Artículo sobre ...

ENURESIS: INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO (Estudio realizado en la ...

Cuadernos de Psicología, 1985, 11, 155-180 ENURESIS: INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO (Estudio realizado en la población infantil catalana) Josep Maria LLU~S FONT* RESUMEN Este trabajo ...

Enviado* el 31/12/2010 19:20
Cuadernos de Psicología, 1985, 11, 155-180 ENURESIS: INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO (Estudio realizado en la población infantil catalana) Josep Maria LLU~S FONT* RESUMEN Este trabajo investiga la incidencia de la enuresis en la población general masculina de Cataluña, así como la proporción en que se da la enuresis primaria y secundaria. Aporta además información sobre la evolución del problema y su proceso de superación espontánea. También investiga la relación       del trastorno con las siguientes variables: clase social, número de hermanos y orden relativo entre los mismos. Todo ello como un primer paso de aproximación a un diagnóstico diferencial de la enuresis. Los datos se recogen a través de un cuestionario anamnésico, y corres- ponden a niños de edad superior a diez años. Se concluye que la enuresis primaria guarda escasa dependencia de las tres variables mencionadas, mientras que la secundaria muestra una notable asociación a las mismas. Los primogénitos padecen el trastorno con menos frecuencia que sus hermanos, y además, cuando este existe, lo superan con mayor facilidad. ABSTRACT The object of this research paper is to examine the incidence of enuresis within the general mab population of Catalonia and the relative proportion * Departamento de Psicología Evolutiva y Diferencial, Universidad de Barcelona.
CUADERNOS DE PSICOLOG~A in which primary and secondary enureses occur. Data is offered regarding the evolution of the problem and the way it is spontaneously overcome. The paper also examines the correlation between the disorder and the following variables: social class, number of brothers and sisters and their relative age- ranking. It constitutes, therefore, un initial approach towards a differential diagnosis of enuresis. The data has been compiled by means of un anamnestic questionnaire and corresponds to children of more than ten years of age. The conclusion indicates that prirnary enuresis is not significantly dependent     on the stated variables, whereas secondary enuresis appears to be closely     related to them. The eldest child in the family is less prone to the disorder    than his younger brothers and when he suffers from the problem, he overcomes it with greater ease. PRECISIONES CONCEPTUALES Entendemos por enuresis la falta de control de emisión de orina, gene- ralmente nocturna, más allá de la edad en que se adquiere la madurez fisiológica. Si bien dicha madurez se logra generalmente entre los tres y cuatro años, en nuestro estudio hemos clasificado como enuréticos sola- mente aquellos niños que manifiesten problemas a partir de los cinco años cumplidos, siguiendo el criterio del DSM-111. La enuresis puede ser primaria o secundaria: primaria cuando existe un retraso en la manifestación del control esfinteriano, y secundaria, cuando aparece tras un período de control más o menos largo. En nues- tro caso hemos exigido un intervalo de limpieza de seis meses, como mínimo, antes de la reaparición de la falta de control, para clasificar la enuresis como secundaria. Entendemos que la enuresis está superada cuando el niño tiene, como mínimo, diez años cumplidos, y ha conseguido un período ininterrumpi- do de limpieza de un año o más, sin posteriores recaídas. Este criterio nos parece satisfactorio, puesto que hemos comprobado que los enuréticos    secundarios de más de diez años han presentado problema en la práctica     totalidad de los casos, entre los cinco y los diez años. Cuando la enuresis no está superada según el criterio precedente, al cumplir los diez años, la hemos considerado prolongada. Los conceptos de enuresis prolongada y superada se utilizan en este trabajo en relación al proceso de superación espontánea del problema.
