Dextropropoxifeno 98 Mg Bouzen

Para qué sirve Dextropropoxifeno 98 Mg Bouzen , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

Laboratorio

Bouzen Lab.

Composición

Cada comprimido recubierto contiene: Dextropropoxifeno Napsilato 98 mg.

Para qué sirve

Analgésico.

Cómo tomar

La dosis se adaptará al criterio médico y al cuadro clínico del paciente. Como posología media de orientación en adultos, se aconseja administrar 1 comprimido recubierto 2 a 3 veces por día. Dosis mínima: 1 comprimido recubierto por día. Dosis máxima: 4 comprimidos recubiertos por día. La dosis máxima recomendada para Dextropropoxifeno Napsilato es de 600 mg/día. Se deberá considerar reducir la dosis en pacientes con daño renal o hepático.

Contraindicaciones

Alergia al principio activo o a alguno de los componentes de la especialidad medicinal.

Precauciones

No prescribir a pacientes con tendencias suicidas o de adicción. Prescribir con precaución en pacientes a los que se les administran tranquilizantes o antidepresivos o en pacientes alcohólicos. Los medicamentos que contienen Dextropropoxifeno en dosis excesivas, tanto solos como en combinación con otros depresores del SNC, incluyendo al alcohol, son la mayor causa de muerte relacionada con drogas. No es improbable que ocurran casos fatales dentro de la primera hora de administración de una sobredosis. No se deberá administrar en dosis mayores a las recomendadas por el médico tratante. Se debe tener precaución cuando se administran analgésicos no narcóticos en pacientes con tendencias depresivas suicidas. Se deberá tener precaución en el uso concomitante de Dextropropoxifeno y alcohol debido a los efectos aditivos potenciales serios sobre el SNC, de ambas drogas. Administrar con precaución en pacientes que reciban sedantes, tranquilizantes, relajantes musculares, antidepresivos y otros depresores del SNC debido al efecto aditivo depresivo del Dextropropoxifeno. Se le deberá advertir a los pacientes de los efectos aditivos depresivos de estas combinaciones. Muchas de las muertes relacionadas con Dextropropoxifeno ocurrieron en pacientes con antecedentes de disturbios emocionales o con tendencias suicidas o con antecedentes de abuso de tranquilizantes, alcohol y otros activadores del SNC. Algunas muertes han ocurrido por ingestión accidental de cantidades excesivas de Dextropropoxifeno solo o en combinación con otras drogas. Los pacientes a los que se les administrare este medicamento deberán estar advertidos de no exceder la dosis recomendada por el médico. Se deberá administrar con precaución en pacientes con daño renal o hepático, debido a que puede aparecer una muy alta concentración sérica. Utilizar con precaución en pacientes con depresión respiratoria, cianosis o abundante secreción bronquial. En personas ancianas se deberán incrementar los intevalos de dosis. Uso en pacientes ambulatorios: El propoxifeno puede disminuir la habilidad mental o física requerida para realizar trabajos potencialmente peligrosos, tales como manejar autos y operar máquinas. Se deberá prevenir a los pacientes de esto.

Reacciones adversas

Las más comúnmente informadas fueron sedación, náuseas, vómitos y vértigos. Otras reacciones adversas fueron constipación, dolor abdominal, rash cutáneo, cefaleas, delirios, sensación de debilidad, euforia, disforia, alucinaciones y disturbios visuales menores. La terapia con Dextropropoxifeno ha sido asociada con ensayos de la función hepática anormales y, más raramente, con procesos de ictericia (incluyendo ictericia colestásica). Se ha informado en sobredosis crónicas miopatía subaguda. Dependencia: Cuando se administra propoxifeno en dosis mayores a las recomendadas durante períodos amplios, puede producir dependencia psíquica y menos frecuentemente física y tolerancia. El Dextropropoxifeno puede suprimir, parcialmente, el síndrome de abstinencia debido a morfina u otros narcóticos en individuos dependientes físicamente. La posibilidad de abuso es cualitativamente igual a la de la codeína aunque cuantitativamente menor. Por lo tanto se deberá prescribir el propoxifeno con el mismo grado de precaución que cuando se prescribe codeína.

Interacciones medicamentosas

El efecto depresor sobre el SNC de Dextropropoxifeno es aditivo con el producido por otros depresores del SNC, incluido el alcohol. Como con otros medicamentos, el Dextropropoxifeno puede disminuir el metabolismo de drogas administradas concomitantemente. Si esto ocurriese, el aumento en la concentración sérica de esa droga puede provocar un incremento de la acción farmacológica o de las reacciones adversas de la misma. Se han informado estas interacciones cuando se administró conjuntamente Dextropropoxifeno con antidepresivos, anticonvulsivos o drogas similares a warfarina. Se han informado signos neurológicos severos, incluyendo coma, cuando se la administró conjuntamente con carbamazepina.

