Artículo sobre ...

LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA

DERMATOLOGIA VENEZOLANA, VOL 31, SUPL. Nº2, 1993 3 Introducción LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA Dr. Antonio José Rondón Lugo* Editor Invitado La Leishmaniasis Tegumentaría ...

Enviado* el 31/12/2010 19:35
DERMATOLOGIA VENEZOLANA, VOL 31, SUPL. Nº2, 1993 3 Introducción LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA Dr. Antonio José Rondón Lugo* Editor Invitado La Leishmaniasis Tegumentaría Americana existe en nuestro continente posiblemente desde la época precolombina tal como se evidencia en algunas figuras de los indios Guacos del Perú. Le corresponde a Vianna en Brasil haber relacionado y diagnosticado casos de leishmaniasis. En Venezuela fueron los Dres. Juan (turbe y Eudoro González quienes diagnosticaron el primer caso de leishmaniasis en el Edo. Trujillo Corresponde la idea al Dr. F Pifano el haber planteado la posibilidad de que se trate de diferentes especies las causantes de la leishmaniasis,1 también corresponde al Dr. F Pifano el haber estudiado en áreas del Edo. Yaracuy la epidemiología de dicha enfermedad y donde relaciona los hospederos. También desde el punto de vista epidemiológico los Dres. Aguilar Fernández,        Deane, demuestran la infección     en animales domésticos * Jefe de la Cátedra de Dermatología. Escuela J.M. Vargas, U.C.V Jefe Sección Clínica, Instituto de Biomedicina. El Dr. Jacinto Convit y el Dr. Pedro Lapenta descubren en 1948 el primer caso de Leishmaniasis Difusa.2 El Dr. Bonfante Garrido, describe la leishmania mexicana venezuelensis en 1982.3 Han sido muchos distinguidos médicos quienes han publicado y estudiado la leishmaniasis en Venezuela,       de los dermatólogos han sido los Dres. Rafael Medina, Edgar Belfos, Homez Chacín, María Antonieta Mejías de Alejo, Segundo Barroeta, Francisco Batistini, Jacinto Convit, Francisco Kerdel Vegas, Héctor Rincones, Hernández Ospino, Leonardo García, pero debe mecionarse a otros profesionales como el Dr. José Witremundo Torrealba, José Vicente Scorza, Hilda Pérez, J. A. O'daly, Bonfante Garrido, R. Orihuela y los relevantes estudios del Dr. F Pifano. Hay problemas de identificación de las leishmanias y su taxonomía, cada día se modifica. surgen también dificultades en el tratamiento y en la resistencia en algunos casos. Los trabajos del Dr. Jacinto Convit y colaboradores donde usan una mezcla de BCG y Promastigotes son de una gran relevancia, así como también las investigaciones del Dr. O'daly y el Dr. Convit para lograr una vacuna preventiva de la enfermedad. En el presente volumen he invitado a un grupo de expertos quienes se han distinguido por su labor científica en este tópico. Sabemos que esto no es un tratado completo sobre leishmaniasis, pero queremos ofrecer a Uds. la concepción y la experiencia que se desarrolla en el Instituto de Biomedicina dirigido por el Dr. Jacinto Convit. BIBLIOGRAFIA 1.- Pifano Félix. Algunos aspectos de la patología comparada. Bibliografía de la leishmaniasis tegumentaria en el trópico americano. Gaceta Médica de Caracas. 1980; LX VIII: 1-3. 2.-  Convit J, La Penta P. Sobre un caso de leishmaniasis tegumentaria de forma diseminada. Revista Policlínica Caracas. 1984. 17(100). 153-8. 3. Bonfante-Garrido R. Leishmania mexicana venezuelensis. III Congreso Venezolano de Dermatología. Edo. Lara. 1982.
