Artículo sobre ...

Reparación de las fracturas de huesos largos en traumatismos ...

Para estudiar si existe o no un callo de fractura más voluminoso o más prematu­ ro en las fracturas de hueso largo se ha buscado un modelo experimental en rata Wistar con y sin ...

Enviado* el 01/01/2011 21:17
ORIGINALES Rev Esp Cir Osteoart 1996; 31: 61-66 Reparación de las fracturas de huesos largos en traumatismos craneoencefálicos. Estudio experimental en la rata R. BALLESTEROS MASSO*, J. BOYA VEGLE**, L. MLNUERA MARTÍNEZ***, E. GÓMEZ BARRENA****. A. D. DELGADO-MARTÍNEZ****, M. CHACÓN CASTILLO***** y M. GONZÁLEZ PÉREZ***** * Servicio de Traumatología. Hospital FREMAP-Vigo. Figo (Pontevedra). ** Catedrático de Histología. Facultad de Medicina. Universidad Complutense. Madrid. *** Catedrático de Traumatología y Cirugía Ortopédica. Facultad de Medicina. Universidad Autónoma. Madrid. **** Departamento de Traumatología. Hospital La Paz. Madrid. ***** Licenciado en Medicina y Cirugía. Universidad Complutense. Madrid. Resumen.—Los pacientes con traumatismo craneoencefálico presentan una respuesta osteo­ génica alterada. Para estudiar si existe o no un callo de fractura más voluminoso o más prematu­ ro en las fracturas de hueso largo se ha buscado un modelo experimental en rata Wistar con y sin lesión encefálica. El estudio no demuestra diferencias significativas. Se discute la importancia de factores terapéuticos más que el hecho del traumatismo creaneoencefálico. FRACTURE CALLUS IN LONG BONES AFTER HEAD INJURY. AN EXPERIMENTAL STUDY IN RATS Summary.—Osteogenic response deviates significantly in patients with traumatic brain injury. In this study, we analyze if there is an increased volume or earlier callus formation in long bones fractures in Wistar rats with and without brain injury. The results show no significant difference. The importance of some therapeutical aspects other than head injury are discussed. INTRODUCCIÓN Una de las observaciones clínicas, que de forma empírica viene siendo realizada por muchos espe­ cialistas, es que los traumatismos craneoencefálicos (TCE) se asocian a una disminución del tiempo de consolidación de las fracturas y a un aumento del volumen del callo. Sin embargo, no existe una de­ mostración científica clara al respecto. Las series publicadas (1-7) agrupan a pacientes tratados de diferentes formas y sin grupos de control adecua­ dos. Además de una reparación abundante y acele­ rada, se ha comunicado la existencia de fenómenos de osificación heterotópica periarticulares (7). En este sentido, sería muy útil disponer de un modelo experimental para el estudio de este fenómeno. El objetivo del presente proyecto es comprobar si Correspondencia: Dr. R. BALLESTEROS MASSO Poeta Feliciano Rolan, 5 Hospital FREMAP 36203 Vigo (Pontevedra) MATERIAL Y MÉTODOS Se han utilizado 78 ratas macho adultas de la especie Wistar, con un peso comprendido entre los 300 y los 550 g. Los animales se han anestesiado mediante una inyección intraperitoneal de pentobarbital sódico (60 mg/kg. de pe­ so). La fractura de hueso largo se ha estandarizado me­ diante un dispositivo diseñado a tal efecto, construido ba­ sándonos en el diseño de Bonnarens y Einhorn (8). Para obtener la fractura se ha utilizado una técnica de preenclavado.  Con el animal anestesiado, y previo ra­ surado y pincelado con povidona yodada (betadine) de la extremidad inferior, se realiza una incisión media sobre la rodilla derecha. Se incide la cápsula medial y se luxa la­ teralmente la rótula. Con una fresa industrial se realiza una perforación de 0,1 mm. en la zona intercondílea y se profundiza en dirección distal-proximal hasta comunicar VOLUMEN 31; N.° 182 MARZO-ABRIL, 1996 las fracturas de los huesos largos asociadas a TCE presentan osificaciones heterotópicas, menor tiempo de consolidación y/o callo de fractura de mayor volu­ men, conforme a la impresión clínica. Para ello he­ mos diseñado un estudio experimental, utilizando co­ mo animal de experimentación la rata de raza Wistar.
