Artículo sobre ...

TRAUMATISMO DEL PARTO

Los signos clínicos son los de una fractura de hueso largo: dolor, deformación, impotencia funcional, crepitación. Diagnóstico diferencial con parálisis braquial, fractura de ...

Enviado* el 01/01/2011 21:48
TRAUMATISMO DEL PARTO Dr. Oscar Fuenzalida                                          Dra. Marcela Castellanos I. Definición      Lesiones que afectan al RN derivadas del trabajo de parto, asociadas o no a      maniobras obstétricas. II. Factores de riesgo A.  Fetales : macrosomía, prematuridad,  embarazos múltiples, presentaciones     anormales. B.  Maternos : primiparidad precoz o tardía, gran multiparidad, estrechez del canal      vaginal, alteraciones de la dinámica uterina. C.  Ovulares : oligoamnios, procidencia del cordón, placenta previa marginal. D.  Iatrogénicas : maniobras obstétricas inadecuadas, inoportunas o mal realizadas. III. Traumatismos más frecuentes según su localización: A. Cabeza:    1. Bolsa serosanguínea: aumento de volumen blando, indoloro, de bordes poco        netos que sobrepasa la línea de sutura de los huesos craneanos, localizada en        el lugar de presentación y en cuya superficie se pueden apreciar algunas        petequias. Se debe diferenciar del céfalo hematoma.  Se resuelve en un        periodo  de 24 a 48 horas en forma espontánea.  No necesita tratamiento. 2 . Céfalo hematoma subperióstico: aumento de volumen a tensión, de bordes netos, que no sobrepasa la línea de sutura de los huesos craneanos.   Se ubica de preferencia en los huesos parietales.  La incidencia  es de 1 a 2% en los recién nacidos y se acompaña, en un 5 a un 15%,  de fractura lineal de la tabla externa del hueso correspondiente. Su reabsorción puede acentuar una ictericia neonatal y su resolución puede ocurrir entre los 15 a 20 días post-parto. Cuando el hematoma se calcifica su reabsorción puede demorar 1 - 2 meses. Diagnóstico diferencial: con bolsas sero-sanguíneas, meningocele, céfalo hematoma subaponeurótico. Tratamiento: ninguno.              3 . Céfalo hematoma subaponeurótico : Se produce al desprenderse la aponeurosis epicraneana de los huesos de la bóveda craneana.  Se caracteriza por un aumento de volumen variable, blando, de bordes irregulares, que cubre uno o más huesos del cráneo, sobrepasando las suturas y en cuya superficie hay erosiones, petequias y/o equimosis.  Suele haber fluctuación central y crepitación nívea. Al organizarse, su borde externo puede dar la impresión de un hundimiento craneano.    Diagnóstico diferencial: con bolsas serosanguíneas, meningocele,    hundimiento  craneano.   Tratamiento: tratar sus complicaciones (anemia, ictericia, lesiones cutáneas).
 4. Fracturas  de cráneo : son infrecuentes ya que los huesos del cráneo son poco mineralizados, más compresibles, su separación es por una sutura membranosa, permitiendo su deformación en su paso por el canal del parto. a) Fracturas lineales : se localizan en la convexidad de los huesos  parietales u                  occipital, se acompaña frecuentemente de edema del cuero cabelludo y/o     cefalohematoma. Su diagnóstico es por radiografía de cráneo. b) Hundimiento craneano: se aprecia como una depresión en la convexidad de los huesos de la bóveda craneana, de bordes irregulares, suaves. El RN suele estar asintomático a menos que el hundimiento esté asociado a daño cerebral. Generalmente se asocia a una aplicación laboriosa de fórceps.     Tratamiento: las fracturas lineales no requieren tratamiento. En caso de     hundimiento craneano debe enviarse al Neurocirujano para su corrección. 5.  Parálisis facial periférica : parálisis flácida de los músculos de la cara por traumatismo del nervio facial en su trayecto periférico. Es causada por compresión de la rama periférica del nervio facial.  Se caracteriza por ser total, comprometiendo los músculos de la hemicara correspondiente: lagoftalmo, ausencia de los pliegues frontales, infraorbitario y naso labial, la comisura bucal se desvía hacia el lado sano y hacia abajo, exagerándose con el llanto. Complicaciones: úlcera corneal y/o conjuntivitis. Diagnóstico diferencial: con parálisis facial central. Evolución: favorable, regresando en forma espontánea, ocasionalmente puede demorar  algunos meses en recuperarse. 6.  Traumatismos oculares: habitualmente son benignos, siendo la hemorragia      subconjuntival la más frecuente y no necesita tratamiento; cuando compromete      párpado, órbita, músculos o globo ocular, debe enviarse con urgencia al      Oftalmólogo. B.  