DERMATOLOGIA VENEZOLANA, VOL 31, SUPL. Nº2, 1993 4 REVISION EPIDEMIOLOGIA DE LA LEISHMANIASIS Dr. Carlos D'Suze* Dra. Cynthia García* ASPECTOS DE SALUD PUBLICA La incidencia de la  enfermedad depende del estado inmunitario de la población, cambio en el hábitat de las poblaciones de huésped, reservorios y vectores, modificaciones en el medio ambiente, esto tomando en cuenta que el parásito sobrevive en mamíferos silvestres y flebótomos selváticos. La lucha ha estado obstaculizada en parte por el desconocimiento de la incidencia y prevalencia de la enfermedad, la subestimación de las incapacidades que causan en el hombre, tales como mortalidad, mu- tilaciones, deformaciones y pérdida de horas en productividad, así como la diversidad en el comportamiento epidemiológico de la enfermedad. La Leishmaniasis Tegumentaria Americana (LTA), es una zoonosis selvática, en la cual el hombre resulta comprometido en la medida que habita o trabaja dentro o en la inme- diata contigüidad de los focos, de manera permanente o esporádica. El comportamiento epidemiológico de la LTA está determinado por un proceso donde es necesario considerar: 1.- La dinámica ecológica de las regiones boscosas y selváticas, que hace posible la persistencia de los agentes etiológicos. Ello supone la existencia de reservorios y vectores y por lo tanto la existencia de condiciones climáticas,       topográficas y de fauna y flora, adecuadas para el mante- nimiento y reproducción constante de este ciclo y las especies animales que lo componen. 2.- La dinámica económica que de- termina formas de cultivo y explotación          de los bosques y sus alrededores o la alteración de su ecología, y que pone al hombre de determinados sectores sociales en contacto con los vectores de las Leishmanias. 3.- Los procesos psicológicos y cul- turales que conforman patrones de vida, de comportamiento y respuesta de la población frente a los riesgos y ante la enfermedad, las actitudes y creencias de las comunidades respecto a la enfermedad. 4.- La dinámica de la relación Agen- te-Hospedero determinada por las características específicas de los agentes y por las formas de respuesta inmunológica del paciente. Este complejo proceso de determinación, se traduce en múltiples formas clínicas de LTA que va desde la lesión única que puede curar espontáneamente, hasta las formas mucocutáneas y las difusas, y determina también múltiples patrones epidemiológicos que en algunos casos se caracterizan por la aparición esporádica de casos, en otros por la aparición de brotes epidémicos que luego desaparecen por varios años y en otros por un carácter endémico que según la frecuencia puede ser de alta o baja endemicidad y, según la distribución por grupos de edad de los casos, del Indice Alérgico y del Indice Parasitario, algunos autores clasifican como de vieja o reciente endemicidad. *  Instituto de Biomedicina
DERMATOLOGIA VENEZOLANA, VOL 31, SUPL. Nº2, 1993 5 CUADRO N° 1 LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA VENEZUELA. 1981-1992 TASA X 100.000 CUADRO Nº2 LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA SEGUN ENTIDAD FEDERAL. VENEZUELA. 1988-1992 ENTIDAD FEDERAL FUENTE: INSTITUTO DE BIOMEDICINA TASA PROMEDIO ANUAL SITUACION EPIDEMIOLOGICA La Leishmaniasis Cutánea cons- tituye un importante problema de salud pública a nivel mundial. La Organización Mundial de la Salud estima una incidencia de 400.000 casos nuevos por año y una preva- lencia de 12.000.000 de casos. La LCA se presenta con incidencia variable en todos los países de América del Sur (excepto Chile), Centro América y el Sur de los Estados Unidos. En Venezuela, de acuerdo al Registro Nacional de Enfermos, la Leishmaniasis Tegumentaria Americana     ha sido reportada en casi todas las Entidades Federales, con la única excepción del Estado Nueva Esparta. Dicho registro nacional ha incor- porado, desde 1955 hasta el 31 de diciembre de 1992, un total de 41.769 casos, de los cuales 25.141 han sido registrados en el período 1981-1992, con un promedio de 2.095 casos por año. La tendencia ha sido fluctuante en estos doce años, con un pico máximo de 14,4 casos por cada 100.000 habitantes en el año 1985, el país registró en 1992 una tasa de 12 casos de Leishmaniasis por cada 100.000 habitantes (ver Cuadro N° 1). De acuerdo a este registro se ha hecho una clasificación de las Enti- dades Federales del país: Lara, Truji- llo, Táchira, Mérida, Sucre, Anzoátegui,     Yaracuy, Cojedes y Miranda son focos muy activos, Zulia, Bolívar, Falcón, Portuguesa, Monagas, Bari- nas, Carabobo, Apure y Aragua son focos activos: Amazonas. Guárico. Distrito Federal y Amacuro son focos discretamente activos. Sin embargo, existe un subregistro de casos no cuantificado, que hace presumir la existencia de un numero mucho mayor. Algunas estimaciones han llegado a plantear que en zonas endémicas el subregistro podría ser de 1 a 5 por cada caso registrado (ver Cuadro N° 2).
