Artículo sobre ...

Redalyc.Influencia del Burnout, la calidad de vida y los factores ...

... de Burnout afec-ta el estado de salud de los profesionales asistenciales, evidenciándose una relación entre la fatiga y las alteraciones, tales como dolor de cabeza tensional ...

Enviado* el 01/01/2011 21:22
Disponible en:   http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed. jsp?iCve=80111671003 Redalyc Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Contreras T., Francoise;Juárez A., Fernando;Murrain K., Elizabeth Influencia del Burnout, la calidad de vida y los factores socioeconómicos en las estrategias de afrontamiento utilizadas por los profesionales y auxiliares de enfermería Pensamiento Psicológico, Vol. 4, Núm. 11, julio-diciembre,  2008, pp. 29-43 Pontificia Universidad Javeriana Colombia   ¿Cómo citar?      Número completo      Más información del artículo      Página de la revista Pensamiento Psicológico ISSN (Versión impresa): 1657-8961 [email protected] Pontificia Universidad Javeriana Colombia www.redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
INFLUENCIA DEL BURNOUT, LA CALIDAD DE VIDA Y LOS FACTORES SOCIOECONÓMICOS EN LAS ESTRATEGIAS DE... 29 Pensamiento Psicológico, Vol. 4, N°11, 2008, pp. 29-44 Influencia del Burnout, la calidad de vida y los factores socioeconómicos en las estrategias de afrontamiento utilizadas por los profesionales y auxiliares de enfermería Francoise Contreras T.1 Universidad del Rosario Bogotá (Colombia) Fernando Juárez A.2 Universidad de San Buenaventura Medellín (Colombia) Elizabeth Murrain K.3 Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud. Hospital San José Bogotá (Colombia) Recibido: 01/07/08       Aceptado: 27/09/08 Resumen El propósito de este estudio fue evaluar la influencia del síndrome de Burnout y la calidad de vida, así como las variables socioeconómicas,  en los estilos de afron- tamiento utilizados por 71 trabajadores de la salud (52,1% enfermeros y 47,9% auxiliares de enfermería). Se aplicó el cuestionario de salud (SF-36), el cuestiona- rio de afrontamiento al estrés (CAE) y el Maslach Burnout Inventory (MBI). De acuerdo con los resultados, la presencia de Burnout fue baja (77,5% sin Burnout), la calidad vida estuvo reducida en las dimensiones de vitalidad, dolor corporal y salud general, y las estrategias más utilizadas fueron la focalización en la solución de problemas y la reevalución positiva. El incremento en la calidad de vida, la reducción en la severidad de los síntomas de Burnout, pertenecer al género feme Dirección de correspondencia. Emails: 1  [email protected] 2  [email protected] 3  [email protected]
30 FRANCOISE CONTRERAS , FERNANDO JUÁREZ  Y ELIZABETH MURRAIN nino, tener menor edad y ser enfermera son predictores significativos (regresión cúbica) del incremento en el uso de todas las estrategias de afrontamiento, espe- cialmente la focalización en la solución de problemas y la reevaluación positiva. Palabras clave: Burnout, calidad de vida, estrategias de afrontamiento Abstract The aim of this study was to evaluate the influence of the Burnout syndrome and  quality of life, as well as the socioeconomic variables in the coping styles used by 71 health workers (52.1 % nurses and 47.9 % nursing aids). The health questionnaire (SF36), the stress coping questionnaire (CAE) and the Maslach Burnout Inventory (MBI) were applied. According to the results, the presence of Burnout was low (77.5 % without Burnout), the quality of life was reduced in the areas of vitality, corporal pain and general health, and the most used strategies were those of focusing on the solution of problems and positive reappraisal. The increase in the quality of life, the reduction in the severity of Burnout symptoms, being female, young and working as a nurse, are all significant predictors (cubic regression) of the increase in the use of all the coping strategies, especially those focusing on the solution