ALOPURINOL TABLETAS

Para que sirve , efectos secundarios y adversos

3/5 - 1 votos

Prospecto e indicaciones


Recomendaciones

  • Precaución con mayores de 30 años
  • Tenga especial cuidado durante el embarazo.
  • No usar ALOPURINOL TABLETAS con lactantes.
  • Revise siempre que no sea alérgico a ninguno de los componentes de ALOPURINOL TABLETAS
  • Recuerda consultar siempre con su médico, la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud.


ALOPURINOL

TABLETAS

CBMSS 2503

Tratamiento de la hiperuricemia y la gota

FARMACIAS DEL AHORRO

FARMACIAS GUADALAJARA

KENDRICK

MEDI-MART


INDICACIONES TERAPEUTICAS:

El manejo de pacientes con signos y síntomas de gota primaria o secundaria (ataques agudos, tofos, destrucción de articulaciones, litiasis y/o nefropatía por ácido úrico). El manejo de pacientes con leucemia, linfoma y tumores, recibiendo terapia anticancerosa que ocasiona aumento en los niveles de ácido úrico sérico y urinario.

El tratamiento con alopurinol se debe suspender cuando ya no esté presente la causa de la producción excesiva de ácido úrico. El manejo de pacientes con cálculos recurrentes de oxalato de calcio, cuya excreción diaria de ácido úrico excede de 800 mg/día en las mujeres, y de 750 mg/día en los hombres.

La terapia para estos pacientes se debe evaluar cuidadosamente al inicio, revalorarse periódicamente para determinar en cada caso si el tratamiento es benéfico, y si los beneficios superan los riesgos.

Otras situaciones en las que existe sobreproducción de uratos como consecuencia de un defecto genético, por ejemplo, en el síndrome de Lesch-Nyhan.

CONTRAINDICACIONES:


Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula. No se debe reiniciar la administración del fármaco en pacientes que han desarrollado reacciones de hipersensibilidad al alopurinol. Mujeres que estén amamantando y niños.

PRECAUCIONES GENERALES:


Se ha reportado un aumento de ataque de gota durante las primeras etapas de la administración de alopurinol, aun cuando se alcancen niveles normales o subnormales de ácido úrico en suero.

En consecuencia, por lo general se deben administrar, de manera profiláctica, dosis de mantenimiento de colchicina cuando se inicia el tratamiento con alopurinol.

Además, es recomendable iniciar con una dosis baja de alopurinol (100 mg/día) y aumentarla a intervalos semanales en 100 mg, hasta que se alcance un nivel de ácido úrico en suero de 6 mg/dl o menor, pero sin exceder la dosis máxima recomendada (800 mg/día).

En algunos casos se puede requerir el uso de colchicina o de agentes antiinflamatorios para suprimir los ataques de gota. Usualmente los ataques son más breves y menos severos después de varios meses de terapia.

Una posible explicación de estos episodios, puede ser la movilización de uratos de los depósitos tisulares, lo que provoca fluctuaciones en los niveles de ácido úrico en suero.

Aun con una terapia adecuada con alopurinol, se pueden requerir de varios meses para disminuir lo suficiente el ácido úrico presente y lograr el control de los ataques agudos.

Es deseable una ingestión suficiente de líquidos para producir un volumen diario de orina de por lo menos dos litros, y mantener la orina con un pH neutro o de preferencia, ligeramente alcalino para:

1.     Evitar la posibilidad teórica de la formación de calcio de xantina por influencia de la terapia con alopurinol.

2.     Ayudar a evitar la precipitación renal de uratos en los pacientes que reciben, de manera concomitante agentes uricosúricos.

Algunos pacientes con enfermedad renal preexistente, o con una depuración deficiente de uratos, pueden mostrar un aumento en los niveles de BUN durante la administración de alopurinol.

Aunque no se ha establecido el mecanismo responsable, los pacientes con insuficiencia renal deben ser observados de manera muy cuidadosa durante las primeras etapas de administración de alopurinol, y se debe disminuir la dosis o suspender el fármaco, si aparecen o persisten anormalidades aumentadas de la función renal.

