Los diferentes tipos de hongos alucinógenos

Años atrás, Centroamérica era el único territorio que detentaba una gran diversidad en cuanto a los tipos de hongos alucinógenos pero en nuestros días su producción y comercio se ha extendido por todo el mundo. Así, es frecuente encontrar una amplia variedad de hongos en los hábitats más extraños ya que, aunque no posean las condiciones adecuadas de humedad para su desarrollo, su crecimiento natural no se encuentra particularmente obstaculizado.

En este sentido, puede encontrarse la amanita muscaria que es una variedad de estos hongos y que posee una elevada capacidad alucinógena, siendo capaz de producir severas intoxicaciones en el organismo humano. También es común encontrar la stropharia cubensis, que suele desarrollarse en otoño sobre todo en las regiones españolas de clima bien húmedo y en campos bien abonados como los pastos y los jardines. Esta variedad posee de igual manera elevadas propiedades alucinógenas siendo su principio activo el alcaloide psilocibina, que provoca intensos efectos de despersonalización.

Por otra parte, puede identificarse claramente el hongo psilocybe con apariencia similar a la de un sombrero y que posee grandes posibilidades de reproducirse en cualquier ambiente, obviamente, tiene idénticas propiedades alucinógenas que las variedades anteriores.

Entre estas setas, aparece además la amanita muscaria con un aspecto muy característico: roja con puntos blancos. Esta variedad también posee una elevada capacidad alucinógena y tóxica por lo que puede originar graves intoxicaciones en las personas que la ingieren.

Finalmente, no puede dejarse mencionar el claviceps purpurea o cornezuelo del centeno que es un hongo de color violáceo que parasita todas las gramíneas como la cebada, el trigo y el centeno, además del pasto silvestre. Este tipo de hongo, además de los alcaloides comunes intrínsecos a toda esta especie, incluye la ergovina, la amida del ácido lisérgico, la ergotamina y la ergotoxina; sustancias que tienen niveles variables de toxicidad mortal.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>