Mitos sobre el consumo de la soya

soyaLa soya provee proteínas, grasas saludables y nutrientes. No obstante, en la misma medida en que la soya se ha ido haciendo más popular, también han crecido a su alrededor una serie de mitos sobre cómo este alimento afecta al organismo.

Los especialistas en nutrición afirman que la soya reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, hipertensión y de colesterol elevado. Además, el consumo de soya también disminuye el riesgo de desarrollar tanto el cáncer de mama como de próstata y alivia los sofocos relacionados con la menopausia.

1. La soya afecta el funcionamiento del páncreas. Algunas personas creen que la soya posee anti-nutrientes que destruyen las enzimas digestivas producidas por el páncreas, haciendo que este aumente su trabajo y aumente en volumen, haciéndonos más proclives a numerosas enfermedades del páncreas como el cáncer.

Lo cierto es que los inhibidores de la proteasa que contiene la soya (al igual que muchas legumbres y granos) solo pueden afectar el equilibrio del páncreas si se come en exceso y durante un largo periodo de tiempo. Además, cuando la soya se cocina, entre el 80 y el 95% de estas sustancias viene destruida.

2. La soya causa deficiencias de minerales. Las personas creen que los fitatos y oxalatos contenidos en la soya pueden reducir la absorción de minerales, espacialmente el calcio, el hierro y el zinc. En realidad, los fitatos y oxalatos si reducen la absorción de minerales pero si consumimos pequeñas cantidades de carne roja, esta dificultad viene balanceada. Incluso, la soya posee una gran cantidad de un tipo de hierro que es fácilmente absorbido por el organismo.

No obstante, debe aclararse que las personas vegetarianas que consuman soya, deben identificar fuentes de zinc extras para poder balancear los oligoelementos en su dieta.

Como puede apreciarse, la soya resulta un alimento nutritivo y muy saludable, que como el resto de los alimentos, debe consumirse en las cantidades adecuadas. No obstante, la soya es uno de los productos más sanos que podemos integrar en nuestra dieta cotidiana.

  Consejos, Dietas, Salud y belleza