62 REVISTA ESPAÑOLA DE CIRUGÍA OSTEOARTICULAR Figura 1. Aparato para la producción de fractura de fémur en la rata. con la cavidad medular. Se realiza un enclavado centro- medular retrógrado con una aguja de Kirschner de 1 mm. de diámetro, que se deja impactada en la región trocantérea.       La aguja se corta a nivel de la articulación y se cie­ rra el abordaje quirúrgico por planos. Se coloca al animal sobre el dispositivo de fractura. Se centra el muslo sobre el sistema de guillotina y se bloquea el fémur con los ín­ dices de ambas manos sobre la región trocantérea y la re­ gión condílea. La fractura se produce al golpear el émbo­ lo de la guillotina (de 390 g. de peso desde una altura de 75 cm.) la zona central. Los 2 puntos extremos, separa­ dos a una distancia fija, actúan como soporte en un sis­ tema de 3 puntos de apoyo. La distancia de penetración del émbolo permanece constante. Se transmite al muslo del animal una energía de 2,86 julios (calculada a partir del peso del émbolo y la altura de caída). La fractura se comprueba mediante un aparato de radioscopia conven­ cional (General Electric-Estenoscop: 2 seg., 49 kV, 0,7 mA). De esta forma se obtiene una fractura transver­ sa, mínimamente desplazada de tercio medio de fémur (Figs. 1 y 2). Entre los distintos modelos experimentales de TCE (9-12) se ha seguido el desarrollado por Hekmatpanah y Cameron (13) por su simplicidad y reproductibilidad. Figura 2. Colocación del animal de experimentación en el aparato de fractura. Se trata de un mecanismo de guillotina sobre el que se deja caer un peso. Para ello se ha construido una trama estereotáxica, que permite localizar el TCE siempre sobre la región parietal izquierda. Tras al rasurado y pincelado del cráneo del animal, se realiza una incisión anteroposterior de unos 3 cm., hasta llegar a la tabla externa. Utilizando un mo­ tor industrial de alta velocidad y una fresa industrial de 1 mm. se realizan perforaciones en el parietal izquierdo, de tal forma que nos van a permitir levantar un frag­ mento óseo de 1 cm. de diámetro. Obtenemos así una craneotomía         con una ventana que deja expuesta la durama­ dre. Se coloca un dispositivo de percusión tubular sobre la ventana (separado de ella 1 mm.) y se deja caer una barra de vidrio de 5 g. desde una altura de 1 m. sobre el encéfalo. Se permite así la salida libre de la columna de aire y se produce, de esta forma, un TCE estándar. La energía transmitida al encéfalo del animal es de 0,05 ju­ lios (Fig. 3). Se cierra la herida quirúrgica sin la tapa ósea de la ventana para permitir cierta expansión del en­ céfalo tras el TCE. El animal pasa a una jaula con otros 4 animales sobre los que se ha realizado el experimento en la misma sesión quirúrgica. Los animales permanecen en las condiciones estándar del animalario del Servicio de Cirugía Experimental de nuestro hospital. Los 78 animales se han distribuido en grupos. Los primeros 30 se destinaron al ajuste del modelo experi­ mental (tipo de fractura e intensidad del TCE) y no se contemplan en la valoración de los resultados. Sobre los 48 animales restantes se realizó la fractura femoral. De forma aleatoria se separaron 18 animales como grupo control (fractura sin TCE). Por problemas anestésicos no sobrevivieron 2 animales (11,2%), quedando el grupo control constituido por un total de 16 ratas. A los 30 ani­ males restantes se les produjo el TCE. De ellos no sobre­ vivieron 12 (40%), pasando a formar el grupo estudio (fractura y TCE) 18 animales (60%). Los animales se sa­ crificaron en la primera, segunda, cuarta y sexta semanas tras la cirugía, según se expone en la Tabla I. La valoración de resultados se ha realizado mediante radiología del animal tras el sacrificio. El equipo de ra­ diografía utilizado fue un Hewlett Packard Cabinet, X-Ray System-Faxitrom,  series Model 43855A (Oregón, Estados VOLUMEN 31; N.° 182 MARZO-ABRIL, 1996