DERMATOLOGIA VENEZOLANA, VOL 31, SUPL. Nº2, 1993 6 CUADRO Nº 3 TASAS DE INCIDENCIA DE LEISHMANIASIS VENEZUELA. 1988-1992 CUADRO N° 4 LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA SEGUN GRUPO DE EDAD. VENEZUELA. 1988-1992 FUENTE: INSTITUTO DE BIOMEDICINA Al revisar la situación epidemiológica       en cada una de las entidades federales nos encontramos con una serie de focos endémicos importantes en alrededor de 50 municipios y en especial en sus áreas rurales; para el año 1992 se reportaron casos de Leishmaniasis Tegumentaria Americana en 292 municipios de toda Venezuela (ver Cuadro N° 3). Se considera que la frecuencia continuará siendo afta en los próximos años en relación a las tendencias predominantes, debido a la extensión de la frontera agrícola, densificación de la población en algunas zonas, construcción de infraestructuras y desarrollo de la producción agropecuaria extractiva e industrial en áreas enzoóticas y endémicas. En el quinquenio de 1988-1992 fue reportado a través del Registro Nacional de Leishmaniasis un pro- medio de 2069 casos por año; la población más afectada es la de 1019 años, con el 21,2% de los casos, le sigue los menores de 10 años y los de 20-29 años, en esta población menor de 30 años se suceden el 61,7% de los casos, 4 de cada 6 casos ocurren en este grupo de edad; en cuanto al riesgo de enfermar por grupo de edad, la situación cambia al registrar que el grupo de edad de 10 a 59 años tiene más probabilidad de sufrir la enfermedad, descendiendo a medida que es más joven; la distribución por sexo el 59,6% es del sexo masculino, con un riesgo de enfermarse 1,48 veces mayor que el sexo femenino, siendo esta diferencia significante estadísticamente (ver Cuadros N° 4, 5 y 6). En relación a grupos de ocupación el más afectado es el trabajador
DERMATOLOGIA VENEZOLANA, VOL 31, SUPL. Nº2, 1993 7 CUADRO Nº 5 LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA SEGUN GRUPO DE EDAD. VENEZUELA. 1988-1992 FUENTE: INSTITUTO DE BIOMEDICINA CUADRO N° 6 LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA SEGUN SEXO. VENEZUELA. 1988-1992 FUENTE: INSTITUTO DE BIOMEDICINA P <0.01 agropecuario, con el 25,8% de los casos registrados, le siguen en im- portancia el oficio del hogar, estu- diantes y niños, estos cuatro grupos representan el 78,8% de los enfermos de Leishmaniasis, 4 de cada 5; al hacer revisión de una muestra de las historias clínicas nos encontramos que estos pacientes conforman el grupo familiar del trabajador agropecuario que convive en las zonas endémicas (ver Cuadro N° 7). Según forma clínica, durante el último quinquenio, el 98,4% de los casos de Leishmaniasis fue la Cutánea Localizada, el 1,2% Leishmaniasis Cutánea Mucosa y 0,4% la forma cutánea intermedia y difusa (ver Cuadro N° 8). La Leishmaniasis se convierte en un problema de salud pública por dos razones fundamentales: 1.- En un porcentaje reducido de casos, la enfermedad produce cuadros clínicos crónicos, acompañados de mutilaciones e incapacidad, que impiden el desenvolvimiento normal del trabajo y de otras actividades cotidianas. El costo social para el trabajador agrícola y su familia es muy alto, debido a que cada caso de Leishmaniasis tiene una incapacidad parcial o total durante un período no menor de seis meses. 2.- El tratamiento tradicional de la LCA con sales pentavalentes de antimonio, que consiste en la aplicación de dos o tres series de 20 inyecciones intramusculares cada serie, produce efectos secundarios graves en un 20% de los pacientes y efectos secundarios menos graves en otro 30%. Estos efectos segundarios varían desde fiebre, dolor local y osteomuscular hasta complicaciones serias que incluyen postración por dolores osteo- musculares intensos y trastornos cardíacos, renales y hepáticos graves, que en raras ocasiones pueden conducir a la muerte del paciente.
