratamiento. La restricción calórica y la pérdida de peso son esenciales para el paciente diabético con obesidad. El manejo apropiado de la dieta, por sí solo, es efectivo para el control de la glicemia y los síntomas de la hiperglicemia. También se debe enfatizar en la importancia de una actividad física regular, y se debe enfatizar en los factores de riesgo cardiovasculares, tomando las medidas correctivas necesarias, de ser posible. Si este programa no reduce los síntomas y/o la glicemia, se debe considerar el uso de una sulfonilurea o insulina. La administración de glibenclamida debe ser vista, tanto por el médico como por el paciente, como un tratamiento adicional a la dieta, y no como un sustituto o como un mecanismo conveniente para evitar la restricción dietética. Más aún, la pérdida del control de la glicemia con la dieta sola es transitoria, requiriendo, por tanto, la administración de glibenclamida por un periodo corto de tiempo.

Durante los programas de mantenimiento, se debe descontinuar la glibenclamida si no se alcanza una disminución satisfactoria de la glicemia. El criterio se debe basar en las evaluaciones clínicas y de laboratorio, realizadas con regularidad.

Cuando se considera la administración de glibenclamida en pacientes asintomáticos, se debe reconocer que el control de la glicemia en los pacientes con diabetes no insulinodependientes no es definitivamente efectivo para prevenir las complicaciones de la diabetes a largo plazo, como las cardiovasculares y las neuronales.

Indicaciones no aceptadas por la FDA.(3)

Diabetes mellitus tipo I.

SITUACIONES ESPECIALES

Categoría B-C para su uso en el embarazo.(1,2)

Se han realizado estudios de reproducción en ratas y conejos con dosis de hasta 500 veces mayores a la dosis humana, y no han revelado ninguna evidencia de alteraciones de la fertilidad o lesiones en el feto cuando se administra glibenclamida. No existen, sin embargo, estudios adecuados y controlados en mujeres embarazadas. Puesto que los estudios de reproducción animal no son siempre predictivos de la respuesta humana, este fármaco debe administrarse durante el embarazo sólo si es claramente necesario.(1)

Debido a que información reciente sugiere que los niveles anormales de glicemia durante el embarazo están asociados con una mayor incidencia de anomalías congénitas, muchos expertos recomiendan que se utilice insulina durante el embarazo para mantener la glicemia lo más cercana al valor normal como sea posible.(1)

Efectos no teratogénicos: se ha reportado hipoglicemia severa prolongada (4-10 días) en los neonatos nacidos de madres que recibieron una sulfonilurea al momento del parto. También se ha reportado hipoglicemia, con mayor frecuencia, con el uso de agentes con vidas medias prolongadas. Si se administra glibenclamida durante el embarazo, se la debe descontinuar al menos dos semanas antes de la probable fecha de parto.(1)

Aunque se desconoce si glibenclamida se excreta o no por la leche humana, se sabe que algunas sulfonilureas si se excretan por la leche humana. Por el potencial riesgo de hipoglicemia que presentan los infantes durante la lactancia, se debe decidir si se descontinúa la lactancia o el fármaco, tomando en cuenta la importancia del fármaco para la madre. Si se descontinúa este fármaco, y si la dieta por si sola es inadecuada para controlar la glicemia, se debe considerar la insulinoterapia.(1)

Los estudios realizados en ratas no han demostrado efectos carcinogénicos. Glibenclamida no es mutagénica de acuerdo a la prueba de Ames. No se han demostrado efectos relacionados con el fármaco en cualquiera de los criterios evaluados en el estudio de oncogenicidad, de dos años de duración, realizado en ratones.(1)

No se ha establecido la seguridad y efectividad de glibenclamida en los pacientes pediátricos.(1)

En relación con glibenclamida micronizada, los estudios de biodisponibilidad han demostrado que ésta provee concentraciones séricas que no son bioequivalentes a las de glibenclamida estándar. Por tanto, se debe reajustar la dosis cuando se pasa de una presentación de glibenclamida a otra o a otros agentes hipoglicemiantes.(1)

CONTRAINDICACIONES(1)

Las tabletas de glibenclamida están contraindicadas en los pacientes con:

  • Hipersensibilidad conocida o alergia al fármaco.
  • Cetoacidosis diabética, con o sin coma. Esta condición debe tratarse con insulina.
  • Diabetes mellitus tipo I, como terapia única.
  • Insuficiencia hepática e insuficiencia renal.(2)

EFECTOS SECUNDARIOS

HIPOGLICEMIA (ver PRECAUCIONES y SOBREDOSIS)(1)

REACCIONES GASTROINTESTINALES(1)

Rara vez ocurre icteria colestácica y hepatitis; si se presenta alguna de ellas, se debe descontinuar la glibenclamida.