CUELLO 1.   Hematoma del esternocleidomastoídeo : se trata de una hemorragia del            músculo  contenido en la vaina.  Su causa más frecuente es el desgarro del            músculo o de su aponeurosis por hiperextensión del cuello en maniobras de            extracción de hombros o de la cabeza del RN.   Se aprecia un aumento de            volumen en la parte media del músculo, fusiforme, indoloro, que forma cuerpo            con el músculo y se acompaña con desviación de la cabeza hacia el lado            comprometido.   Suele regresar en forma espontánea entre 4 a 6 semanas;            puede complicarse con  tortícolis.  Diferenciar de un quiste branquial o bocio. 2 . Traumatismo de médula : Suele tratarse de una hemorragia o sección de médula con o sin fractura de la columna vertebral.  Se produce por la tracción y         latero flexión forzada en retención de cabeza última, en parto nalgas o retención de hombros en presentación cefálica.  Las regiones más comprometidas son: cervical y torácica superior. Su evolución en caso de sección medular es la agravación y muerte, y en caso de contusión o hemorragia medular: recuperación pero con secuelas.
C. TORAX 1.  Fractura de clavícula : Es la más frecuente de las fracturas óseas durante el parto, en su mayoría son en tallo verde y ocasionalmente completas. Su causa es la retención de hombros, en la presentación cefálica y la extensión de los brazos en el parto en nalgas.  Diagnóstico: Aumento de volumen, doloroso a la palpación de la clavícula con o sin crepitación ósea, con o sin compromiso motor del brazo del lado afectado, Moro asimétrico y dolor a la movilización pasiva del brazo del lado afectado.   Su diagnóstico diferencial debe ser con la fractura del húmero y la parálisis braquial. Tratamiento: está dirigido a disminuir el dolor del RN y consiste  en la inmovilización del brazo del lado afectado en ángulo recto con apoyo sobre el abdomen durante 7 a 10 días que es el período en que se forma el callo óseo. Su pronóstico es bueno, evolucionando sin secuelas.   2. Parálisis braquial : Parálisis que compromete a los músculos de las extremidades superiores causado por el trauma mecánico de las raíces nerviosas desde la 5ª cervical a la 1ª torácica.  Se diferencian tres tipos: a) Parálisis braquial superior o de Duchenne-Erb , se produce por compromiso de la 5º y 6º raíz cervicales y es el tipo más frecuente.- b) Parálisis braquial inferior o de Klumpke ,  por la lesión de las raíces 7ª y 8ª cervicales y 1ª torácica, es la más rara. c) Parálisis braquial total : que es la suma del compromiso de la raíces nerviosas desde la 5ª cervical a la 1ª torácica y es la segunda en frecuencia.             Causas: maniobras obstétricas que producen elongación, atrición o arrancamiento de las fibras nerviosas del plexo braquial en la extracción de cabeza última, en parto en nalgas o desprendimiento de hombros en parto en vértice.             Cuadro clínico:  a) Parálisis braquial superior: (C5 - C6), se ve un hombro caído, el brazo cuelga fláccido en extensión, aducción y rotación interna, hay leve flexión de la muñeca con conservación de la sensibilidad y motilidad de la mano; Moro asimétrico.  b) Parálisis braquial inferior: (C7-C8-TI), existe una mano paralítica en garra, sin movimiento espontáneo de la muñeca y con movimientos del resto del brazo. Suele asociarse compromiso del simpático cervical (Síndrome de Claude Bernard Horner: ptosis palpebral, miosis, enoftalmo).  c) Parálisis braquial total: extremidad superior fláccida, inmóvil, con ausencia de reflejos y alteración de la sensibilidad. Evolución : mejoría espontánea en la parálisis braquial superior entre 3 a 6 meses; en cambio, la parálisis braquial inferior  total puede evolucionar con secuelas como atrofias musculares o posiciones viciosas de la extremidad.              Manejo: evaluación y tratamiento kinesiológico que debe iniciarse desde la hospitalización en puerperio y continuar ambulatoriamente; no inmovilizar. Una de las terapias que ofrece buenos resultados, es la terapia Vojta. Citar a control al paciente a los 15 días de vida. Evaluar función motora de la
