Artículo sobre ...

Relación entre el virus humano herpes 8 y el sarcoma de Kaposi en ...

111 V OL . 11 - 3, 2007 HHV 8, VIH Y SARCOMA DE K APOSI Resumen Introducción. Parece existir una relación de causalidad ent re la infección por el virus humano herpes 8 (human ...

Enviado* el 31/12/2010 19:33
111 VOL . 11 - 3, 2007 HHV 8, VIH Y SARCOMA DE KAPOSI Resumen Introducción. Parece existir una relación de causalidad entre    la infección por el virus humano herpes 8 (human Herpesvirus 8, HHV-8) y el desarrollo de sarcoma de Kaposi, especialmente en la población positiva para virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Objetivo. Fue determinar la relación entre los resultados serológicos positivos para HHV- 8 y el sarcoma de Kaposi en pacientes positivos y negativos para VIH de Medellín, buscando la relación con distintas variables.      Materiales y métodos. Es un estudio descriptivo, de cohorte, prospectivo, del suero de 98 pacientes de diferentes instituciones de salud de Medellín, los cuales se dividieron en cuatro grupos para determinar por inmunofluorescencia su seropositividad frente a HHV-8 y poder asociar en forma univariada y bivariada con diferentes variables. Resulta- dos. Se estudiaron 98 sueros. En el grupo de pacientes con sarcoma de Kaposi y VIH, 83,3% fueron positivos para HHV- 8, en el grupo sin sarcoma de Kaposi pero con sífilis, 20,8% fueron positivos para HHV-8, en el grupo sin sarcoma de Kaposi pero VIH positivos, 8% fueron positivos para HHV-8 y en el grupo de sueros de banco de sangre, 4% fueron positivos para HHV-8. La presencia de sarcoma de Kaposi no tuvo relación con la evolución de la enfermedad por VIH ni con el recuento de CD4/ml. Conclusiones. El HHV-8 circula en nuestro medio y existe una relación entre la infección por este virus y el desarro- llo de sarcoma de Kaposi, especialmente en pacientes con en- fermedades de transmisión sexual y VIH positivos. Palabras clave: sarcoma de Kaposi, inmunofluores- cencia, VIH, virus herpes humano 8, neoplasia, anticuerpos Relación entre el virus humano herpes 8 y el sarcoma de Kaposi en pacientes positivos y negativos para el VIH BEATRIZ OROZCO1 , L UZ MARINA GÓMEZ1 , SANTIAGO ESTRADA2 , B LANCA NELLY RESTREPO3 , JUAN CARLOS CATAÑO4 Correspondencia: Beatriz Orozco, Torre Médica Las Américas, Diagonal      75B Nº 2A-80. Teléfono: 341-70-70, extensión 107 beatrizorozco@une.net.co Abastract Background: Apparently, there is a relationship between human Herpesvirus 8 (HHV-8) infection and Kaposi´ sarcoma,    especially in HIV-positive population. Objectives: To define the relationship between seropositivity against HHV- 8 and Kaposi´ sarcoma in an HIV positive and negative population from Medellín, looking for its relationship with different variables. Methods: It is a descriptive, cohort, prospective study which included sera from 98 HIV-positive and negative patients from different health institutes in Medellín. Sera were divided in 4 groups to determinate, by immunofluorescence, their seropositivity against HHV-8 and look for univariate and bivariate association with different variables. Results: We studied 98 sera. In patients with Kaposi´ sarcoma and HIV 83.3% were positive for HHV-8, in patients without Kaposi´ sarcoma but with syphilis 20.8% were positive for HHV-8, in patients without Kaposi´ sarcoma   but HIV-positive 8% were positive for HHV-8, and in blood donors 4% were positive for HHV-8. The presence of KS did not have any relationship with HIV evolution and CD4 cells count. Conclusions: We have HHV-8 in our city, and there is a relationship between this virus infection and Kaposi´ sarcoma, especially in people with sexually transmitted diseases and HIV-positive patients. Key words : Kaposi´ sarcoma, immunofluorescence,       HIV, human herpes virus 8, neoplasm, antibodies. 1 Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín, Colombia. 2 Laboratorio Clínico Congregación Mariana, Medellín, Colombia. 3 Instituto de Medicina Tropical Antonio Roldán Betancur, Medellín, Colombia. 4 Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia. Relationship between human herpes virus 8 and Kaposi sarcoma in HIV positive and negative patients ARTÍCULO ORIGINAL Infectio 2007; 11(3): 111-116 Infectio 2007; 11(3): 111-116 Fecha de recepción: 25/06/2007; fecha de aceptación; 15/08/2007