Se ha observado insuficiencia renal asociada con la administración de alopurinol en pacientes con hiperuricemia secundaria a las enfermedades neoplásicas.

Las condiciones concurrentes como mieloma múltiple y enfermedad miocárdica congestiva estuvieron presentes entre los pacientes cuya disfunción renal aumentó después del inicio del tratamiento con alopurinol. Con frecuencia, la insuficiencia renal también está asociada con nefropatía gotosa y, rara vez, con reacciones de hipersensibilidad asociadas con alopurinol.

Se ha observado albuminuria en los pacientes que desarrollan gota clínica después de glomerulonefritis crónica y pielonefritis crónica.

Los pacientes con función renal disminuida requieren de dosis menores de alopurinol que aquéllos con función renal normal.

Se deben administrar dosis menores a las recomendadas para el inicio de la terapia en los pacientes con función renal disminuida y a éstos se les debe observar de manera muy cuidadosa durante las primeras etapas de la administración de alopurinol.

En los pacientes con insuficiencia renal severa o depuración muy baja de uratos, la vida media del oxipurinol plasmático está sumamente elevada.

Por tanto, una dosis de 100 mg/día o 300 mg dos veces por semana, o quizá menor, puede ser suficiente para mantener una adecuada inhibición de la xantina-oxidasa para con ello disminuir los niveles de uratos en el suero.

Se ha reportado depresión de la médula ósea en pacientes que reciben alopurinol, la mayoría de ellos recibieron fármacos concomitantes con la posibilidad de causar esta reacción.

Esto ha ocurrido desde seis semanas hasta seis años después del inicio de la terapia con alopurinol. Pocas veces un paciente puede desarrollar grados variables de depresión de la médula ósea que afecta a una o más líneas celulares, mientras son tratados sólo con alopurinol.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:


Embarazo. Categoría C: Se han realizado estudios de la reproducción en ratas con dosis hasta 20 veces la dosis usual para humanos (5 mg/kg/día), y se concluyó que no hubo trastornos en la fertilidad ni daño fetal debido al alopurinol.

Se publicó el reporte de un estudio en ratonas preñadas que recibieron por vía intraperitoneal 50 ó 100 mg/kg de alopurinol, en los días 10 ó 13 de la gestación.

Se registró un elevado número de fetos muertos de las hembras preñadas que recibieron 100 mg/kg de alopurinol, pero no así en las que recibieron 50 mg/kg.

Se registró un mayor número de malformaciones externas en fetos con ambas dosis de alopurinol en el día 10 de la gestación, y se elevó el número de malformaciones óseas en los fetos con ambas dosis en el día 13 de la gestación.

No se puede determinar si fue el resultado de un efecto fetal, o bien, un efecto secundario a toxicidad materna. Sin embargo, no se han realizado estudios adecuados o bien controlados en mujeres embarazadas.

Como los estudios de reproducción en animales no siempre son predictivos de la respuesta en humanos, este fármaco sólo se debe usar durante el embarazo si es absolutamente necesario.

La experiencia con alopurinol en mujeres embarazadas ha sido limitada, en especial porque las mujeres en edad reproductiva rara vez requieren del tratamiento con alopurinol.

Existen dos reportes sin publicar y un trabajo publicado de mujeres que dieron a luz productos normales después de recibir alopurinol durante el embarazo.

Se ha detectado alopurinol y oxipurinol en la leche de una mujer que estaba recibiendo alopurinol. Como no se conoce el efecto del alopurinol en los lactantes, se debe tener precaución cuando se administra alopurinol a una mujer que amamanta.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:


La reacción adversa más frecuente de alopurinol es salpullido.

Las reacciones cutáneas pueden ser severas, y algunas veces fatales. Por tanto, si aparece la erupción se debe suspender inmediatamente el tratamiento con alopurinol. Algunos pacientes con reacciones más severas también presentan fiebre, escalofrío, artralgias, ictericia colestática, eosinofilia y leucocitosis o leucopenia leve.