R. BALLESTEROS MASSO Y COLS.—REPARACIÓN DE LAS FRACTURAS DE HUESOS LARGOS... 63 Figura 3. Aparato para la producción de un TCE. Previa ven­ tana en el parietal, se descarga una barra de vidrio de 5 g. so­ bre la duramadre. El animal está posicionado sobre una tra­ ma de estereotaxia. Unidos), y se utilizaron las mismas variables en cada radio­ grafía (placa Agfa Mamoray RP3 18x24, 35 kV y 15 seg.). Para medir el callo de fractura se han utilizado 2 mé­ todos: 1. Las placas radiográficas se han valorado de for­ ma ciega por 5 especialistas en traumatología y ortope­ dia. En animales con el mismo tiempo de evolución se comparaban 3 variables: aparición de osificaciones heterotópicas,           tamaño del callo de fractura y volumen del mismo (Figs. 4 y 5). 2. Se cuantificó el callo de fractura según una mo­ dificación del método de Spencer et al. (14), que emplea la siguiente aproximación matemática: V = A/B siendo V la respuesta reparadora, A el diámetro mayor de la estructura tubular y B el diámetro del hueso en el foco de fractura. Los 2 métodos son aproximados y subjetivos. Con el método de Spencer et al. (14) se asume que el diámetro mayor de una estructura tubular (aunque sea de forma irregular) es el principal determinante del volumen de la estructura y, por tanto, nos da una idea del volumen del callo de fractura. Para aumentar la sensibilidad de las Figura 4. Radiografía del callo de fractura. Fémur de rata Wistar con preenclavado retrógrado (aguja de Kirschner de 1,0 mm.) y TCE. Dos semanas de evolución. VOLUMEN 31; N.° 182 MARZO-ABRIL, 1996
64 REVISTA ESPAÑOLA DE CIRUGÍA OSTEOARTICULAR Figura 5. Radiografía del callo de fractura. Fémur de rata Wistar con preenclavado retrógrado (aguja de Kirschner de 1,0 mm.) y TCE. Seis semanas de evolución. mediciones se utilizó un retroproyector de transparen­ cias, que nos permitió una ampliación de las radiografías de un 600%, realizándose dicha medición de forma cie­ ga. Para el proceso estadístico de los datos se ha utiliza­ do el paquete informático Epi-info versión 5.00 (Centers for disease control. Epidemiology Program Office. Atlan­ ta, Georgia, Estados Unidos). RESULTADOS En el estudio ciego (en el que se valoraba la aparición de osificaciones heterotópicas, tamaño del callo de fractura y volumen del mismo) realiza­ da por 5 especialistas en traumatología y ortopedia, no se ha encontrado un menor tiempo de consoli­ dación en las fracturas de huesos largos del animal de experimentación (rata Wistar) con TCE. La apariencia radiológica del callo de fractura es simi­ lar en el grupo estudio y en el grupo control en las mismas etapas de evolución. Tampoco se ha encon­ trado un callo de mayor volumen en las fracturas de huesos largos del animal de experimentación con TCE. Asimismo no se detectan osificaciones heterotópicas en ninguno de los grupos. Tabla II: Análisis estadístico de los resultados expuestos en la Tabla I Primera semana: Respuesta reparadora menor en el grupo es­ tudio (TCE) que en el grupo control. Diferencia no signifi­ cativa («t» de Student). Segunda semana: Respuesta reparadora mayor en el grupo es­ tudio que en el grupo control. Diferencia no significativa («t» de