Artículo sobre ...

Por traumatismo indirecto encontraremos fracturas de: cúbito y ...

- Si se sospecha de fractura de costilla, no se debe inmovilizar, pues la respiración es más importante que el dolor que pueda producir. - En las fracturas de antebrazo, muñeca y ...

Enviado* el 01/01/2011 21:44
FRACTURAS  Se denomina fractura a la rotura o pérdida de continuidad en un hueso. Pueden ser abiertas o cerradas. En las cerradas, la piel que cubre el hueso permanece intacta. En las abiertas, el hueso asoma al exterior a través de los tejidos y de la piel, o bien existe una herida sobre el foco de fractura que facilitará la comunicación entre el exterior y el hueso. Estas fracturas abiertas son claramente más graves por la posibilidad de infección.  En el baloncesto, las fracturas por sobrecarga o estrés son más habituales que las producidas por traumatismos inmediatos. En el tema que nos ocupa (lesiones a pie de campo) nos centramos en éstas últimas, pudiendo diferenciarse en fracturas por traumatismo directo o por traumatismo indirecto.  Por traumatismo directo podemos encontrarnos con fracturas de: huesos propios y tabique de la nariz, dedos de las manos y pies, cuerpo vertebrales, costillas, maxilar inferior.  Por traumatismo indirecto encontraremos fracturas de: cúbito y radio, escafoides, apófisis unciforme del hueso ganchoso, clavículas, tibia y peroné.  Siempre que tras una caída o golpe el deportista presente los siguientes síntomas debemos sospechar de la existencia de una fractura cerrada: Fjgll Página 124     12/02/10
- Intenso dolor. - Imposibilidad de realizar movimientos con el miembro o zona fracturada. - Deformación y amoratamiento de la zona lesionada. - Sensación de que rozan los fragmentos del hueso lesionado. - "Shock".  En las fracturas abiertas son evidentes la hemorragia y fragmentos del hueso roto en la herida. TRATAMIENTO  El que asista a un jugador con síntomas de fractura debe tener en cuenta que los huesos rotos presentan bordes cortantes y puntiagudos que al menor movimiento se clavan en la carne, produciendo roturas de vasos sanguíneos y de fibras de partes blandas.  Por ello realizará las siguientes operaciones: a) Reconocer y examinar.  No se permitirá que el lesionado cambie de postura ni se mueva hasta que se le haga un examen cuidadoso para cerciorarse si existe fractura y comprobar el miembro afectado. Si es abierta, se procederá a curar con máxima desinfección la herida. b) Inmovilizar provisionalmente.  Como primera medida, después de reconocer, se procederá a inmovilizar el hueso fracturado mediante férulas u ortesis. Fjgll       Página 125     12/02/10
- Si se comprueba fractura de maxilar inferior una venda o pañuelo por debajo de la  mandíbula, anudándola por encima de la cabeza, a fin de que las arcadas dentarias queden adosadas unas a otras. - Para inmovilizar una fractura de clavícula se colocará una chapa y un rodillo de algodón debajo de la axila, sujetándolos al tronco y al hombro contrario por medio de un vendaje. Además se sujetará el brazo, doblado por el codo, a la altura del pecho por medio de una venda o pañuelo. - En fracturas de cuerpo vertebral no se llevarán a cabo maniobras que impliquen doblar la espalda del lesionado. Se procurará que permanezca en todo momento acostado boca arriba sobre un plano duro, con la cabeza inclinada hacia un lado, evitando cualquier movimiento de torsión o de flexión en el  lesionado. La cabeza, el tronco y las piernas se mantendrán en un mismo plano. Cualquier intento de movilización será efectuado por no menos de tres o cuatro personas, procurando mantener la columna siempre rígida. - Si se sospecha de fractura de costilla, no se debe inmovilizar, pues la respiración es más importante que el dolor que pueda producir. - En las fracturas de antebrazo, muñeca y mano se procederá a la inmovilización "en cabestrillo" manteniendo el miembro en reposo y algo elevado. Fjgll Página 126     12/02/10
- En las fracturas de miembro inferior, al igual que en las de la extremidad superior, se colocarán férulas u ortesis para inmovilizar la zona afectada. Se evitará el apoyo en todo momento. c) Traslado a centro médico.  En todo caso, se procederá al traslado inmediato a un centro médico una vez prestados los primeros auxilios a las heridas en fracturas abiertas, y después de inmovilizar provisionalmente el miembro o parte del cuerpo afectada en fracturas cerradas. Fjgll Página 127     12/02/10