of problems and positive reappraisal. Key words: Burnout, Quality of Life, Coping Strategies. Resumo O propósito deste estudo foi avaliar a influência da síndrome de Burnout e a qualidade de vida, assim como os fatores socioeconômicos, nos estilos de enfren- tamento utilizados por 71 trabalhadores da saúde (52,1% enfermeiros e 47,9% auxiliares de enfermaria). Se aplicou o questionário de saúde (SF-36), o questionário      de enfrentamento ao stress (CAE) e o Maslach Burnout Inventory (MBI). De acordo com os resultados, a presença de Burnout foi baixa (77,5% sem Burnout),       a qualidade vida esteve reduzida nas dimensões de vitalidade, dor corporal e saúde geral, e as estratégias mais utilizadas foram a focagem na solução de problemas e a reevalución positiva. O aumento na qualidade de vida, a redução na severidade dos sintomas de Burnout, pertencer ao gênero feminino, ter menor idade e ser enfermeira, são predictores significativos (regressão cúbica) do au- mento no uso de todas as estratégias de enfrentamento, especialmente a focagem na solução de problemas e a reavaliação. positiva. Palavras-chave: Burnout, qualidade de vida, Estratégias de enfrentamento
INFLUENCIA DEL BURNOUT, LA CALIDAD DE VIDA Y LOS FACTORES SOCIOECONÓMICOS EN LAS ESTRATEGIAS DE... 31 Introducción El síndrome de Burnout  o "quemarse por el trabajo"  consiste en una respuesta a una situación permanente de estrés laboral, que se presenta principalmente en personas que trabajan prestando asistencia a otros; dicho síndrome estuvo inicialmente relacio- nado con la calidad de la atención que brin- daban los profesionales sanitarios (Freuden- berguer, 1974). El Burnout está formado básicamente por tres factores: 1) agotamien- to emocional o sensación de desgaste físico y mental, en la que el individuo percibe que carece de energía y que ya ha llegado a su propio límite 2) despersonalización o alteración     en las relaciones que se establecen con las personas a quien se asiste, haciendo que el trato se vuelva distante e indiferente, y 3) falta de realización personal o sentimientos de insuficiencia, baja autoestima, fracaso profesional y desmotivación (Maslach y Jackson, 1981). Chacón y Grau (1997) consideran que la enfermería es la profesión que hace más vulnerable a las personas a adquirir estrés laboral y a  que se produzca el síndrome de desgaste profesional, debido a las largas jornadas de trabajo - algunas de ellas noc- turnas-, la sobrecarga laboral, la escasa autonomía        para la toma de decisiones, la falta de reconocimiento profesional y el contacto cotidiano con el dolor, la enfermedad y la muerte, todos ellos factores altamente es- tresantes para los cuales estos profesionales no están preparados (Zalon, 1995). Las con- diciones laborales anteriormente descritas parecen influir en el deterioro de la calidad de comunicación que este personal sanitario mantiene con el paciente y puede, incluso, afectar los procesos de diagnóstico y trata- miento (Nouvilas, 1999, 2003). A lo anterior, se suma la carencia o es- casez de recompensas intrínsecas para estos trabajadores, lo cual se ha relacionado con la presencia del Burnout, al igual que la fal- ta de retroalimentación positiva y el estrés percibido, los cuales predicen la despersonalización           del trabajador (Carlotto, Gon- calves y Borges, 2005), dándose más esto último en los varones que en las mujeres (Gil-Monte, 2002; Gil-Monte, Peiró y Valcárcel,        1996), debido a que los modelos de socialización consideran a la profesión de enfermería como eminentemente femenina, en cuanto se asume que la mujer es educada para cuidar (Gil-Monte, 2002). Por su parte, el ser más joven se ha relacionado con altos niveles de agotamiento, sobre todo si se está estudiando y se tiene una importante sobre- carga laboral (Mazur y Lynch, 1989). De acuerdo con varios estudios, se ha observado que el síndrome de Burnout afec- ta el estado de salud de