Student). Cuarta semana: Respuesta reparadora menor en el grupo es­ tudio que en el grupo control. Diferencia no significativa (test Kruskall-Wallis) . Sexta semana: Respuesta reparadora menor en el grupo estu­ dio que en el grupo control. Diferencia no significativa («t» de Student). Tras la aplicación de la fórmula de Spencer et al. (14) se confirman los resultados obtenidos en la valoración radiológica anterior. Los resultados se detallan en las Tablas I y II. Al comparar los resul­ tados del grupo control y del grupo estudio (TCE) no se observan diferencias estadísticamente signifi­ cativas mediante la «t» de Student y el test de Kruskall-Wallis para una significación menor del 0,01. Se concluye que, en el grupo de estudio (TCE), el callo fracturario no tiene un volumen mayor que en el grupo control. DISCUSIÓN Si en la actualidad parece demostrado que la reparación         de las fracturas se realiza de una forma más rápida y abundante en pacientes con TCE [Perkins y Skirving (15), Spender (14), García Lázaro     (16)], el mecanismo y las condiciones en que se produce esta osteogéesis acelerada son desconoci- dos. Se han planteado distintas teorías etiológicas: — La osificación heterotópica traumática podría     ser el resultado de contusiones y desgarros musculares producidas en el paciente politraumati- zado con TCE, tratándose simplemente de una aso- ciación. — Los pacientes con TCE pueden desarrollar alteraciones endocrinas (17). García Lázaro (16) demuestran alteraciones en la concentración sérica de somatomedina C. — En los pacientes con TCE en los que se em- plea un tratamiento conservador, la excesiva movi- lidad del foco de fractura, debido a los cuidados posturales, así como a la falta de control del miem- bro por parte de un paciente no colaborador, podrían      estar implicados en la formación de un callo excesivo. En contra de esta teoría están los estudios VOLUMEN 31; N.° 182 MARZO-ABRIL, 1996
R. BALLESTEROS MASSO Y COLS.—REPARACIÓN DE LAS FRACTURAS DE HUESOS LARGOS... 65 de Perkins y Skirving (15), realizados en pacientes en los que se había practicado un enclavado cen- tromedular de la fractura. — Stone et al. (18) consideran que diversos agentes terapéuticos, utilizados durante el trata- miento de los pacientes con TCE, serían los res- ponsables del comportamiento anómalo del proce- so de reparación fracturaría. Según estos autores, la hiperventilación a la que se somete a muchos de es- tos pacientes produciría una alcalosis respiratoria que facilitaría el depósito de sales cácicas a nivel del foco de fractura. — Podría existir un control central de los me- canismos de reparación de las fracturas, que en los paciente con TCE se ve alterado. Este control central     se apoya por el hallazgo de la formación de hueso heterotópico en otros procesos patológicos del SNC: lesión medular, anoxia aguda, enfermeda- des neoplásicas del SNC, encefalomielitis, polio- mielitis, esclerosis múltiple y tétanos. El control por parte del SNC se podría ejercer a través de media- dores neurales o humorales. Los estudios de Bidner et al. (17) y de García Lázaro (16) demuestran la existencia de un factor de crecimiento circulante (o la disminución de un factor inhibidor) en el suero de pacientes con TCE. Se trataría, por tanto, de un mecanismo humoral, aunque no se descartan otro tipo de influencias. Nuestro estudio se diseñó en 2 fases. En la pri- mera se ha conseguido un modelo de fractura con TCE asociado. En la segunda fase se ha valorado el callo de fractura. Existe una ventaja teórica