LESIONES MUSCULARES  Los mecanismos que pueden provocar una lesión muscular en el baloncesto son de dos tipo: externos e internos. El mecanismo externo más frecuente suele ser la contusión, sobre todo en el cuádriceps con la rodilla de otro jugador, produciéndose el típico "bocadillo". El tratamiento es el ya descrito anteriormente en el apartado "contusiones". Rara vez puede ir acompañada de rotura fibrilar.  El mecanismo intrínseco más frecuente suele ser la aplicación inadecuada o aumentada de la propia fuerza muscular, en situaciones precarias del músculo debidas a un calentamiento insuficiente o a la fatiga metabólica inducida por el entrenamiento. La gravedad de la lesión podrá ir desde una leve contractura, pasando por un tirón hasta llegar a una rotura fibrilar parcial o total. En este último caso la reparación debe ser quirúrgica.  La contractura se tratará con estiramiento inmediato del músculo afecto. Masaje relajante y aplicación de algún tipo de aerosol antiinflamatorio y analgésico con acción frío/calor. Fjgll Página 128     12/02/10
 Si la contracción excéntrica del músculo es violenta puede sobrecargar en exceso el tejido y provocar la rotura de parte de las fibras que componen el músculo. Esto es el tirón. Pero si la fuerza de distorsión va más allá podrá provocar rotura de mayor número de fibras o incluso rotura total del músculo. El jugador notará una "pedrada" en la zona muscular afectada, acompañada de una impotencia funcional moderada, dolor moderado y hematoma. El tratamiento inmediato es la retirada de la actividad deportiva, aplicación de hielo, elevación miembro y vendaje compresivo del músculo.  Cuidado con el retorno a la competición inmediatamente tras contractura o leve tirón, pues se puede alcanzar fácilmente la rotura fibrilar, máxime si se ha llegado a enfriar el músculo lesionado. Fjgll Página 129     12/02/10
CUERPOS EXTRAÑOS - En los ojos: a) Impedir que el jugador u otra persona frote el ojo afectado. De esta forma evitará que el cuerpo extraño penetre más. b) Frecuentemente, los cuerpos extraños se alojan en la parte interior del párpado superior. Hacer que el paciente mire hacia abajo mientras el asistente toma el borde del párpado superior y trata de voltearlo hacia fuera. c) Si se observa el cuerpo extraño en la parte inferior del párpado, eliminarlo tocándolo cuidadosamente con la punta de un pañuelo limpio y suave. d) Cuando se haya introducido en la superficie de la córnea (parte blanca del frente del ojo), conseguir que el paciente parpadee varias veces; si el cuerpo extraño sigue adherido, colocar algodón humedecido sobre el párpado cerrado, fijándolo con dos tiras de esparadrapo y acudir al centro médico. e) Siempre que el cuerpo extraño haya rasgado el globo ocular o penetrado en él, llevarle inmediatamente al médico, después de aplicarle unas gotas de colirio para calmar el dolor y cubrir el ojo con un vendaje flojo. Fjgll Página 130     12/02/10
- En la nariz y el oído:  Son infrecuentes en la práctica del baloncesto, aún así si se diese el caso, limitarse a extraer el cuerpo extraño con pinzas y cuidadosamente sin intentar introducirse en demasía en busca de otros cuerpos. Aplicar posteriormente pomada o gotas antibióticas. - En la garganta:  No es raro ver jugadores que realizan la actividad física mientras mascan chicle, por ejemplo. Tras golpe o de forma inconsciente puede introducirse este cuerpo en la garganta y obstruir la vías respiratorias. a) Tranquilizar al paciente. b) Observar su garganta, deprimiendo la lengua, en un lugar que tenga buena luz. c) Si se ve el cuerpo extraño, no intentar sacarlo,  pues podría empujarlo hacia adentro. Colocar al individuo boca abajo y darle golpes en la espalda, entre las paletillas. d) Estimular al jugador para que tosa con fuerza. En muchos casos, la misma tos arroja hacia fuera el cuerpo introducido. e) Si con estas maniobras no se logra la extracción, acudir urgentemente al centro médico más cercano.