Sobredosificación

Llamar al Centro Toxicológico más cercano. Síntomas: El paciente usualmente está somnoliento y puede entrar en un estado de estupor o comatoso y presentar convulsiones. Es característica la depresión respiratoria. La velocidad de ventilación y/o el volumen tidal disminuyen, provocando cianosis e hipoxia. Las pupilas se presentan inicialmente pequeñas pero a medida que aumenta la hipoxia se dilatan. Puede aparecer apnea. Inicialmente la presión y la velocidad cardíaca son normales, pero puede bajar la presión sanguínea y deteriorarse la función cardíaca, provocando edema pulmonar y colapso circulatorio, a menos que se corrija la depresión respiratoria y se restituya rápidamente la ventilación. Se pueden presentar arritmias cardíacas y retardarse la conducción. Puede ocurrir una acidosis combinada respiratoria y metabólica debido a una retención de dióxido de carbono (hipercapnia) y a la formación de ácido láctico durante la glucosis anaeróbica. La acidosis puede ser más severa si se ingirió también altas dosis de salicilato. Puede llegar a ser fatal. Tratamiento: Se puede tomar como primera medida establecer una buena aireación y reforzar la ventilación. Puede requerirse ventilación mecánica asistida, con o sin oxígeno, y puede ser deseable una Presión positiva respiratoria si se presenta edema pulmonar. El naloxeno reduce marcadamente la depresión respiratoria, debiéndose administrar rápidamente por vía intravenosa en dosis de 0,4 a 2 mg. Si no se obtiene mejoría repetir la Dosificación a intervalos de 2 a 3 minutos. La duración de la acción del antagonista puede ser corta. Si no se observa respuesta después de la administración de 10 mg de naloxeno, se deberá cuestionar si la intoxicación es por D-propoxifeno. Se puede administrar el naloxone por infusión intravenosa continua. Tratamiento en niños: La dosis usual inicial en niños de naloxeno es de 0,01 mg/kg por vía intravenosa. Si esta dosis no resulta adecuada para obtener una respuesta clínica se podrá incrementar la dosis a 0,1 mg/kg. Si no es posible la administración por vía intravenosa se podrá administrar naloxone por vía intramuscular o subcutánea en dosis divididas. Si es necesario el naloxone podrá ser diluido con agua estéril para uso inyectable. Se podrán monitorear los gases sanguíneos, pH y electrólitos debido a que se deberá corregir rápidamente la acidosis y cualquier desequilibrio de electrólitos. La acidosis, hipoxia y depresión del SNC predisponen el desarrollo de arritmias cardíacas. Puede ocurrir fibrilación ventricular o paro cardíaco necesitándose medidas completas de resucitación cardiopulmonar. La acidosis metabólica se revierte rápidamente a medida que se restaura la ventilación y se elimina la hipercapnia, mientras que la acidosis láctica puede requerir corrección de hipoxia, acidosis y desequilibrio electrolítico (cuando está presente) puede ayudar a prevenir estas complicaciones cardíacas e incrementar la eficacia de los agentes administrados para restaurar la función cardíaca normal. Además de la administración de antagonistas narcóticos el paciente puede requerir una cuidadosa y regulada administración de anticonvulsivantes. No deberán usarse drogas analépticas (por ejemplo cafeína o anfetaminas) debido a que pueden provocar convulsiones. Las medidas generales de soporte, además de oxígeno, incluyen, cuando sea necesario, la administración de líquidos por vía intravenosa, componentes vasodepresores inotrópicos, y en caso de estados infecciosos, Antibióticos. Puede ser útil el lavado gástrico y el carbón activado puede absorber cantidades significativas del D-propoxifeno ingerido. La diálisis es de poco valor terapéutico en caso de envenenamiento por d-propoxifeno. Se deberá investigar si se administraron otros agentes tales como alcohol, barbitúricos, tranquilizantes y otros depresores del SNC, debido a que incrementan los efectos depresores y pueden causar efectos tóxicos específicos.

Presentación

Envases con 20, 50, 500 y 1.000 comprimidos.
Más información :
Bouzen Lab.SISTEMA NERVIOSOANALGESICOSOPIOIDESDerivados difenilpropilam¡nicos

Definiciones médicas / Glosario
  1. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  2. ICTERICIA, Es la pigmentación amarilla del blanco de los ojos o de la piel, provocada por un exceso de bilirrubina en la sangre que acaba depositándose en los tejidos.
  Medicamentos