Se han reportado alteraciones de la función hepática, incluyendo elevaciones aisladas de las transaminasas.

Las alteraciones gastrointestinales (por ejemplo, náusea, sensación de plenitud epigástrica, acedias) son las reacciones más comunes, presentándose en el 1,8% de los pacientes durante los estudios clínicos. Tienden a relacionarse con la dosis, y desaparecen cuando se disminuye la dosis.

REACCIONES DERMATOLÓGICAS(1)

Las reacciones alérgicas de la piel (por ejemplo, prurito, eritema, urticaria y erupciones morbiliformes o maculopapulares) ocurren en el 1,5% de los pacientes tratados durante los estudios clínicos. Estas reacciones son transitorias y desaparecen a pesar de continuar el uso de glibenclamida. Si la reacción cutánea persiste, se debe descontinuar el fármaco.

Con el uso de sulfonilureas se han reportado porfiria cutánea tardía y reacciones de fotosensibilidad.

REACCIONES HEMATOLÓGICAS(1)

Por el uso de las sulfonilureas se han reportado leucopenia, agranulocitosis, trombocitopenia, anemia hemolítica, anemia aplástica y pancitopenia.

REACCIONES METABÓLICAS(1)

Secundario al uso de las sulfonilureas se han reportado porfiria hepática y reacciones tipo disulfiram; sin embargo, no se ha reportado porfiria hepática por el uso de glibenclamida y las reacciones tipo disulfiram son muy raras.

Se han reportado casos de hiponatremia por glibenclamida y otras sulfonilureas, con una mayor frecuencia en pacientes que reciben otras medicaciones o tienen condiciones médicas que predisponen a hiponatremia o incrementan la liberación de hormona antidiurética. Se ha reportado la presentación del síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética (SIADH) tras la administración de ciertas sulfonilureas, y se ha sugerido que estas sulfonilureas incrementan la acción periférica (antidiurética) de la ADH y/o incrementan la liberación de ADH.

OTRAS REACCIONES(1)

Se han reportado cambios en la acomodación y/o visión borrosa con la glibenclamida y otras sulfonilureas. Se piensa que esto se debe a la fluctuación en los niveles de la glucosa.

Además de las reacciones dermatológicas, se han reportado reacciones alérgicas tales como angioedema, artralgia, mialgia y vasculitis.

PRECAUCIONES

La administración de fármacos hipoglicemiantes orales se ha asociado con un incremento en la mortalidad cardiovascular, en comparación con la dieta como tratamiento único o la dieta más insulina. Esta precaución se basa en un estudio realizado por el University Group Diabetes Program (UGDP), que evaluó la efectividad de los fármacos hipoglicemiantes en relación con la prevención o prórroga de las complicaciones vasculares en los pacientes diabéticos no insulinodependientes. En este estudio solo pudo incluirse una de las sulfonilureas, tolbutamida; sin embargo, es prudente considerar esta precaución con otras sulfonilureas, en vista de las similitudes en el modo de acción y la estructura química.(1)

Se debe informar al paciente sobre los riesgos potenciales y las ventajas de la glibenclamida, además de otras alternativas de la terapia.

GENERALES(1)