Fjgll Página 131     12/02/10 INSOLACIÓN  Es un mal repentino causado por la prolongada exposición directa a los rayos de sol o a temperaturas elevadas. Ojo, pues, a los partidos o entrenamientos prolongados al aire libre o en espacios cerrados sin climatización adecuada. Se presenta de forma súbita y, siendo grave, se pierde el conocimiento. Es peligrosa en niños y personas de edad avanzada.  Los síntomas son: - Fuertes dolores de cabeza, náuseas y vómitos. - El rostro se vuelve purpúreo y congestionado. - Calambres dolorosos. - Piel seca y sin sudor. - El pulso es fuerte y rápido. - Las pupilas se hacen mayores. - En casos extremos, el individuo padece fiebres de 40 ºC ó más, e incluso a veces entra en estado de coma. TRATAMIENTO 1. Colocar a la víctima en un lugar más fresco. 2. Acostarle con la cabeza elevada para reducir el flujo de sangre en el cerebro. 3. Aflojarle ropa y calzado. 4. Aplicar compresas de agua fría en la cabeza, o refrescarla con una esponja. Fjgll Página 132     12/02/10
5. Frotar los miembros del lesionado en dirección al corazón para facilitarle la circulación sanguínea. 6. Si está consciente, darle de beber agua con una pequeña solución de sal para reemplazar el agua y sales perdidas por el sudor. 7. Controlar la temperatura del individuo. 8. Atención por parte médica cuanto antes. Fjgll Página 133     12/02/10
AGOTAMIENTO  Es un colapso físico producido por el efecto del sol u otra fuente de calor. Este estado puede ser grave o leve.  Si el agotamiento es leve, el paciente siente un cansancio anormal, padeciendo náuseas y mareos.  Cuando el caso es grave, suda mucho, se encuentra débil, volviéndose la piel pálida y viscosa. Tiene vómitos y siente escalofríos. Pulso rápido y débil, y la respiración débil, con expansión del pecho. TRATAMIENTO 1. Acostar al paciente con la cabeza baja. 2. Limpiarle la boca. 3. Administrarle una solución de agua con sal. 4. Cubrir su cuerpo y aplicarle compresas calientes. 5. Frotar sus extremidades. 6. Mantenerlo en absoluto reposo hasta la llegada de un médico. Fjgll Página 134     12/02/10
PÉRDIDA DE CONOCIMIENTO  La pérdida de conocimiento puede ser la expresión de un desmayo o lipotimia en cuyo caso carece de gravedad, o consecuencia de una lesión traumática o de otro tipo, que pone en peligro la vida del jugador. Por ello, lo primero que ha de conocer el asistente es la causa que ha originado esta situación, a través de signos externos que le indicarán la mayor o menor gravedad del lesionado. NO GRAVE SI: - No hay pérdida total de conocimiento. - Carece de heridas. - Respira con seguridad. - No supera las 110 pulsaciones. - No ha habido convulsiones. - Se trata de un jugador joven. - Aparecen síntomas de recuperación. ES GRAVE SI: - Tiene heridas visibles en cabeza. - Rostro congestionado o muy pálido. - El pulso sobrepasa 120 pulsaciones o no alcanza las 45 pulsaciones. - Lleva mucho tiempo sin recobrar el conocimiento y no se aprecia recuperación. Fjgll Página 135     12/02/2010
 Las principales causas que suelen provocar esta situación en baloncesto son: traumatismo o herida en cabeza, congestión cerebral, ataque al corazón, convulsiones y ataques epilépticos.  Si carece de lesión: a) Colocar al jugador tendido sobre la espalda, con la cabeza lo más baja posible si tiene el rostro congestionado. b) Ropa suelta para facilitar la respiración. c) Darle golpecitos en la cara con la palma de la mano y frotarle el pecho. d) Mantener al lesionado con buena temperatura. e) No darle nada de beber. f) Practicar la respiración artificial si fuese necesario. g) Traslado a centro de urgencia. Fjgll Página 136     12/02/2010
LIPOTIMIA  Es la consecuencia de una deficiencia transitoria de riego cerebral.  Los afectados sufren: - Mareos. - Grandes sudores. - Pesadez en las piernas. - Pueden llegar a perder el conocimiento. TRATAMIENTO 1. Colocar al afectado en el suelo, boca arriba y con la cabeza lo más baja posible, en un lugar fresco. 2. Aflojar ropaje y dar aire con un abanico, cartón, etc. 3. Si no se recupera, avisar al médico. Fjgll Página 137     12/02/2010