ENURESIS: INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO 157 Hemos adoptado estos criterios después de una serie de tanteos orien- tados a lograr la máxima diferenciación entre las diversas categorías de sujetos. OBJETIVOS DEL ESTUDIO Establecer la incidencia de la enuresis en la población general masculi- na de Cataluña, así como apreciar la proporción en que se dan los tipos de enuresis primaria y secundaria. Obtener información sobre la evolución del problema, en especial en lo referente al proceso de superación espontánea del mismo. Iniciar una investigación de las variables asociadas a la enuresis; iden- tificar algunas de ellas y valorar su grado de asociación. Este aspecto está orientado a la difícil cuestión de intentar establecer un diagnóstico dife- rencial de la enuresis. Creemos en la posibilidad de discernir entre varios tipos de enuresis, que posiblemente respondan de manera diferente a diversos tipos de tratamiento; es decir, que según sea el tipo de enuresis podría pensarse en un tratamiento específico. Tenemos conciencia de que este trabajo no es más que un primer paso de aproximación a este objetivo. En relación al objetivo comentado en el párrafo precedente, elabora- mos las siguientes hipótesis, basándonos en otros estudios que hemos realizado con anterioridad: La incidencia de la enuresis guarda algún grado de relación con la clase social, con el tamaño de la familia y con el orden relativo dentro de la hermandad. La enuresis primaria y secundaria presentarán distinto grado de de- pendencia de las tres variables mencionadas. La persistencia del trastorno guardará también alguna relación con esas tres variables, de forma que en unas circunstancias la superación espontánea será más fácil que en otras.
158 CUADERNOS DE PSICOLOG~A MUESTRA Este estudio se ha realizado con una muestra de 1 228 casos. La mues- tra es solo de varones, procede de las cuatro provincias catalanas, se ha recogido en 22 colegios, representa el ámbito urbano, semiurbano y ru- ral, y finalmente, procede de distintos estamentos socioculturales. Todos estos criterios de muestre0 se han contemplado de forma flexible, pero hemos hecho un esfuerzo de aproximación de las características de la muestra a las de la población general. Creemos que las variables hipotéticamente importantes deben estu- diarse con muestras amplias y representativas; por esto omitimos la variable       sexo, a fin de investigarla, en todo caso, en un posible estudio paralelo, realizado con niñas. La distribución por clases sociales se ha hecho atendiendo a la combinación       de múltiples criterios, entre los que pesa de forma especial la profesión del padre. CUADRO 1 Primogénitos 556 Segundones 228
ENURESIS: INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO 159 El grupo calificado como clase social elevada no corresponde a fami- lias adineradas y elitistas, sino más bien a hijos de padres universitarios, profesionales liberales, cargos directivos, o comerciantes de cierto ni- vel, con estudios medios o superiores; se trata pues de una clase media elevada. La clase media constituye un grupo de nivel cultural medio o incluso bajo -estudios primarios-, pero goza de cierta estabilidad económica, y en general es de habla catalana. La clase baja, en esta investigación, no es un grupo marginado, sino que engloba a los hijos de obreros de esa población, generalmente industrial,       residente en barrios periféricos, y de ordinario, descendiente de inmigrantes. PROCEDIMIENTO # La mayor parte de investigaciones sobre enuresis -nos referimos a las realizadas en otros países, ya que en el nuestro son bastante escasas- se han realizado obteniendo datos actuales de niños de edades diversas. Este procedimiento tiene, a nuestro parecer, algunos inconvenientes, ya que habitualmente se suelen mezclar los datos relativos a las diferentes edades, con lo cual no se obtiene información clara sobre la incidencia de la enuresis, ni sobre su evolución espontánea; por otra parte, son consi- derados no enuréticos, formando parte en ocasiones de un grupo de control,      niños que han sido enuréticos o que lo serán en el futuro; todo ello dificulta la comprensión del problema, en especial cuando se hacen in- tentos de analizar el trasfondo de la personalidad del niño enurético. Para evitar estos inconvenientes, nosotros hemos planteado la investigación       de una forma diferente; hemos obtenido datos históricos de niños de edad superior a diez años; para ello hemos utilizado un cuestionario anamnésico amplio, que recoge además gran cantidad de datos psicopatológicos          y conductuales. Este procedimiento permite identificar la tota- lidad de sujetos de la muestra, que en algún momento de su desarrollo han presentado problema de enuresis; al mismo tiempo obtenemos información       sobre el proceso de superación espontánea, sobre la evolución del problema y sobre otras variables hipotéticamente ligadas al mismo, entendidas como factores de riesgo. La muestra definitiva representa más del 90% de la inicialmente diseñada.      Cuando ha habido dificultades para la obtención de los datos, ge-