al uti- lizar la rata como modelo animal en el TCE, ya que se evitan las variaciones individuales al tratarse de una población altamente homogénea. El mayor tamaño     muestral permite eliminar algunas de las va- riaciones que se obtienen cuando se utilizan series más pequeñas (19). El modelo de fractura usado se ha elegido entre los diversos modelos de fractura de hueso largo en- contrados en la literatura (20-24) debido a su sen- cillez y reproductibilidad. Los resultados obtenidos indican que en la rata Wistar no se produce un aumento de la callogénesis en las condiciones experimentales descritas de frac- tura y TCE. La ausencia de osificaciones heterotópicas      en nuestro estudio no concuerda con las múltiples       observaciones publicadas en humanos (11, 14, 15, 25, 26). Esto se puede explicar desde di- versas ópticas: — El animal de experimentación elegido puede no ser el más adecuado. Es posible que no se pro- duzca un fenómeno de callogénesis aumentada en la rata. Quizá un animal más próximo al hombre en la escala filogenética permita unos resultados más similares. Izumi (27), en un estudio experimental en conejos, tampoco consigue encontrar diferencias significativas en la incidencia de formación de hue- so ectópico entre animales con lesión medular y animales no parapléjicos. — La btención de los resultados podría no ha- ber sido lo suficientemente sensible. Sin embargo, una infravaloración metodológica de las calcifica- ciones no impediría reconocer a unos expertos, la presencia de la callogénesis masiva que se reconoce en el paciente con TGE. En cuanto a la fórmula aproximativa empleada, la magnificación en un 600% conseguida mediante el retroproyector, así como la alta definición de la película radiográfica empleada, nos hace pensar que el método emplea- do tiene la sensibilidad suficiente. — Puede no existir una relación directa entre TCE y osteogenesis alterada. En la rata hemos producido un TCE grave, con una mortalidad del 40%, pero que permitía la vida libre del animal.     Estas condiciones no se producen en el hu- mano. Todos los autores están de acuerdo en que la callogénesis aumentada se produce en TCE se- veros, que necesitan de medidas extraordinarias en una unidad de cuidados intensivos. Algunos autores (26) llegan a afirmar que el aumento de la callogénesis estaría relacionada con la terapia recibida en estas unidades. Estas condiciones no se incluyen en el estudio experimental que hemos llevado a cabo. Nuestra opinión es que la discrepancia obtenida entre los resultados de este estudio experimental y la bibliografía consultada se debe a un problema metodológico, posiblemente relacionado con el tipo de TCE producido, con su tratamiento clínico, o con el animal de experimentación empleado. La imposibilidad de reproducir experimentalmente las observaciones clínicas hacen necesarias más inves- tigaciones para aclarar la fisiopatología del fenó- meno. AGRADECIMIENTOS A los miembros del Servicio de Cirugía Experimental       del Hospital La Paz, doctores Enrique de Miguel e Ignacio Álvarez. VOLUMEN 31; N.° 182 MARZO-ABRIL, 1996