  • Hipoglicemia:
    Todas las sulfonilureas son capaces de producir hipoglicemia severa. La elección adecuada del paciente y la dosificación e instrucciones son importantes para prevenir los episodios hipoglicémicos. La insuficiencia renal o hepática puede incrementar los niveles plasmáticos del fármaco, y la insuficiencia hepática también puede disminuir la capacidad gluconeogénica, y ambas insuficiencias incrementan el riesgo de serias reacciones hipoglicémicas. Los pacientes ancianos, debilitados o malnutridos, y aquellos con insuficiencia adrenal o pituitaria, son particularmente susceptibles a la acción hipoglicemiante de los fármacos que disminuyen los niveles de glicemia. Es difícil reconocer la hipoglicemia en los pacientes ancianos y en las personas que toman fármacos bloqueadores betadrenérgicos. La hipoglicemia suele ocurrir cuando la ingesta calórica es deficiente, después de ejercicio severo o extenuante, por la ingesta de alcohol, o cuando se usa más de un fármaco hipoglicemiante. El riesgo de hipoglicemia se incrementa con la terapia combinada.
  • Pérdida del control de la glicemia:
    Cuando un paciente estable con cualquier régimen antidiabético es expuesto a estrés, como fiebre, trauma, infección o cirugía, pierde el control de la glicemia. En estas circunstancias es necesario descontinuar glibenclamida y administrar insulina.
    La efectividad de cualquier fármaco hipoglicemiante, incluyendo glibenclamida, en relación con la disminución de la glucosa sanguínea a un nivel deseable, decrece después de un tiempo en muchos de los pacientes, lo que parece deberse a la progresión de la severidad de la diabetes o a la menor respuesta al fármaco. Este fenómeno es conocido como falla secundaria, para distinguirlo de la falla primaria en la que el fármaco es inefectivo en un paciente individual cuando se administra primero glibenclamida. Se debe evaluar un adecuado ajuste de la dosis y adherencia a la dieta antes de clasificar al paciente como falla secundaria.
  • Información para el paciente:
    Se debe informar a los pacientes sobre los riesgos potenciales y las ventajas de glibenclamida y los de otras terapias alternativas. También deben ser informados acerca de la importancia de la adherencia a las instrucciones de la dieta, de un programa regular de ejercicio y de las pruebas regulares de glucosa en orina y/o glucosa sanguínea.
    Se debe explicar a los pacientes y a los familiares responsables sobre los riesgos de la hipoglicemia, sus síntomas y tratamiento, y las condiciones que predisponen a su desarrollo. También se debe explicar sobre la falla primaria y secundaria.
  • Pruebas de laboratorio:
    Se debe monitorizar la respuesta terapéutica mediante pruebas frecuentes de glucosa en orina y pruebas periódicas de glicemia. También pueden ser útiles, en algunos pacientes, las mediciones de los niveles de hemoglobina glicosilada.

INTERACCIONES(1,3)

La acción hipoglicemiante de las sulfonilureas se potencia por ciertos fármacos, incluyendo los agentes antiinflamatorios no esteroidales y otros fármacos que se ligan en un alto porcentaje a las proteínas: salicilatos, sulfonamidas, cloranfenicol, probenecid, cumarínicos, inhibidores de la monoamino oxidasa y agentes bloqueadores betadrenérgicos. Cuando se administran estos fármacos a un paciente que recibe glibenclamida, se debe observar al paciente puesto que podría alterarse el control de la glicemia.

Ciertos fármacos tienden a producir hiperglicemia y alteran el control de la glicemia. Estos fármacos incluyen a las tiazidas y otros diuréticos, corticoides, fenotiazinas, productos tiroideos, estrógenos, anticonceptivos orales, fenitoína, ácido nicotínico, simpatomiméticos, fármacos bloqueadores de los canales de calcio e isoniazida. Cuando estos fármacos se administran a un paciente que recibe glibenclamida, se debe observar al paciente, porque puede alterarse el control de la glicemia. De igual modo, al descontinuar estos fármacos en un paciente tratado con glibenclamida, se lo debe observar por el posible riesgo de hipoglicemia.

Se ha reportado una posible interacción entre glibenclamida y ciprofloxacino, resultando en una potenciación de la acción hipoglicemiante de glibenclamida. Se desconoce el mecanismo de acción de esta interacción.

También se ha reportado una interacción potencial entre miconazol oral y agentes hipoglicemiantes orales, que lleva a una hipoglicemia severa. Se desconoce si puede ocurrir esta interacción con las preparaciones intravenosas, tópicas o vaginales de miconazol.

METFORMINA

En un estudio de dosis únicas, realizado en sujetos portadores de diabetes mellitus no insulinodependiente, se observó una reducción en la AUC y Cmax de glibenclamida, pero ambos valores están altamente variables. La naturaleza de dosis única de este estudios y la ausencia de correlación entre los niveles de glibenclamida y los efectos farmacológicos, hace que la significancia clínica de esta interacción sea incierta. La coadministración de glibenclamida y metformina no altera la farmacocinética ni la farmacodinamia de metformina.