160 CUADERNOS DE PSICOLOG~A neralmente atribuibles al bajo nivel cultural de los padres, hemos recu- rrido a solicitar telefónicamente aclaraciones, y cuando ha sido necesa- rio, a la entrevista individual. DATOS Los datos de .la investigación quedan recogidos y analizados en los cuadros que presentamos al final de este trabajo; del 11 al XI aportan los resultados globales y parciales de la incidencia de la enuresis, de la fre- cuencia del trastorno primario y secundario, de la persistencia del, pro- blema y del proceso de superación espontánea, a la vez que se identifican y analizan algunos factores de riesgo, o variables asociadas al trastorno. Los tres últimos cuadros, XII, XIII y XIV, presentan el análisis de la significación de diferencias de porcentajes de los diversos grupos compa- rados. La categoría «primogénitos» engloba también a los hijos únicos; la categoría «segundones» se refiere a los demás hermanos, con excepción de los benjamines. Datos globales: frecuencia de la enuresis, tipos y superación espontánea 1. El porcentaje de sujetos varones afectados por enuresis en algún momento de su desarrollo más allá de los cinco años, en la muestra estu- diada, es del 22,80%. Consideramos este porcentaje bastante represen- tativo de la incidencia de la enuresis en la población general masculina de Cataluña. Estos datos engloban a los enuréticos actuales y a aquellos que ya superaron el problema; por esta razón hemos encontrado un porcen- taje superior al aportado por otros autores, que aluden solo a la inciden- cia de la enuresis actual, en el momento en que recogieron los datos de la investigación, a lo que se añade un sesgo adicional atribuible a las características           peculiares de las poblaciones estudiadas (Cuadro 11). Leo Kanner en los pacientes de su clínica contabiliza un 26% de enuréticos      en una población comprendida entre tres y catorce años (KANNER, 1966). Algunos autores admiten porcentajes aún más elevados, que pue- den llegar hasta el 38% (DIDIER, 1968). Los datos recogidos por Telma
ENURESIS: INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO 161 Reca son quizá más representativos y sitúan la incidencia del trastorno en un 20% (RECA, 1971). Esta misma autora alude también a los estudios realizados por Da Costa Machado, Bloomfield y Brarthwaite, cuyos datos    oscilan entre el 20% y el 26% en la consulta pediátrica. Ajuriaguerra, por su parte, recoge información muy dispar en función de la composición     de las muestras estudiadas; los estudios recogidos por este autor sugieren una incidencia promedio de la enuresis de un 15% en la población     corriente y de un 25% en la población clínica (AJURIAGUERRA, 1973). Otros estudios más recientes realizados en Inglaterra y EEUU reflejan una situación similar; en nuestro país, Bragado encontró una incidencia del 19,65% en varones, y del 16% en niñas, en una población clínica (BRAGADO, 1980). 2. La incidencia de la enuresis varía notablemente con la edad; hemos encontrado un 16,5% de enuréticos a los seis años, un 12,13% a los diez, un 9,8% a los doce, y un 5,2% a los catorce años. La enuresis primaria decrece sensiblemente con la edad, al tiempo que la enuresis secundaria tiende a mantenerse, y aun a aumentar por lo menos hasta los once años; a partir de esa edad, ambos tipos de enuresis disminuyen su frecuencia de año en año, hasta la superación de la práctica totalidad de los casos. Las conclusiones relativas a la edad que acabamos de comentar son indicativas, pero creemos que deberían replantearse en un estudio espe- cífico. 3. La enuresis primaria afecta al 15,71% de la muestra estudiada, lo que representa un 68,92% del total de enuréticos; la secundaria afecta al 7,08%, y ello supone un 31,03% de los casos de enuresis; es decir, que aproximadamente un tercio de los enuréticos son secundarios (Cuadros 111-V) . Estos datos son coherentes con los aportados por Ajuriaguerra, en los que la enuresis secundaria oscila entre un 21% y un 58% según la edad de los sujetos y el criterio para definirla. Otros estudios dan índices mu- cho más bajos de enuresis secundaria: Bragado, en el estudio menciona- do más arriba, encuentra que un 7,22% de los enuréticos es secundario. Estas diferencias tan exageradas parecen deberse a cuestiones metodológicas:       la enuresis secundaria es un fenómeno temporal, menos persisten- te que la primaria, y en consecuencia, es muy distinto contabilizar los sujetos que padecen el trastorno en un momento dado, que computar aquellos que lo han padecido en cualquier época de la infancia o adoles- cencia; en el primer supuesto se identifican escasamente un tercio de los casos. Por otra parte, existen diferencias importantes según la edad; en