LESIONES GENITALES Y EN LOS PEZONES  Los varones son más propensos a las lesiones genitales. Los participantes en deportes de contacto como el baloncesto son en ocasiones golpeados, de forma que pueden producirse lesiones leves o graves testiculares. La aplicación de protectores en la práctica del baloncesto son incómodos e inusuales. Lo normal es que la lesión sea leve, aunque el dolor es intenso, y que ceda con algo de reposo.  Pero puede llegar a ser grave pudiéndose producir una verdadera fragmentación testicular. En estos casos, además de dolor muy intenso, aparece una tumefacción. Se debe acudir a un médico.  Las jugadoras femeninas, en particular, pueden desarrollar irritación, dolor y hemorragia en el pezón si participan en partidos o entrenamientos sin prendas de sostén. Este fenómeno puede prevenirse o tratarse mediante el empleo de la ropa interior adecuada o la aplicación de pomadas emolientes antes de llevar a cabo la actividad. Fjgll Página 138     12/02/2010
SISTEMAS DE REANIMACIÓN REANIMACIÓN CARDIO-PULMONAR  Es este el método más práctico de reanimación de emergencias a quienes se les ha detenido la respiración por cualquier causa.  Simultanearemos el masaje cardíaco con la respiración artificial "boca a boca". Suele ser de efectos sorprendentes. Sus fases principales son: 1. Colocada la víctima boca arriba, inclinarle la cabeza hacia atrás. De este modo quedan abiertas las vías respiratorias. 2. Asegurarse de que no hay obstáculos que puedan impedir la entrada de aire. 3. Taparle la nariz, colocar la boca sobre la del lesionado abierta, insuflar aire a sus pulmones. Observar si se le levanta el pecho. Fjgll Página 139     12/02/2010
4. Retirar su boca un par de segundos y comprobar si el aire es expulsado. Volverle a insuflar aire. 5. Otra persona o el mismo asistente se coloca a un lado del paciente por encima de él, aplicando el talón de una mano sobre el esternón. El talón de la otra mano se apoya sobre la anterior. Entonces se comprime el tórax hacia abajo, haciendo que descienda tres o cuatro centímetros. Se deja un pequeño intervalo para que la pared torácica vuelva ella sola a expansionarse. 6. Alternaremos las insuflaciones de aire con los empujes a razón de 15 empujes por cada 2 insuflaciones. 7. Es necesario no desanimarse e insistir con el procedimiento el tiempo que haga falta. DESOBSTRUCCIÓN DE LA LUZ RESPIRATORIA  Se extraerán con los dedos o pinzas los cuerpos extraños de la boca, garganta y supraglotis.  En situaciones de urgencia, cuando no se tiene a mano el instrumental de intubación, puede improvisarse una "intubación a ciegas" con un tubo de goma, plástico o metal de 10 a 20 centímetros de longitud.Cuando el cuerpo extraño ha quedado fuertemente encajado en la luz traqueal, ocluyéndola totalmente, y no puede ser expulsado por intensos golpes de tos incluso poniendo el cuerpo en declive y con la cabeza colgando, para salvar la vida del enfermo en esta dramática situación, se recurre a la maniobra de empujar con el tubo intubador el cuerpo extraño hasta la luz del bronquio principal derecho y retirar después el tubo para dejar respirar al paciente por el bronquio principal izquierdo. Fjgll Página 140     12/02/2010
MANIOBRA DE HEIMLICH  Se realiza en dos posiciones: con el paciente sentado o de pie y en decúbito dorsal. a) Con el paciente de pie o sentado el asistente rodea con los brazos el talle de aquél desde atrás, aplica una mano cerrada sobre el epigastrio y con la otra mano se coge el puño. A continuación, con sacudidas breves y potentes (tantas como hagan falta) ambas manos empujan el abdomen contra el diafragma. b) Con el paciente en decúbito dorsal o boca arriba, el asistente se sienta sobre él a horcajadas (postura de jinete) a la altura de las caderas. Coloca entonces una sobre otra las manos abiertas con las palmas mirando hacia abajo entre el apéndice xifoides del esternón y el ombligo. Mediante compresiones breves, potentes y rítmicas se empuja la pared abdominal hacia el diafragma. Por la compresión súbita parietal el ascenso de presión violento en la luz de las vías  respiratorias determina la expulsión del cuerpo extraño la mayoría de las veces. MÉTODO DE SILVESTER  El accidentado debe quedar tendido de espaldas en el suelo, colocando bajo los hombros una almohada o manta para que la cabeza quede colgando y el pecho dilatado. La persona que efectúe la respiración artificial se colocará de rodillas detrás del accidentado, quedando la cabeza entre las piernas del asistente. Fjgll Página 141     12/02/2010