Sin embargo, se ha observado que con el uso actual las reacciones cutáneas se presentan con una frecuencia menor al 1%. La explicación para esta disminución no es obvia.

La incidencia de erupción cutánea puede estar aumentada en presencia de insuficiencia renal.

Otras reacciones adversas que pueden estar relacionadas a la administración de alopurinol son:

  • Hipersensibilidad generalizada: Parecidos a síndrome de Stevens-Johnson y/o de Lyell (reacciones dérmicas, exfoliación, fiebre, linfadenopatías, artralgias y/o eosinofilia).
  • Vasculitis y respuesta tisular: Se presentan como hepatitis, nefritis intersticial y, rara vez, epilepsia.
  • Otros: Mareos, cefaleas, parestesias, neuritis y epistaxis.
  • Gastrointestinales: Diarrea, náusea, aumento de fosfatasa alcalina, aumento de SGOT/SGPT.
  • Metabólicas y nutricionales: Ataques agudos de gota.
  • Piel y anexos: Erupción y erupción maculopapular.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO:


En los pacientes que reciben mercaptopurina o azatioprina, la administración concomitante de 300 a 600 mg de alopurinol requerirá una disminución de la dosis desde aproximadamente un tercio hasta un cuarto de la dosis usual de mercaptopurina o azatioprina.

Se debe realizar el ajuste subsiguiente de las dosis de mercaptopurina o azatioprina con base en la respuesta terapéutica y la aparición de efectos tóxicos.

Se ha reportado que alopurinol prolonga la vida media del anticoagulante dicumarol.

No se ha establecido la base clínica de esta interacción medicamentosa, pero se debe observar cuando alopurinol es administrado a pacientes que ya están recibiendo terapia con dicumarol.

Como la excreción del oxipurinol es similar a la del urato, es probable que los agentes uricosúricos y los salicilatos, que aumentan la excreción de urato, también aumenten la excreción de oxipurinol, y por tanto, disminuyan el grado de inhibición de la xantina-oxidasa. La administración concomitante de agentes uricosúricos o salicilatos y alopurinol se ha asociado con una disminución en la excreción de oxipurinas (hipoxantina y xantina) y un aumento en la excreción urinaria de ácido úrico, en comparación con la observada con alopurinol solo.

Aunque no se ha establecido un mecanismo causal y una relación causa-efecto, la evidencia actual sugiere que se debe vigilar la función renal en los pacientes que están recibiendo diuréticos de tiazida y alopurinol; aun en ausencia de insuficiencia renal, y si se detectan alteraciones de la función renal, se debe ajustar la dosis de manera aún más conservadora.

Se ha reportado un aumento en la frecuencia de erupción cutánea entre pacientes que reciben ampicilina o amoxicilina junto con alopurinol, en comparación con los pacientes que no reciben ambos fármacos. No se ha establecido la causa de esta asociación reportada.

Se ha publicado una aumentada supresión de la médula ósea por la ciclofosfamida y por otros agentes citotóxicos, entre pacientes con enfermedad neoplásica, excepto leucemia, en presencia de alopurinol. Sin embargo, en un estudio controlado en pacientes con linfoma en el que recibieron terapia de combinación, alopurinol no aumentó la toxicidad para la médula ósea de los pacientes tratados con ciclofosfamida, doxorrubicina, bleomicina, procarbazina y/o mecloretamina. Alopurinol puede prolongar la vida media plasmática de la clorpropamida, puesto que alopurinol y la clorpropamida pueden competir por la excreción en el túbulo renal.

Si ambos medicamentos se administran de manera conjunta en presencia de insuficiencia renal, puede aumentar el riesgo de hipoglucemia secundaria a este mecanismo.

Escasos reportes indican que los niveles de ciclosporina pueden estar aumentados durante el tratamiento concomitante con alopurinol.