112 ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE INFECTOLOGÍA BEATRIZ OROZCO , ET AL INTRODUCCIÓN Entre las múltiples manifestaciones dermatológicas asociadas con el síndrome de inmunodeficiencia adquirido se encuentra el sarcoma de Kaposi que, junto con la neumonía por Pneumocystis jiroveci (antes    P. carinii), proporcionaron los primeros indicios sobre la existencia de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en 1981 (1). El sarcoma de Kaposi había sido descrito des- de 1872 por el médico húngaro Moriz Kaposi; en ese entonces, se utilizó el nombre de hemangiosar- coma idiopático múltiple pigmentado (2) que, pos- teriormente, recibió el nombre de sarcoma de Kaposi en su honor. Desde entonces, se ha descrito la forma   clásica de la enfermedad, la cual consiste en lesiones nodulares, violáceas, localizadas preferen- temente en extremidades y que afecta, principal- mente, las poblaciones del este de Europa y de Norteamérica          (3). Antes de la epidemia del sida, la aparición de esta enfermedad había sido esporádica   y, a pesar de ello, se informaron tres brotes históricos        en Suiza (4), la península del Peloponeso y la isla mediterránea de Cerdeña (5). Posteriormente, entre 1950 y 1960, se observó en Uganda un grupo de pacientes con una forma más agresiva del sarcoma de Kaposi, que se constituyó     en 9% de todos los cánceres de ese país afri- cano. Las manifestaciones eran de dos tipos: 1) linfadenopatías, más frecuentes en niños y adultos jóvenes (6), y 2) la forma diseminada, en hombres adultos en relación de 10 a 1 con respecto a las mujeres (7). Esta forma de presentación,  con múltiples     casos en un área geográfica determinada, se considera una forma endémica de sarcoma de Kaposi. Durante la década de los 70, con el inicio de los trasplantes de órganos sólidos y la inmunosupresión        concomitante (corticosteroides, ciclofosfa- mida, azatioprina y ciclosporina A), se observó la reaparición de varios casos de este cáncer en este tipo de pacientes, el cual se denominó sarcoma de Kaposi iatrogénico (8). Sin embargo, se ha informa- do una mayor incidencia de sarcoma de Kaposi (2,5%) entre los pacientes con trasplante renal que provienen de Israel, lo cual apoya la hipótesis de cierta predisposición genética (9). El sarcoma de Kaposi asociado al sida fue des- crito en hombres que tienen sexo con hombres en Estados Unidos, lugar en donde el 95% de todos los casos informados corresponde a esta población específica.          Por el contrario, la incidencia de sarcoma de Kaposi-sida en otros grupos de pacientes infec- tados por VIH es muy baja, y se distribuye de la siguiente manera: 3% en pacientes adictos a dro- gas intravenosas, 3% en pacientes con transfusión sanguínea, 3% en niños, 3% en mujeres con sida y 1% en pacientes hemofílicos (10). De los pocos ca- sos informados de mujeres con sarcoma de Kaposi- sida, se sabe que sostenían relaciones sexuales con hombres bisexuales; hasta ahora no se han infor- mado casos en mujeres que adquirieron la infección a través del contacto exclusivamente heterosexual o por transfusión sanguínea (11). Teniendo en cuenta que en la etiología del sarcoma     de Kaposi se ha involucrado al virus herpes humano 8 (VHH-8) (12), nos