66 REVISTA ESPAÑOLA DE CIRUGÍA OSTEOARTICULAR Bibliografía 1. Dejerine (Mmme), Cellier A, Dejerine Y. Para-ostéo-arthropathies des paraplégiques par lesión médulaire: Etude anatomi- que et histologique.  Rev Neurol 1919; 26: 399-407. 2. Garland DE, Blum CE, Waters RL. Periarticular heterotopic ossification in head-injured adults. Incidence and location. J Bone Joint Surg 1980; 62A: 1143-6. 3. Garland DE, Razza BE, Waters RL. Forceful joint manipulation in head-injured adults with heterotopic ossification. Clin Orthop 1982; 169: 133-8. 4. Garland DE. Fractures and dislocations about the hip in head-injured adults. Clin Orthop 1984; 186: 154-9. 5. Garland DE. Heterotopic ossification and HLA antigens. Arch Phys Med Rehabil 1984; 65: 531-8. 6. Mital MA. Garber JE, Stinson JT. Ectopic bone formation in children and adolescents with head injuries: Its management. J Pediatr Orthop 1987; 7: 83-90. 7. Roberts PH. Heterotopic ossification complicating paralysis of intracranial origin. J Bone Joint Surg 1968; 50B: 70-7. 8. Bonnarens F, Einhorn TA. Production of a standard closed fracture in laboratory animal bone. J Orthop Res 1984; 2: 97-101. 9. Sullivan HG, Martinez J, Becker DP, Miller JP, Griffith R, Wist AO. Fluid-percussion model of mecanical brain injury in the cat. J Neurosurg 1976; 45: 520-34. 10. Crockard A, Kang J, Ladds G. A model of focal cortical contusion in gerbils. J Neurosurg 1982; 57: 203-9. 11. López Carbonell A. Comunicación personal. 12. Chen MH, Bullock R, Graham DI, Miller JD, McCulloch J. Ischemic neuronal damage after acute subdural hematoma in the rat: Effects of pretreatment with a glutamate antagonist. J Neurosurg 1991; 74: 944-50. 13. Hekmatpanah J, Hekmatpanah CR. Microvascular alterations following cerebral contusion in rats. J Neurosurg 1985; 62: 888-97. 14. Spencer RF. The effect of head injury on fracture healing. A quantitative assessment. J Bone Joint Surg 1987; 69B: 524-8. 15. Perkins R, Skirving S. Callus formation and the rate of healing of femoral fractures in patients with head injuries. J Bone Joint Surg 1987; 69B: 521-4. 16. García Lázaro FJ. Consolidación de las fracturas en presencia de traumatismo craneoencefálico. Estudio de factores induc­ tores en la formación del callo. Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid, 1992. Tesis doctoral. 17. Bidner SM, Rubins IM, Desjardins JV, Zukor DJ, Goltzman D. Evidence for a humoral mechanism for enhanced osteo­ genesis after head injury. J Bone Joint Surg 1990; 72A: 1144-9. 18. Stone MH. Accelerated fracture union in association with severe head injury. J Bone Joint Surg 1987; 69B: 493-7. 19. Shapira Y, Shohami E, Sidi A, Soffer D, Freeman S, Cotev S. Experimental closed head injury in rats: Mechanical, pa­ thophysiologic and neurologic properties. Crit Care Med 1988; 16: 258-65. 20. Udupa KN, Prasad GC. Chemical and histochemical studies on the organic constituents in fracture repair in rats. J Bone Joint Surg 1963; 45B: 770-9. 21. Lemaire RG. Calcium metabolism in fracture healing. An experimental kinetic study in rats using Ca45. J Bone Joint Surg 1966; 48A: 1156-62. 22. Makley JT, Heiple KG, Chase SW, Hendon CH. The effect of reduced barometric pressure on fracture healing in rats. J Bo­ ne Joint Surg 1967; 49A: 903-10. 23. Volping G, Rees JA, Bentlcy AG. Distribution of alkaline phosphatase activity in experimentally produced callus in rats. J Bone Joint Surg 1986; 68B: 629-34. 24. Jackson RW, Reed CA, Israel JA, Abou-Keer FK, Garside H. Production of a standard experimental fracture. Canad J Surg 1970; 13: 415-20. 25. Benassy J. Ostéomes des paraplégiques. Rev Rheumat 1957; 24: 457-61. 26. Spielman G, Gennarelli TA, Rogers CR. Disodium etidronate: Its role in preventing heterotopic ossification in severe head injury. Arch Phys Med Rehabil 1983; 64: 539-42. 27. Izumi K. Study of ectopic bone formation in experimental spinal cord injured rabbits. Paraplegia 1983; 21: 351-63. VOLUMEN 31; N.° 182 MARZO-ABRIL, 1996

Síguenos