Cuando estos fármacos se administran conjuntamente, se debe considerar la vigilancia de los niveles de ciclosporina y el posible ajuste de la dosis de ésta.

PRECAUCIONES EN RELACION CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, MUTAGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:


Se publicó el reporte de un estudio en ratonas preñadas que recibieron, por vía intraperitoneal, 50 ó 100 mg/kg de alopurinol en los días 10 o 13 de la gestación.

Se registró un elevado número de fetos muertos de las hembras preñadas que recibieron 100 mg/kg de alopurinol; pero no así en las que recibieron 50 mg/kg.

Se registró un mayor número de malformaciones externas en los fetos con ambas dosis de alopurinol en el día 10 de la gestación, y aumentó el número de malformaciones óseas en los fetos con ambas dosis en el día 13 de la gestación.

No se puede determinar si esto representó un efecto fetal o un efecto secundario a la toxicidad materna.

Sin embargo, no se han realizado estudios adecuados o bien controlados en mujeres embarazadas. No se ha encontrado evidencia en los estudios citogenéticos de mutagenicidad con alopurinol. Asimismo, no se ha encontrado evidencia de carcinogénesis en los estudios realizados en ratones y ratas.

DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACION:


La dosis de alopurinol para lograr el control completo de la gota y disminuir los niveles séricos de ácido úrico a niveles normales o próximos a lo normal, varía con la severidad de la enfermedad.

El promedio es de 200 a 300 mg/día para pacientes con gota leve, y de 400 a 600 mg/día para aquellos pacientes con gota tofosa moderadamente severa.

La dosis adecuada se puede administrar en dosis divididas, o como dosis única equivalente con la tableta de 300 mg.

Dosis mayores de 300 mg se deben administrar en dosis divididas. La dosis mínima efectiva es de 100 a 200 mg/día, en tanto que, la dosis máxima recomendada es de 800 mg/día. Para disminuir la posibilidad de que aparezcan ataques gotosos agudos se recomienda que el paciente inicie con una dosis baja de alopurinol (100 mg/día) y que aumente la dosis en 100 mg a intervalos semanales hasta que se obtenga un nivel de ácido úrico en suero de 6 mg/dl o menos, pero sin exceder la dosis máxima recomendada.

Los niveles normales de uratos en suero por lo general se alcanzan en un periodo de una a tres semanas.

El límite superior del intervalo normal es aproximadamente de 7 mg/dl para hombres y mujeres posmenopáusicas, y de 6 mg/dl para las mujeres premenopáusicas.

No se debe confiar demasiado en una sola determinación de ácido úrico en suero, debido a que, por razones técnicas, puede ser difícil la estimación de ácido úrico. Mediante la selección de la dosis adecuada y, en ciertos pacientes con el uso concomitante de agentes uricosúricos es posible disminuir los niveles de ácido úrico en suero hasta niveles normales o, si se desea, hasta niveles tan bajos como 2 a 3 mg/dl, y mantenerlos así de manera indefinida.

En tanto se realiza el ajuste de la dosis de alopurinol en pacientes que están siendo tratados con colchicina y/o agentes inflamatorios, se aconseja continuar con estos últimos medicamentos hasta que se normalice el ácido úrico en suero, y no se presenten ataques de gota durante varios meses.

Para cambiar de un agente uricosúrico a alopurinol en un paciente, la dosis del agente uricosúrico debe disminuirse de manera gradual durante un periodo de varias semanas, y aumentar de manera gradual la dosis de alopurinol, hasta alcanzar la dosis requerida necesaria para mantener un nivel normal de ácido úrico en suero. También se debe notar que, por lo general, alopurinol se tolera mejor si se toma después de las comidas.

Se aconseja ingerir suficiente líquido para producir una cantidad de orina diaria, de por lo menos dos litros, y así mantener una orina neutra o, de preferencia, ligeramente alcalina. Como alopurinol y sus metabolitos se eliminan sólo por vía renal, puede ocurrir en casos de insuficiencia renal una acumulación del fármaco, por lo que la dosis de alopurinol se debe reducir en forma correspondiente.