SOBREDOSIS, TOXICIDAD Y TRATAMIENTO

La sobredosis con sulfonilureas, incluyendo a glibenclamida, pueden producir hipoglicemia. Los síntomas leves de hipoglicemia, sin pérdida de la conciencia ni hallazgos neurológicos, deben tratarse agresivamente con glucosa oral y reajustes en la dosis del fármaco y/o patrones alimentarios. Se debe mantener un monitoreo continuo hasta que el médico esté seguro de que el paciente se encuentra fuera de peligro. Las reacciones hipoglicémicas severas, con coma, convulsiones u otras alteraciones neurológicas son poco frecuentes, pero constituyen emergencias médicas que requieren hospitalización inmediata. Si se diagnostica o sospecha de coma hipoglicémico, el paciente debe recibir solución glucosada al 50% por vía intravenosa rápida. Este tratamiento debe complementarse con infusión continua de glucosa al 10%, con un flujo que mantenga la glicemia en un nivel superior a 100 mg/dL. Se debe monitorizar cuidadosamente a estos pacientes por un mínimo de 24 a 48 horas, puesto que la hipoglicemia puede ser recurrente después de una aparente recuperación clínica.(1)

CONSERVACIÓN

Mantener entre 20°C - 25°C (68°F - 77°F).(1)

POSOLOGÍA

Se debe evaluar la retitulación de la dosis en los pacientes que cambian de glibenclamida estándar en tabletas u otros agentes hipoglicemiantes orales hacia tabletas de glibenclamida micronizada.(1)

No existe un régimen fijo de dosis para el manejo de la diabetes mellitus con glibenclamida o cualquier otro agente hipoglicemiante. Además de la monitorización usual de la glucosa en orina, se debe monitorizar periódicamente la glicemia para:(1)

  • determinar la dosis mínima efectiva para el paciente;
  • detectar la falla primaria (por ejemplo, disminución inadecuada de la glicemia con la dosis máxima recomendada); y
  • detectar la falla secundaria (por ejemplo, pérdida de la respuesta adecuada para disminuir la glicemia después de un periodo inicial de efectividad).

Los niveles de hemoglobina glicosilada también son valiosos durante la monitorización de la respuesta del paciente a la terapia.(1)

La administración de glibenclamida por un periodo corto es suficiente durante periodos prolongados de pérdida transitoria del control de la glicemia en los pacientes que usualmente se controlan bien solo con la dieta.(1)

DOSIS USUAL DE INICIO(1,2)

La dosis usual de inicio de glibenclamida estándar en tabletas es 2,5 mg a 5 mg diarios (tabletas micronizadas: 1,5 mg a 3 mg por día), administrados con el desayuno o la primera comida principal del día. Aquellos pacientes con mayor sensibilidad a los fármacos hipoglicemiantes deben iniciar con 1,25 mg de glibenclamida estándar al día (0,75 mg de glibenclamida micronizada al día). El fracaso para seguir una dosificación adecuada precipita la hipoglicemia. Los pacientes que no se adhieren al régimen dietético y farmacológico prescrito son más propensos a presentar una respuesta insatisfactoria a la terapia.

TRANSFERENCIA DESDE OTRAS TERAPIAS HIPOGLICEMIANTES; PACIENTES QUE RECIBEN OTROS TRATAMIENTOS ANTIDIABÉTICOS ORALES
GLIBENCLAMIDA ESTÁNDAR(1,3)

La transferencia de los pacientes desde regímenes antidiabéticos orales hacia una terapia con glibenclamida estándar debe hacerse en forma conservadora, y la dosis diaria inicial debe ser de 2,5 mg a 5 mg. Cuando se pasa un paciente de una terapia con agentes antidiabéticos orales, diferentes a clorpropamida, hacia un tratamiento con glibenclamida estándar, no se requiere de un periodo de transición y no es necesaria una dosis inicial o de carga. Cuando se transfieren los pacientes de un tratamiento con clorpropamida, se debe tener especial cuidado durante las dos primeras semanas debido a la prolongada retención de clorpropamida en el cuerpo y los efectos farmacológicos de una sobreposición subsecuente provocan hipoglicemia.

GLIBENCLAMIDA MICRONIZADA(1)

Se debe retitular la dosis de los pacientes que pasan de una terapia con glibenclamida estándar u otros agentes hipoglicemiantes orale hacia una terapia con glibenclamida micronizada. La dosis inicial debe ser 1,5 mg a 3 mg. Cuando se transfiere pacientes desde un régimen con agentes hipoglicemiantes orales diferentes a clorpropamida a una terapia con glibenclamida micronizada, no se requiere de un periodo de transición ni tampoco de una dosis inicial o de carga. Cuando se transfieren los pacientes de un tratamiento con clorpropamida, se debe tener precaución particular durante las dos primeras semanas de tratamiento por la retención prolongada de clorpropamida en el cuerpo y los efectos farmacológicos pueden producir una sobreposición subsecuente, provocando hipoglicemia.