los profesionales asistenciales, evidenciándose una relación entre la fatiga y las alteraciones, tales como dolor de cabeza tensional, incapacidad para relajarse, problemas gastrointestinales, dolores      musculares, alteraciones del sueño, dificultades para concentrarse, trastornos de memoria y estados depresivos (Bellani et al. 1996; Schaufeli y Enzmann, 1998). También     se ha encontrado que la fatiga es un fuerte predictor de infecciones y que la despersonalización                y baja realización personal contribuyen a su aparición (Kiecolt-Glaser, McGuire, Robles y Glaser, 2002; Mom- mersteeg, Heijnen, Kavelaars y Van door- nen, 2006), existiendo asociación entre altos puntajes en la subescala de despersonalización     con baja actividad de las células NK (Nagase, Yoshida y Ogino, 1999). A su vez, la realización personal ha correlacionado de forma negativa con  la ansiedad (Bellani et al., 1996) y la sobrecarga laboral, además de relacionarse con la presencia del síndrome (Zellars, Perrewé y Hochwarter, 2000), ha
32 FRANCOISE CONTRERAS , FERNANDO JUÁREZ  Y ELIZABETH MURRAIN resultado ser un predictor significativo de agotamiento emocional y despersonalización     (Gil-Monte, 2002; Janssen, Schaufeli y Houkes, 1999). El síndrome de Burnout, al ser conse- cuencia del estrés laboral, se ha relacionado con las estrategias de afrontamiento. Estas estrategias son utilizadas por los individuos para manejar las demandas ambientales ex- cesivas (Lazarus y Folkman, 1986) y depen- den de la evaluación que se haga de la situación,      de la disponibilidad de recursos y de las experiencias previas (Mok y Tam, 2001; Richardson y Poole, 2001); las estrategias de afrontamiento ayudan a reducir el impac- to negativo de los estresores sobre el bienes- tar psicológico (Pearlin y Schooler, 1978) o a tolerar sus efectos de manera menos per- judicial (Matheny, Aycock, Pugh, Curlette y Silva-Canella, 1986). Se ha estudiado la relación entre las es- trategias de afrontamiento y el síndrome de Burnout, observándose que, en general, re- sulta favorable el uso de estrategias directas o activas (Carrobles, Remor y Rodríguez- Alzamora, 2003) en comparación con las indirectas, las cuales son ineficaces (Pines y Kafry, 1981) al implicar una tendencia a perder el control sobre la situación (Brown, Nicassio y Woolston, 1989). De este modo, las estrategias directas correlacionan nega- tivamente con el Burnout, mientras que el uso de estilos paliativos lo hacen de manera positiva (Carmona, Buunk, Peiro, Rodríguez     y Bravo, 2006) debido a que los esti- los activos incrementan la realización personal      e implican control, mientras que los estilos paliativos -en especial la evitación-, se relacionan con la aparición del síndrome (Breaux, 1998; Burke y Greenglass, 2000; Ceslowitz, 1999; Leiter, 1991; Verhoeven, Kraaij, Joekes, y Maes, 2003); los estilos activos se asocian con menor despersonalización       y menor probabilidad de desarrollar el síndrome, que aquellos que utilizan estra- tegias centradas en la emoción (Anderson, 2001; Leiter, 1991) y, a su vez, el afronta- miento dirigido al problema constituye una estrategia favorable, mientras que la evitación     no (Arraras et al. 2002; Carrobles et al. 2003); relacionándose esta última con carga emocional, falta de realización personal y despersonalización (Dorz, Novara, Sica y Sanavio, 2003; Thorton, 1992). Sin embargo, a pesar de los hallazgos anteriormente descritos, aún no es claro el papel que juegan los estilos de afrontamien- to en el desarrollo del síndrome (Carmona, et. al., 2006); algunos estudios, incluso, no han encontrado que ésta sea una variable predictora del mismo (Hernández, Olmedo e Ibáñez, 2004), y se ha argumentado que el desarrollo del síndrome obedece exclu- sivamente a factores laborales (Schaufelli y Buunk, 2003). Aunque la inconsistencia en los resultados puede reflejar dificulta- des metodológicas o la falta de