propusimos demostrar la presencia de este virus en pacientes positivos para VIH, determinando su papel etiológico y comparándolo     con otros grupos de pacientes. MAT ERIALES Y MÉTODOS Se llevó a cabo un estudio descriptivo, de cohorte y prospectivo, en el cual se incluyeron 98 muestras de sueros que se recolectaron en diferentes institucio- nes de salud de Medellín, las cuales se distribuyeron en cuatro grupos, como sigue: grupo 1: sueros de pacientes con lesiones de sarcoma de Kaposi, confirmados por clínica e histopatología; grupo 2: sueros de pacientes con pruebas serológicas          no treponémicas (VDRL) y treponémicas (FTA-abs) reactivas, sin sarcoma de Kaposi; grupo 3: sueros de pacientes positivos para VIH sin sarcoma de Kaposi, y grupo 4: suero de donantes de banco de san- gre con pruebas serológicas negativas para sífilis y VIH. A los pacientes con sarcoma de Kaposi, previo consentimiento informado, se les diligenció una en- cuesta que contenía variables de sexo, edad, prefe- rencia sexual (homosexual, bisexual o heterosexual), tiempo de evolución de la infección por VIH, recuen- to de células CD4, tiempo de evolución y número de lesiones del sarcoma de Kaposi, apariencia clínica (mácula, pápula, nódulo, placa, mixto), tipo de com-
113 VOL . 11 - 3, 2007 HHV 8, VIH Y SARCOMA DE KAPOSI promiso (cutáneo, mucoso, visceral o mixto) y localización         anatómica. A los 98 sueros se les realizó inmunofluores- cencia para evaluar la presencia de anticuerpos anti- HHV8 líticos y latentes (Virology Research Clinic of Washington University) y una prueba serológica se consideró positiva cuando cualquiera de los anticuer- pos era reactivo (13-15). En el análisis univariado se calcularon medidas de frecuencia absoluta y relativa (proporciones) para las variables cualitativas; para las variables cuanti- tativas se calcularon medidas de tendencia central, como el promedio, y medidas de posición, como el percentil 50. En el análisis bivariado se compararon variables cuantitativas por medio de la prueba de ji al cuadrado (x2) y, como medida de fuerza de asociación,         se usaron odds ratios (OR) con sus corres- pondientes intervalos de confianza del 95% y p < 0,05. Además, se aplicó un modelo de regresión logística exploratoria tomando como variable depen- diente tener sarcoma de Kaposi o no tenerlo y, como variables independientes, la presencia o ausencia de anticuerpos contra el HHV-8, la presencia o au- sencia de VIH, el sexo y la edad. El procesamiento de la información se realizó en Epi-info 6.04 (Centers for Disease Control and Prevention. Atlanta, Georgia, USA 1994) y para el modelo de regresión logística exploratorio se utilizó el paquete estadístico SSPS. RESULTA DOS Grupo 1: pacientes con sarcoma de Kaposi (24 sue- ros). En este grupo, 22 pacientes eran positivos para VIH y sólo 2 eran negativos. El promedio de edad fue de 38,5 años, el menor de 24 años y el mayor de 80. Cincuenta por ciento de los pacientes tenía más de 36 años, uno sólo del sexo femenino, y dos de los pacientes tenían trasplante renal. En cuanto al comportamiento sexual, la mujer y los dos pacientes con antecedentes de trasplante renal eran heterosexuales; los otros 18 pacientes (75%) eran homosexuales. En el momento del in- greso al estudio, llevaban en promedio 9,5 meses de evolución del sarcoma de Kaposi, con un mínimo de 1 mes y un máximo de 36 meses. Cincuenta por ciento de los pacientes tenía 6 meses o más de evolución       de la enfermedad. El número de las lesiones varió de 1 a 50 elementos, con un promedio de 14,2. En la apariencia clínica de las lesiones, se encontró:        pápula en 33,3%, placa en 20,8%, mácula en 16,7% y mixta en 25%; en un paciente no se obtuvo información. El 91,7% de los pacientes pre- sentaron compromiso exclusivamente