extremidad comprometida y según ésta, derivar a neurología para completar estudio que incluye: Resonancia nuclear magnética y electro conducción. La evaluación de los rangos de movimiento, a los 4 meses de vida, es el examen más importante para definir la necesidad de tratamiento quirúrgico, el cual debe efectuarse antes de los 6 meses de vida para lograr una funcionalidad adecuada. En parálisis total, se debe realizar estudios de conducción nerviosa precozmente:  si se comprueba disrupción de las fibras nerviosas, considerar la microcirugía  reparadora. Otras indicaciones de Cirugía: o Parálisis total + Síndrome de Horner al mes. o Parálisis C5-C6 post-parto podálica, sin recuperación alguna a los 3 meses. o Cuando el uso del bíceps está totalmente ausente a los 3 meses en parálisis C5-C6. E. ABDOMEN :              El traumatismo de los órganos intra abdominales debe sospecharse en partos con maniobras de extracción dificultosa (parto en nalgas, versión interna, cesárea, Kristeller), en RN  macrosómicos, en prematuros, así como también en maniobras inadecuadas de resucitación; como causas coadyudantes pueden agregarse: las discrasias sanguíneas, hepatomegalia, hijo madre diabética, eritroblastosis fetal y asfixia severa.              La sintomatología es inespecífica y está relacionada con la pérdida sanguínea: palidez, taquicardia, taquipnea, mala succión e ictericia. 1.  Traumatismo hepático: aparición de masa palpable en hipocondrio derecho en relación con el hígado más anemia.  En caso de ruptura de la cápsula de Glisson: dolor abdominal, hipotensión, hematoma escrotal.              2. Hematoma renal: Tumor de flanco, unilateral, de aumento insidioso (2-3                     días), hematuria, anemia. Evolución: la mayoría a curación total;  raro a nefroesclerosis. Diagnóstico diferencial con tumor renal, hemorragia suprarrenal, hidronefrosis, trombosis vena renal.              3. Hematoma suprarrenal: Puede ser uni o bilateral, asociado o no a                  hemorragia  renal. Diagnóstico: tumor de flanco uni o bilateral, de aumento progresivo y lento puede acompañarse de polipnea, shock y cianosis; con o sin alteraciones hidroelectrolíticas o ácido básicas.  En todos estos traumatismos deberá efectuarse una palpación suave abdominal para no agravar el cuadro y lo menos frecuente posible. Efectuar radiografía de abdomen simple y ecotomografía abdominal. Tratamiento: vigilancia activa, corrección de complicaciones (anemia, ictericia, corrección de trastornos hidroelectrolíticas y ácido básico). 4. Traumatismos de la piel: Estas pueden ser erosiones, laceraciones, petequias o heridas cortantes en el momento del parto vaginal o cesárea, su tratamiento será según el tipo de lesión.
5.  Necrosis adiposa subcutánea: Es una lesión circunscrita, indurada de la piel y tejido celular subcutáneo, de tamaño variable, contornos irregulares, no depresible ni adherida a planos profundos. La piel que la cubre puede ser pálida, roja o púrpura, sin signos  inflamatorios.  Se ubica de preferencia en mejillas, cuello, dorso, hombros y nalgas, se produce por isquemia local en partos prolongados y   difíciles.                    Diagnóstico diferencial con  linfogranulomatosis.                   Tratamiento: ninguno F.  FRACTURA DE HUESOS LARGOS             1.  Fractura de húmero: se produce al ejercer una presión exagerada sobre el 1/3 medio del brazo al tratar de descenderlo, en la elevación de los brazos en parto en nalgas o retención de hombros en parto de vértice.                  Los signos clínicos son los de una fractura de hueso largo: dolor, deformación, impotencia funcional, crepitación. Diagnóstico diferencial con parálisis braquial, fractura de clavícula, desprendimiento de epífisis. Tratamiento: Inmovilización del brazo comprometido por 2 a 4 semanas.             2. Fractura de fémur: pueden producirse en parto en nalgas incompleto, al                  efectuar presión exagerada sobre el fémur al tratar de extraerlo.       Signos clínicos: el de fractura de hueso largo.                  Diagnóstico diferencial con parálisis periférica, disyunción epifisiaria,                  traumatismo medular  cuando es  bilateral.                  Tratamiento: tracción continua durante 3 a 4 semanas. IV.  BIBLIOGRAFIA 1.  Fanaroff A.,Martin R.Neonatal Perinatal Medicine,  5ª ed.  P.:346-370. 1992. 2.  Miles K.Tsuji; Birth Trauma, en Manual of Neonatal Care, 3.  Cloherty J. Stark A. Fourth Edition  P.225-231.1998. 4.  Volpe, J., Neurology of the Newborn Third Edition 1995. 5.  Clark y Curtis, Hand Clinics. Vol. 11.#4. Nov. 1995

Síguenos

X