consenso en la definición de Burnout (Carmona, et al., 2006), también es posible que la relación entre estrategias y Burnout sea más comple- ja, y que la presencia de Burnout influya a su vez en el tipo de estrategia utilizada; esto último se ha demostrado en las relaciones interpersonales poco gratificantes, característica        fundamental del Burnout, las cuales pueden influir sobre  los estilos de afron- tamiento (Carmona, et al., 2006; Ramos, 1999). Por otra parte, es común realizar un estudio comparando la efectividad de las diferentes estrategias utilizadas, sin tener en cuenta el hecho de que la presencia del síndrome puede hacer que se incremente la utilización de unas u otras. El afrontamiento también influye en la percepción de la calidad de vida relacionada con la salud, la cual se refiere al funciona-
INFLUENCIA DEL BURNOUT, LA CALIDAD DE VIDA Y LOS FACTORES SOCIOECONÓMICOS EN LAS ESTRATEGIAS DE... 33 miento social, físico y cognitivo en las ac- tividades cotidianas, así como con el bien- estar emocional y la percepción general de la salud (Badia y  Lizán, 2003), variando a través de los individuos (Porter, 1994). Un afrontamiento optimista, al parecer, la favo- rece (Gunzerath, Connelly, Albert y Knebel, 2001; Van der Zaag-Loonen, Grootenhuis, Last y Derkx, 2004), mientras que el afron- tamiento confrontativo, evasivo y emotivo la afecta negativamente (Lindqvist, Carlsson y Sjödén, 2000). Recientemente, se ha encon- trado que el estilo de afrontamiento deno- minado autofocalización negativa, es decir, el autoconvencimiento negativo, autoculpa, indefensión y sentimientos de incapacidad para resolver la situación, lo que implica una tendencia a perder el control sobre la misma, se asocia con menor calidad de vida (Brown, Nicassio y Woolston, 1989), con menor percepción de salud general, menor vitalidad, función social, rol emocional y salud mental (Griswold, Evans, Spielman y Fishman, 2005). Sin embargo, al igual que el Burnout, la calidad de vida puede tener consecuencias en las estrategias de afronta- miento utilizadas por los individuos, aspec- to que tampoco es habitualmente estudiado. Con base en lo anterior, el interés de este trabajo es observar si el síndrome de Burnout,      la calidad de vida y las características sociodemográficas influyen en el uso de las estrategias de afrontamiento en un grupo de profesionales y auxiliares de enfermería. Método Participantes Se trabajó con una muestra no probabilística          compuesta por 71 trabajadores de la salud (52,1% enfermeros y 47,9% auxi- liares de enfermería), la mayoría mujeres (77,5%), con una edad promedio de 33 años (DE=8,1), los cuales, previo consentimiento informado, aceptaron participar voluntaria- mente en el estudio. Como criterio de selección     se tuvo en cuenta que los participantes estuvieran ejerciendo su labor asistencial en instituciones hospitalarias en la ciudad de Bogotá, D. C. (Colombia). Instrumentos Se utilizó la versión en español del MBI de Gil-Monte y Peiró (1997). Cuestionario autoadministrado, constituido por 22 ítems en forma de afirmaciones, que indagan acer- ca de los sentimientos y actitudes del pro- fesional en su trabajo y hacia los pacientes. Presenta seis alternativas de respuesta desde nunca (0) hasta todos los días (6). Consta de tres subescalas: 1) Realización Personal (sentimientos de autoeficacia y realización personal), 2) Agotamiento Emocional (vi- vencia de estar exhausto emocionalmente por las demandas del trabajo) y 3) Despersonalización           (grado en que cada uno reconoce actitudes de frialdad y distanciamiento). El MBI presenta una alta consistencia interna y una fiabilidad cercana al 0,9. Cuestionario de Afrontamiento al Estrés [CAE]: es una escala de 42 ítem desarrolla- da y validada por Sandín y Chorot (2003). El instrumento fue diseñado para evaluar siete estilos básicos de afrontamiento: 1) focalizado en la solución del  problema, 2) autofocalización negativa, 3) reevaluación positiva, 4) expresión emocional abierta, 5) evitación, 6) búsqueda de apoyo social, y 7) religión. El instrumento ha mostrado ade- cuadas propiedades psicométricas, y obtuvo un coeficiente promedio de fiabilidad de Cronbach de 0,79 para las siete subescalas. Cuestionario de Salud [SF 36]: la cali- dad de vida se evaluó mediante este Cuestio-