Con una depuración de creatinina de 10 a 20 ml/min es adecuada una dosis diaria de 200 mg de alopurinol. Cuando la depuración de creatinina es menor de 10 ml/min, la dosis diaria no debe exceder de 100 mg. Cuando la insuficiencia renal es extrema (depuración de creatinina menor de 3 ml/min), también es posible que sea necesario prolongar el intervalo entre las dosis.

Para la prevención de nefropatía por ácido úrico durante la terapia intensiva de la enfermedad neoplásica, se recomienda el tratamiento con 600 a 800 mg/día durante dos o tres días, concomitante con una alta ingesta de líquidos. Por otro lado, consideraciones similares a las recomendaciones anteriores para el tratamiento de pacientes con gota, rigen la regulación de la dosis para propósitos de mantenimiento en la hiperuricemia secundaria.

La dosis de alopurinol recomendada para el manejo de cálculos recurrentes de oxalato de calcio en pacientes hiperuricosúricos es de 200 a 300 mg/día en dosis divididas, o como dosis única equivalente.

Esta dosis se puede aumentar o disminuir, dependiendo del control resultante de la hiperuricosuria, con base en las determinaciones subsiguientes de uratos en la orina de 24 horas.

La experiencia clínica sugiere que los pacientes con cálculos recurrentes de oxalato de calcio, también pueden beneficiarse con cambios en la dieta, como son la disminución en el consumo de proteínas de origen animal, sodio, azúcares refinados, alimentos ricos en oxalato, y consumo excesivo de calcio; así como un aumento en la ingestión de líquidos orales y fibra en los alimentos.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:


Se ha reportado un caso de ingestión de 22.5 g de alopurinol, en el que no se observaron consecuencias adversas. La toxicidad es más común entre los pacientes con insuficiencia renal que ingieren dosis altas durante periodos largos. En estos casos, las reacciones de hipersensibilidad y dermatológicas son las manifestaciones tóxicas más comunes. En caso de intoxicación aguda, se debe proceder a suministrar las medidas de soporte usuales y, si está indicado, el lavado gástrico y la administración de carbón activado, es recomendable mantener un buen estado de hidratación. A pesar de que nunca se ha reportado la formación de litos urinarios después de una sobredosis de alopurinol, es prudente alcalinizar la orina para prevenir esta complicación. Tanto alopurinol como oxipurinol son dializables; sin embargo, no se conoce la utilidad de la hemodiálisis o la diálisis peritoneal en el manejo de la sobredosificación con alopurinol.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO:


Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

LEYENDAS DE PROTECCION:


Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños.¿No se administre durante el embarazo ni en la lactancia.

PRESENTACIONES:


Laboratorio

Forma farmacéutica

Presentación

FARMACIAS DEL AHORRO

Tabletas 300 mg

Envase con 20 tabletas

FARMACIAS GUADALAJARA 

Tabletas 300 mg

Caja con 30 tabletas

KENDRICK

Tabletas 300 mg

MEDIMART

Tabletas 300 mg

Caja con 20 tabletas



Consejos de salud

3 secretos para perder peso definitivamente

La mayoría de las personas piensan que la mejor estrategia para perder peso son las dietas. Sin embargo, los estudios ...

Enfermedades o dolencias relacionadas

  • Hepatitis
  • Gota
  • Epilepsia
  • Fiebre
  • Ictericia
  • Leucemia
  • Tumor
  • Neuritis
  • Mareo
  • Nefritis

  • Artículos relacionados

    Actualmente no disponemos articulos relacionados con este medicamento ALOPURINOL TABLETAS


    Opiniones

    Medicamento ALOPURINOL TABLETAS actualizado
    Búsquedas frecuentas: ALOPURINOL TABLETAS contraindicaciones, efectos secundarios ALOPURINOL TABLETAS, presentacion, efectos colaterales, precio.

    Síguenos

    X