162 CUADERNOS DE PSICOLOG~A nuestro estudio a los seis años la enuresis secundaria representa menos del 10% del total de enuréticos, mientras que a los diez años supone el 3939%. 4. La enuresis prolongada más allá de los diez años afecta al 12,13% de la muestra estudiada; en esta edad la enuresis primaria afecta al 7,32% y la secundaria al 4,80% ; todo ello significa que al cumplir los diez años ha superado espontáneamente el problema el 46,78% de los casos, siendo la enuresis primaria la que presenta un mayor porcentaje de superación: 53,36% frente al 32,18% de la secundaria (Cuadros VI-XI). Enuresis y clase social 1. La incidencia de la enuresis en la clase social baja es significativa- mente mayor que en las demás clases sociales. 2. La enuresis primaria arroja frecuencias similares en las tres clases sociales estudiadas. 3. La enuresis secundaria es progresivamente más frecuente conforme desciende el nivel sociocultural de la familia. 4. La mayor incidencia de la enuresis en la clase social baja, observable    en los datos globales, se debe en su totalidad a la enuresis secundaria. La idea generalizada de la mayor incidencia de la enuresis en las clases bajas es, por consiguiente, parcialmente errónea, ya que la enuresis pri- maria, que es la más habitual, no se presenta de acuerdo con las ideas establecidas. 5. La enuresis prolongada más allá de los diez años es también más frecuente en la clase social baja que en el resto de la muestra, siendo a su vez la enuresis secundaria la principal responsable de esa diferencia. 6. La superación espontánea de la enuresis antes de los diez años es menos frecuente en la clase baja que en el resto. En las clases alta y media, a esa edad, han superado el problema la mitad de los casos, mien- tras que en la clase baja solo un tercio de los enuréticos están en esa situación. Por otra parte, si consideramos aisladamente la enuresis pri- maria y secundaria, observamos que ambas se superan más tardíamente en la clase social baja, y que la diferencia es particularmente remarcable por lo que respecta a la secundaria. En resumen, los dos aspectos más destacables del problema de la enuresis    en relación a la variable clase social son, por una parte, la mayor
ENURESIS: INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO 163 incidencia de la enuresis secundaria en la clase baja, y por otra, la superación     más tardía del problema en ese grupo social. Enuresis y tamaño de la familia 1. La frecuencia de la enuresis guarda relación directa con el tamaño de la familia. Cuando el número de hijos es tres o más, la incidencia de la enuresis es significativamente mayor de la que se observa en las familias pequeñas. 2. La enuresis primaria tiene una incidencia similar en las familias pequeñas,        medianas y grandes. 3. La enuresis secundaria es más frecuente en las familias medianas y grandes (tres o más hijos), que en las pequeñas, apareciendo la frecuen- cia máxima en las familias de tres hijos, y la mínima en hijos únicos. 4. La mayor incidencia de la enuresis en las familias medianas o gran- des, que observamos en los datos globales, se debe en su totalidad a la enuresis secundaria, puesto que la primaria se presenta por igual, cual- quiera que sea el número de hijos. 5. La enuresis prolongada más allá de los nueve años arroja su máxima frecuencia en familias de tres hijos, al tiempo que son los hijos únicos los que la sufren más raramente. Estas diferencias se deben también en su totalidad a la enuresis secundaria, ya que la enuresis primaria prolonga- da da porcentajes prácticamente idénticos, cualquiera que sea el tamaño de la familia. 6. La superación espontánea de la enuresis antes de los nueve años guarda también alguna relación con el tamaño de la familia, si bien de forma diferente, según se trate de enuresis primaria o secundaria. En la primaria aparecen escasas diferencias en relación a esta variable; en cam- bio, en la secundaria advertimos que los hijos únicos y los niiíos de fami- lias numerosas superan más fácilmente el problema que los pertenecien- tes a familias de dos o tres hijos. En síntesis, los aspectos más remarcables del problema de la enuresis en relación al tamaño de la familia son la mayor incidencia de la enuresis secundaria en familias medianas y grandes, y una mayor dificultad de superación de la enuresis secundaria en familias de dos y tres hijos:
164 CUADERNOS DE PSICOLOG~A Enuresis y orden relativo de los hermanos 1. La enuresis es menos frecuente en los primogénitos que en sus her- manos. Este hecho es particularmente claro en las familias de dos y tres hijos, que son, por otra parte, las que más abundan. 2. La enuresis primaria afecta de manera especial a los benjamines, al tiempo que son los primogénitos de dos y tres hermanos los que la sufren más raramente.

Síguenos

X