34 FRANCOISE CONTRERAS , FERNANDO JUÁREZ  Y ELIZABETH MURRAIN nario, diseñado por el Health Institute, New England Medical Center, de Boston Massa- chussets, durante el Medical Outcomes Study   (MOS), el cual ha sido traducido y adap- tado para ser utilizado internacionalmente a través del proyecto International Quality of Life Assessment (Iquola).  El SF36 es un instrumento psicométricamente sólido de 36 ítems, que evalúa la calidad de vida a través de distintas dimensiones: función física (li- mitaciones físicas), rol físico (interferencia en el trabajo y actividades diarias), dolor corporal (intensidad del dolor y su efecto en las actividades),  salud general (valoración personal de la salud), vitalidad (sentimiento de energía), función social (interferencia en la vida social habitual), rol emocional (in- terferencia en el trabajo u otras actividades diarias), salud mental (depresión, ansiedad, control emocional y de la conducta), y evolución       declarada de la salud (valoración de la salud actual comparada con la de un año atrás). Procedimiento Una vez obtenidos los permisos corres- pondientes en cada una de las instituciones que participaron en el estudio, se procedió a la aplicación de los instrumentos de mane- ra individualizada. Previamente se informó a los participantes acerca del objetivo de la investigación, solicitándoles su consenti- miento informado. Se les aclaró el manejo ético de la información, y que no recibirían remuneración económica por su participación;      asimismo, se les recordó que podrían retirarse en cualquier momento de la investigación         si así lo consideraran. Resultados Tal como se puede apreciar en la Tabla    1, la mayoría de los participantes eran  mujeres (77,5%), tenían una media    de edad de 33,5 años y estaban re- partidos de manera similar entre auxilia- res (47,5%) y enfermera/o (s) (52,1%). Tabla 1. Características sociodemográficas de los participantes En la Tabla 2 se observan las puntua- ciones medias obtenidas en los demás ins- trumentos utilizados. Con respecto a la ca- lidad de vida, evaluada mediante el SF-36, se aprecia que los participantes obtuvieron altas puntuaciones en función física y rol físico con una media de 89,25 y 88,15, res- pectivamente; mientras que las dimensiones con puntuaciones medias más bajas fueron vitalidad (70,66), dolor corporal (70,63) y salud general (67,04). En el CAE las pun- tuaciones medias más altas se obtuvieron en las dimensiones de focalización en solución     de problemas (13,20) y la reevaluación positiva (12,39), las dimensiones con pun- tuaciones medias más bajas fueron la autofocalización             negativa (5,79) y la expresión emocional abierta (5,55). En el MBI la puntuación        media más alta se obtuvo en realización     personal (38,52), y la más baja en despersonalización                (6,62). En esta misma tabla, también se encuentra la distribución de los participantes según la presencia y severidad del Burnout, observándose que la mayoría de ellos no presentan dicho síndrome.
INFLUENCIA DEL BURNOUT, LA CALIDAD DE VIDA Y LOS FACTORES SOCIOECONÓMICOS EN LAS ESTRATEGIAS DE... 35 Tabla 2. Estadísticos descriptivos de las dimensiones del SF-36, el CAE y el MBI en los participantes Las variables sociodemográficas fueron sometidas a un agrupamiento mediante un análisis de conglomerados en dos fases, de- bido a la presencia de variables categóricas y continuas; en este agrupamiento se obtuvie- ron cuatro grupos. En la Tabla 3, se mues- tran los estadísticos descriptivos correspon-

Síguenos