PACIENTES QUE RECIBEN INSULINA(1)

Algunos pacientes con diabetes tipo II, tratados con insulina, responden satisfactoriamente a la glibenclamida. Si la dosis de insulina es menor a 20 unidades diarias, se puede intentar la sustitución con una dosis única diaria de 2,5 mg a 5 mg de glibenclamida estándar (1,5 mg a 3 mg de glibenclamida micronizada). Si la dosis de insulina está entre 20 y 40 unidades por día, el paciente debe recibir directamente 5 mg de glibenclamida estándar (3 mg de glibenclamida micronizada). Si la dosis de insulina es superior a 40 unidades diarias, se requiere de un periodo de transición para administrar exclusivamente glibenclamida. En estos pacientes, la dosis de insulina se dismininuye en un 50% y se inicia con glibenclamida 5 mg/día (3 mg de glibenclamida micronizada).

TITULACIÓN PARA LA DOSIS DE MANTENIMIENTO(1,2)
GLIBENCLAMIDA ESTÁNDAR

La dosis usual de mantenimiento está en el rango de 1,25 mg a 20 mg diarios, los que se administran como dosis única o dosis divididas. Los incrementos en la dosificación deben ser progresivos, no mayores a 2,5 mg con intervalos de una semana, basados en la respuesta de la glicemia del paciente.

No existe una relación exacta de la dosificación entre glibenclamida estándar y otros agentes antidiabéticos orales. Aunque los pacientes sean transferidos de una dosis máxima de otras sulfonilureas, se debe observar la dosis máxima de inicio de 5 mg de glibenclamida estándar. Una dosis de mantenimiento de 5 mg de glibenclamida estándar provee aproximadamente el mismo grado de control de la glicemia que 250 mg a 375 mg de clorpropamida, 250 mg a 375 mg de tolazamida, 500 mg a 750 mg de acetohexamida o 1000 mg a 1500 mg de tolbutamida.

Cuando se transfieren pacientes que reciben más de 40 unidades diarias de insulina, ellos deben iniciar con una dosis diaria de 5 mg de glibenclamida estándar concomitantemente con una reducción del 50% de la dosis de insulina. Posteriormente se procede a la retirada progresiva de insulina e incremento de glibenclamida estándar en 1,25 mg a 2,5 mg cada 2 a 10 días. Durante este periodo de conversión, cuando se están administrando insulina y glibenclamida, la hipoglicemia ocurre rara vez. Durante la retirada de la insulina, se deben realizar pruebas de glucosa en orina y cetonas al menos 3 veces al día, y reportar los resultados al médico. La aparición de cetonuria persistente con glucosuria indica que el paciente tiene diabetes tipo I y requiere, por tanto, terapia insulínica.

GLIBENCLAMIDA MICRONIZADA

La dosis usual de mantenimiento está en el rango de 0,75 mg a 12 mg por día, que se deben administrar como dosis única o dosis divididas. Los incrementos en la dosis deben hacerse de no más de 1,5 mg con intervalos de una semana, en base a la respuesta de la glicemia del paciente.

No existe una relación exacta de la dosificación entre glibenclamida micronizada y otros agentes hipoglicemiantes orales, incluyendo glibenclamida estándar. Aunque algunos pacientes son transferidos desde una dosis máxima de otras sulfonilureas, se debe observar la dosis máxima de inicio de 3 mg de glibenclamida micronizada. Una dosis de mantenimiento de 3 mg de glibenclamida micronizada provee aproximadamente el mismo grado de control de la glicemia que 250 mg a 375 mg de clorpropamida, 250 mg a 375 mg de tolazamida, 5 mg de glibenclamida estándar, 500 mg a 750 mg de acetohexamida o 1000 mg a 1500 mg de tolbutamida.