cutáneo; los dos restantes presentaron compromiso cutáneo y mucoso. El 33,3% de las lesiones se localizaron en la mitad superior del cuerpo y el 12,5%, en la mitad inferior; en dos personas falta el dato. El tiempo transcurrido entre el diagnóstico de VIH y el de sarcoma de Kaposi fue, en promedio, 118 meses, oscilando entre 8 y 347 meses. El re- cuento de células CD4 se obtuvo en 18 pacientes, con un promedio de 163 CD4/ml, un mínimo de 15 y un máximo de 555. Al analizar los sueros se encontraron anticuer- pos anti-HHV8 en 83,3%. Los 4 pacientes con serología negativa eran de sexo masculino y la evolución       de su enfermedad era muy corta: en 3 de ellos sólo 1 mes y en el otro, 3 meses de evolución (tabla 1). Grupo 2: pacientes sin sarcoma de Kaposi ni VIH pero con serología positiva para sífilis (24 sueros). En este grupo el promedio de edad fue de 36,6 años, con un rango entre los 16 y los 69 años. El 72% eran mujeres. Los anticuerpos anti-HHV8 fueron positi- vos en 20,8% de los sueros (tabla 1). Grupo 3: pacientes VIH positivos sin sarcoma de Kaposi (25 sueros). El promedio de edad era de 30,3 años, con un mínimo de 18 y un máximo de 46. Cincuenta por ciento estaba por encima de los 34,5 años y todos eran hombres. La serología para anticuerpos anti-HHV8 fue positiva en 8% de los casos (tabla 1). Prevalencia de anticuerpos anti-VHH8 Tabla 1 SK: sarcoma de Kaposi; VIH: virus de inmunodeficiencia humana * 2 eran VIH (-)
114 ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE INFECTOLOGÍA BEATRIZ OROZCO , ET AL Grupo 4: pacientes sin sarcoma de Kaposi, VIH o sífilis, procedentes de un banco de sangre (25 sue- ros). En este grupo se encontró una sola muestra con serología positiva para anticuerpos anti-HHV8 (tabla 1). La prevalencia de anticuerpos anti-HHV8 en pacientes con sarcoma de Kaposi fue mayor que la prevalencia encontrada en cada uno de los grupos estudiados sin sarcoma de Kaposi, independiente- mente de su estado positivo frente al VIH y la pre- sencia de otras enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis. Estas diferencias fueron estadísticamente      significativas, más acentuadas en el grupo de donantes (tabla 2). También se observó que la prevalencia de an- ticuerpos anti-HHV8 en pacientes positivos para VIH (42,5%), fue mayor que la prevalencia en pacientes negativos para VIH (15,6%), con una diferencia estadísticamente               significativa (OR = 3,98; IC 95% = 1,40-11,5; p = 0,000). DISCUSIÓN Se ha determinado que la incidencia de sarcoma de Kaposi-sida es mayor en personas comprometidas en relaciones sexuales promiscuas que incluyen con- tacto oral-anal o con historia de otras enfermeda- des de transmisión sexual asociadas (12,16-18). Se ha observado una disminución en la incidencia del sarcoma de Kaposi a partir de la mitad de la década de los 80, lo cual parece obedecer a un cambio en las prácticas sexuales de riesgo y al inicio de la tera- pia antirretroviral, lo que representó una disminución     en la incidencia de 13% a 9% en los Estados Unidos (18-20), reconociendo a San Francisco y Nueva York como las ciudades con mayor número de casos (21). Al analizar la distribución por sexo de las personas      afectadas por este sarcoma, se evidencia una gran diferencia en los casos de sarcoma de Kaposi endémico africano, cuya frecuencia es igual en hombres     y en mujeres, mientras que, en los casos de sarcoma de Kaposi-sida hay un claro predominio en hombres, específicamente en el grupo de homo- sexuales, con una relación hombre a mujer de 8:1 (19,22,23). No existe una clara correlación entre el sarcoma de Kaposi y el grado de inmunosupresión aunque sí es claro que es 300 veces más frecuente en pacientes con sida que en aquéllos que tienen inmunosupresión de otro tipo, como sucede en los

Síguenos