 Con sus manos cogerá fuertemente los antebrazos de la víctima, haciendo acompasadamente los movimientos convenientes para que en un primer tiempo que den los brazos del lesionado cruzados sobre su pecho. En un segundo tiempo, los brazos del lesionado serán separados de su cuerpo, llevándolos progresivamente hacia arriba y, a continuación, hacia atrás hasta llegar a ponerlos a la altura de la cabeza. Estos movimientos deben efectuarse de forma acompasada 16 a 18 veces por minuto y con mucha tranquilidad.  Existen otros métodos de reanimación como: método de Schaffer, el método Nielsen o reanimación por medicamentos apropiados. Fjgll Página 142     12/02/2010
BOTIQUÍN OBLIGATORIO - Compresas de gasas esterilizadas de 10x10 cm. - Vendas de gasa esterilizada, en rollo de 5 cm. de ancho. - Cajas de tiritas o similares. - Rollos de esparadrapo de diferentes tamaños. Rígido y elástico. - Paquete de algodón hidrófilo. - Un jabón desinfectante - Un antiséptico ('Betadine'). - Un tubo broncodilatador. - Botella de agua oxigenada. - Tubo de vaselina esterilizada. - Antihistamínicos. Fjgll Página 143     12/02/2010
- Analgésico ('Paracetamol'). - Una tijera y una pinza, a ser posible desechables. - Una tira de goma para hacer torniquetes. - Un termómetro. - Bolsas para agua caliente y hielo. - Guantes látex. -   Una jeringuilla de 10cc. - Pomadas o aerosoles analgésicos y antiinflamatorios. - Ortesis: cabestrillo, collarín, dediles, muletas. - Bote de suero fisiológico. - Puntos steri-strip. Fjgll Página 144     12/02/10
CAPÍTULO IV. EL DEPORTE FEMENINO. Fjgll Página 145     12/02/10 EL DEPORTE FEMENINO.
 A medida que las mujeres participan más activamente en el deporte recreacional o competitivo, crece el interés científico por la respuesta del organismo femenino al ejercicio.  Las adaptaciones fisiológicas al esfuerzo y ejercicio son muy similares para ambos sexos. Sin embargo, se constatan algunas diferencias ligadas a factores del sexo.  Aunque en las féminas sean la gimnasia y el voleibol los dos deportes responsables de las lesiones más frecuentes, el baloncesto va ganando terreno en este ranking, principalmente por el aumento de intensidad y competitividad en un juego que se le considera hoy como "de alto contacto".   A modo de resumen y de forma muy genérica debemos tener en cuenta siempre que: - En la mujer el volumen sistólico es menor. - Su caja torácica y, sobre todo el corazón, son de menor tamaño. - El sexo femenino presenta menor potencia anaeróbica por poseer, normalmente, menor masa muscular. - Su estructura ligamentaria es de mayor laxitud que la del varón, lo cual predispone a sufrir esguinces, luxaciones de rótula y hombros, e incluso pie plano, que se puede tornar doloroso en la niña que compite en baloncesto. - La pelvis es claramente más laxa, lo que conlleva en un deporte de salto dolores pelvianos frecuentes. - Los dolores en la zona lumbar por sobrecarga o incluso las lumbalgias son muy comunes en las chicas que practican baloncesto, pues suelen presentar una columna lumbar hiperlordótica que les predispone a ello. Fjgll Página 146     12/02/10 - Mayor volumen de mamas, que conlleva sobrecarga dorsal y dolores en carrera, saltos y golpes directos sobre esta zona tan sensitiva.
- Menstruación: En principio, las fluctuaciones hormonales o las molestias asociadas al ciclo menstrual no parecen influir de modo significativo sobre la mayoría de las respuestas fisiológicas al ejercicio. El ejercicio físico practicado con regularidad puede aliviar los síntomas premenstruales o menstruales en algunas mujeres, aunque otras manifiestan un empeoramiento de éstos o ausencia de efectos. Sí ha quedado demostrado que las mujeres que practican deporte presentan una incidencia superior de anomalías menstruales que las mujeres no deportistas. Los trastornos más frecuentes son: oligomenorrea y amenorrea secundaria, fase luteínica breve y retraso de la menarquia. Estos trastornos podrán ser minimizados si somos capaces de controlar factores como los niveles elevados de intensidad y duración del ejercicio y los bajos niveles de peso y grasa corporal. La disfunción menstrual es más frecuente en las deportistas más jóvenes. Otros factores pueden ser una inadecuada dieta, un factor genético de base y

Síguenos

X