Cuando se transfieren pacientes que reciben más de 40 unidades de insulina al día, ellos deben iniciar con una dosis diaria de 3 mg de glibenclamida micronizada concomitantemente con una reducción del 50% de la dosis de insulina. Posteriormente se realiza el retiro progresivo de la insulina y el incremento de glibenclamida micronizada en 0,75 mg a 1,5 mg cada 2 a 10 días. Durante este periodo de conversión, cuando se están administrando simultáneamente insulina y glibenclamida micronizada, rara vez ocurre hipoglicemia. Durante el retiro de la insulina, los pacientes deben someterse a pruebas de glucosa en la orina y cetonas al menos 3 veces al día, y reportar los resultados al médico. La aparición de cetonuria persistente con glicosuria indica que el paciente tiene diabetes tipo I y requiere, por tanto, insulinoterapia.

TERAPIA CONCOMITANTE CON GLIBENCLAMIDA Y METFORMINA(1)

Se debe añadir glibenclamida en forma gradual al régimen de los pacientes que no responden a la dosis máxima de metformina como monoterapia después de cuatro semanas.

Con la terapia concomitante de glibenclamida y metformina, se alcanza el control ideal de glicemia mediante el ajuste de las dosis de cada fármaco. Sin embargo, se deben hacer los ensayos para identificar la dosis óptima de cada fármaco con el fin de alcanzar esta meta. Con la coadministración de glibenclamida y metformina, el riesgo de hipoglicemia asociado a la terapia con sulfonilureas continua y persiste. Se deben tomar las precauciones del caso.

DOSIS MÁXIMA(1)

GLIBENCLAMIDA ESTÁNDAR: No se recomienda una dosis diaria de más de 20 mg.

GLIBENCLAMIDA MICRONIZADA: No se recomiendan dosis superiores a 12 mg por día.

INTERVALO DE LAS DOSIS(1)

GLIBENCLAMIDA ESTÁNDAR: La terapia de una vez al día es generalmente satisfactoria. Algunos pacientes, en especial aquellos que reciben más de 10 mg al día, tienen una mejor respuesta con dosis divididas dos veces al día.

GLIBENCLAMIDA MICRONIZADA: La terapia de una vez al día es generalmente satisfactoria. Algunos pacientes, en especial aquellos que reciben más de 6 mg al día, tienen una mejor respuesta con dosis divididas dos veces al día.

POBLACIONES ESPECIALES DE PACIENTES(1)

No se recomienda administrar glibenclamida durante el embarazo o a pacientes pediátricos.

En los pacientes ancianos, debilitados o malnutridos, y en los pacientes con insuficiencia renal o hepática, la dosis inicial y de mantenimiento debe ser conservadora para evitar reacciones hipoglicémicas.

COMERCIALES

GLIBENCLAMIDA

 

FDA:  1984

IESS:  Si pertenece

MSP:  Si pertenece

 
Nombre
Comercial
Presentación
Componente(s)
Concentración
Casa
Farmacéutica
Daonil
Tabletas
GLIBENCLAMIDA
5 mg
Aventis
Euglucon
Tabletas
GLIBENCLAMIDA
5 mg
Roche
Glibenclamida Grünenthal
Comprimidos
GLIBENCLAMIDA
5 mg
Grünenthal
Glibenclamida Merck
Tabletas
GLIBENCLAMIDA
5 mg
Merck
Glicem
Tabletas
GLIBENCLAMIDA
5 mg
Osmopharm
Glucovance
Tabletas
GLIBENCLAMIDA
METFORMINA
250 / 1,25 mg
500 / 2,5 mg
Merck

BIBLIOGRAFÍA

  1. MDConsult. Drug Information. Glyburide [web en línea] 2003 [visitado el 11 de noviembre de 2003]. Disponible en Internet desde: http://home.mdconsult.com/das/drug/view/33129538-2/1/1368/top?sid=224748196

  2. Karam J. Hormonas pancreáticas y antidiabéticos. En: Katzung B, editor. Farmacología básica y clínica. 7ma ed. México DF. Editorial El Manual Moderno; 1999. pp. 806-818, 813.

  3. USP DI. Drug Information for the Health Care Professional. Vol I. Massachusetts. Micromedex, Inc. 1999. pp. 283-296.



Artículos relacionados

Actualmente no disponemos articulos relacionados con este medicamento GLIBENCLAMIDA


Comentarios

Medicamento GLIBENCLAMIDA actualizado
Búsquedas frecuentas: GLIBENCLAMIDA contraindicaciones, efectos secundarios GLIBENCLAMIDA, presentacion, efectos colaterales, precio.

Síguenos