DERMATOLOGIA VENEZOLANA, VOL 31, SUPL. Nº2, 1993 8 CUADRO N° 7 LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA SEGUN OCUPACION. VENEZUELA. 1988-1992 FUENTE: INSTITUTO DE BIOMEDICINA CUADRO N° 8 LEISHMANIASIS TEGUMENTARIA AMERICANA SEGUN FORMA CLINICA. VENEZUELA. 1988-1992 FUENTE: INSTITUTO DE BIOMEDICINA La importancia de la Leishmaniasis Tegumentaria Americana     se debe a su alta incidencia en zonas rurales, limitada a grupos ocupacionales que trabajan en zonas boscosas, con una susceptibilidad probablemente general en la población y el desconocimiento de los factores que causan las formas clínicas graves, mutilantes, lo complicado y costoso del tratamiento convencional, así como la dificultad en cuanto a medidas de control personales y del ambiente, justifican el diseño de un Programa Nacional de Control de Leishmaniasis, que contemple la definición de estrategias de organización, concertación y participación       de la comunidad, dirigidas a consolidar una dimensión integral de prevención y control de la LTA, con el establecimiento de Centros de Referencias Regionales para la atención, investigación y docencia de la Leishmaniasis. EPIDEMIOLOGIA La Leishmaniasis Tegumentaria Americana (LTA), es una enfermedad parasitaria, producida por parásitos microscópicos del género "Leishmania", es transmitido por la picadura de algunas especies de mosquitos del género "Lutzomya" y que afecta los tegumentos, es decir, la piel y mucosas. 1.- Agente etiológico: La Leishmania es un complejo de parásitos protozoarios que infectan al hombre y una gran variedad de otros vertebrados. La Leishmaniasis humana es causada por unas 14 diferentes especies y subespecies del género     Leishmania. En América se describen los complejos braziiiensis y mexicana. 2.- Reservorio: Existen muchas especies animales vertebrados implicadas como reservorios de la Leishmaniasis, entre ellas están roedores silvestres, perezas, marsupiales, zorros, etc.
DERMATOLOGIA VENEZOLANA, VOL 31, SUPL. Nº2, 1993 9 3.- Vector: La Leishmaniasis del hombre es transmitida por mosquitos llebótomos, de las que se reconocen unas 600 especies. En el nuevo mundo corresponde al género Lutzomya y en el viejo mundo los Phlebotomus; los zancudos son muy pequeños, vuelo corto, y tiene una corta vida de adulto, ellos ocupan un rango de habitat que varía de áreas semiáridas en el viejo mundo y bosques lluviosos tropicales en el nuevo mundo. 4.- Modo de transmisión: Por la picadura de la hembra del mosquito del género Lutzomia, infectado con el parásito. 5.- Huésped susceptible: Toda la población es susceptible de contraer la enfermedad, el riesgo es mayor en la medida que habite o trabaje dentro o en la inmediata contigüidad de los focos, ya sea de manera permanente o esporádica. Después que una persona es picada por un mosquito infectado puede tardar desde una semana a varios meses para que aparezca la lesión

Síguenos